Ciencia ficción, Serie, Televisión

Crítica “Extant”,una de extraterrestres

 Extant

Desde hace un tiempo se viene observando un efecto curioso en el mundo televisivo y es que las series de ciencia ficción parece haberse ganado un hueco enorme en la parrilla televisiva. Sólo hay que empezar a ver las propuestas de la pequeña pantalla para darse cuenta de que en la actualidad, la ciencia ficción, en el amplio sentido de la palabra, es la que domina. Lo cual quiere decir que nos podemos encontrar con ciudades que quedan atrapadas bajo una cúpula, humanos que luchan contra una invasión aliénigena, súper héroes que se enfrentan al mal, mientras que otros protagonistas más corrientes tienen que luchar contras las fuerzas demoníacas, por sus propios medios, como en Supernatural, o porque dominan la magia y están del lado de los buenos. También hay vampiros, pero por suerte comienzan a caerles los dientes, y nos vamos deshaciendo de ellos.

Las propuestas son varias, y luchas con ellas no siempre en fácil por lo que si se quiere sobresalir en este -ya un poco multitudinario- mundo hay que ser original, o al menos, aparentar ser original. Y aquí entra la propuesta de Halle Berry, que además de ser la protagonistas absoluta, también participa en las labores de productor. 

Extant nos lleva a un futuro muy lejano en el cual la tecnología ha avanzado mucho aunque no tanto para resultarnos extraña. Su avances se observan sobre todo en la capacidad que tiene una gran corporación en enviar astronautas a orbitar alrededor de la Tierra, durante largos periodos de tiempo. Una de las astronautas que recientemente ha vuelto a casa ha sido Molly Woods (Halle Berry) que ha pasado más de un año alejada de su marido, John Wood (Goran Visnjic), y de su hijo robótico Ethan (Pierce Gagnon). Para su sorpresa descubre gracias a las pruebas que le hace su amiga, Sam Barton (Camryn Manheim), médico de la corporación, que está embarazada de unos pocos meses, algo que es imposible porque Molly estuvo sola durante los trece meses que duró la misión, y además durante años fue incapaz de tener un hijo natural con su marido, por mucho que lo intentaran. ¿Qué ha sucedido en el espacio?

A partir de esta pregunta se desarrolla una trama que en los primeros episodios toma dos rumbos distintos. El primero gira en torno a Molly, que como mujer inteligente decide no contarle a nadie -lo sabe sólo su amiga Sam- lo del embarazo y empezar a investigar qué pudo haber ocurrido allá arriba. Sobre todo busca entender que la visión que tuvo de su novio fallecido no era solo un alucinación. La segunda trama se basa en la robótica, en concreto en Ethan, un androide muy especial pues su creador, John Wood, decidió desarrollarlo siguiendo las pautas de un niño humano normal. Así que el programa que controla a Ethan va aprendiendo  poco a poco en consonancia a los años que tiene y al cuerpo que lo sostiene. Se busca que el aprendizaje sea lo más parecido al de un humano. El caso es que en estos primeros episodios el niño no se comporta como un niño normal -no lo es, pero se supone que tiene que actuar como tal- porque ciertas actitudes nos recuerdan a esos niños que parecen bondadosos y luego son la reencarnación del diablo.

En cualquier caso estas dos tramas están bastante separadas y a pesar de que Molly es el nexo entre ellas no hay un elemento que las unifique o que las entrelace de un modo correcto. La sensación en estos primeros episodios es de incertidumbre, como si los guionistas quieran plantear varios elementos principales esperando que unos de ellos funcione para poder tirar de él. El problema es que no se consigue que ni el embarazo de Molly y los problemas de actitud de Ethan involucren al espectador.

Por suerte a medida que pasan los capítulos parece que todo se va encauzando de un modo más correcto. Los personajes secundarios, como Harmon Kryger (Brad Beyer), un antiguo astronauta que también tuvo su experiencia traumática en el espacio, dan un toque clandestino que anima la serie. En cuanto a los malos, hay dudas porque realmente no tienes muy claro si es que los que buscan el hijo no nato de Molly (padre desconocido) son personas que desean defendernos de las fuerzas extraterrestres -hay unas cuantas conversaciones que así lo indican- o tiene motivos ocultos que aún desconocemos -más conversaciones dan pie a esta idea. En cualquier caso Alan Sparks (Michael O´Neill), el jefe de Molly tiene sus razones para actuar como lo hace, al igual que Hideki Yasumoto (Hiroyuki Sanada) que el el jefe del jefe del Molly, quizá el personaje más misterioso de todos.

Extant es una serie interesante a la que le quedan, más o menos, la mitad de los capítulos por emitir. Por el momento no llega a destacar por ser una propuesta arriesgada aunque no se puede negar que resulta interesante. Quizá lo único que le rebaja puntos es la indecisión que se percibió en los primeros episodios. Puede que la razón de esas vacilaciones sea la que hayamos dado antes, o puede que fuera un simple intento de mostrar las posibilidades argumentativas que se podían plantear, quizá, de cara a una segunda temporada. Tampoco ayuda nada ciertas incongruencias en los guiones, que teniendo en cuenta la presunta calidad de la serie no deberían existir. El resultado final debería ser más cuidado, no solo con los personajes y sus caracterizaciones, sino también con el desarrollo de la trama.

En cualquier caso siempre está bien ver a actores que saben lo que hace, como Halle Berry, que aquí actúa con bastante convicción, sobreactuando sólo en momentos puntuales -lo puede hacer que es una estrella de cine. Los demás actores cumplen su función, Goran Visnjic -más conocido por haber servido de abono de jardín- da el pego como científico experto en robótica. No nos podemos olvidar de Pierce Gagnon, el interprete de Ethan por que lo hace muy bien, emotivo cuando tiene que serlo y serio como una piedra cuando también tiene que serlo.

Extant es ciencia ficción de entretenimiento, con toque de intriga. No te dejará emocionado pero se deja ver con mucho agrado.

Anuncios

1 thought on “Crítica “Extant”,una de extraterrestres”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s