Detective privado, literatura, Policíaca

Reseña “Un marido bueno, un buen marido”, de Alexander McCall Smith

portada-un-marido-bueno-un-buen-marido_grande

Un marido bueno, un buen marido de  Alexander McCall Smith tiene una portada de lo más colorida que te invita a leer la novela. Que en la parte superior tenga la leyenda “una divertida detective en el corazón de África” le añade más valor. Pero este libro no es una novela policial, y si me pongo tampoco de detectives porque lo que hace el autor es un retrato de una serie de personajes que tienen en común a la pareja formada por Mma Botsuana -propietaria de La Primera Agencia de Mujeres Detectives- y su marido el señor J.L.B. Matekoni , propietario de un taller mecánico. Ambos negocios comparten edificio, horas de trabajo y tazas de té, además de alguna que otra trifulca entre los empleados.

La historia arranca cuando un primo de Mma Ramostwe se presenta en la agencia para que investigue la muerte de tres personas en el hospital donde él trabaja como director adjunto. Las muertes son sospechosas porque han tenido lugar el mismo día, un viernes, y en la misma cama. Además se presenta una mujer que desea que persigan a su marido para descubrir con qué mujer la está engañando. Más adelante tenemos otro caso, la dueña de la imprenta que desea pillar con las manos en la masa, al empleado que le está robando. De cada uno de los casos vamos descubriendo cosas, aunque más bien todos son una escusa para que el autor nos cuente cómo es la vida en Botsuana, país que sale muy bien parado cada vez que se menciona.

Si de los casos no podemos fiarnos -su evolución es escasa, y su conclusión es evidentes- solo nos quedan los personajes y las peripecias que viven. En esta novela Mma Ramostwe tiene que lidiar con su secretaria Mma Makutsi, que con su experiencia profesional, su elevada puntuación en la escuela de secretariado y con su novio rico, cree que puede aspirar a otra cosa. Y eso que su trabajo es bastante fácil y todo el mundo acepta sus arrebatos de mal humor. Sobretodo los pobres ayudantes del taller mecánico del señor J.L.B. Matekoni, uno de los cuales emprende su propia aventura empresarial, para temor de todos lo que le rodean.

La verdad es que no puedo negar que el libro sea divertido, sin que llegue a arrancar carcajadas. Tampoco puedo negar que sea un encantadora novela como un crítico la definió, pero poco más se podría decir de ella, salvo que es el ejemplo perfecto de ese tipo de literatura que no tiene grandes pretensiones, que solo busca entretener durante un viaje en tren, o mientras se está tumbada en la playa. Y lo hace con personajes encantadores que no tienen nada de maldad en el cuerpo, con situaciones bien encaminadas que en el peor de los casos se podrían definir como amables, y con descripciones de paisajes que parecen casi idílicos a pesar de que los cocodrilos se comen a un ciudadano de vez en cuando.

En fin, Un marido bueno, un buen marido es un libro que se lee muy bien, porque el lenguaje de la novela es como la novela misma, sencillo y encantador. Una lectura con la que podrás disfrutar si le das una oportunidad.

Otras reseñas
Una muerte sencilla, Peter James
Dios salve al muchacho, Robert B. Parker
Los vigilantes del faro, Camilla Lackberg
Anuncios

2 thoughts on “Reseña “Un marido bueno, un buen marido”, de Alexander McCall Smith”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s