Ciencia Ficción, Novela fantástica

Reseña “Perillán” de Terry Pratchett

cover

Quienes me siguen desde hace tiempo sabrán que Terry Pratchett (Lores y damas, La Tierra Larga, Imágenes en acción…) es uno de mis escritores favoritos. Su serie sobre Mundodisco revitaliza mi amor a la lectura después de terminar algún que otro fiasco literario, así que no era de extrañar que ante la llegada de una nueva novela mis prioridades literarias se vieran un poco alteradas.

El inicio de esta aventura comienza cuando un joven que trabaja en las alcantarillas llamado Perillán, rescata a una dama en apuros de unos maleantes. Por causalidad por allí pasaba un reconocido escritor y articulista de sucesos, Charles Dickens, que se ofrece a darle refugio a la joven en casa de unos amigos. Pronto Perillán se ve envuelto en una trama lleno de peligros en los que las altas y las relaciones internacionales juegan un papel destacado que lo convierte en un personaje famoso el Londres. 

Perillán es una novela independiente, que no guarda relación ninguna con Mundodisco, puesto que trascurre en el Londres victoriano de mediados de siglo -aunque esto no significa nada pues sabemos que en Mundodisco la relación entre nuestro mundo y el que sostiene la Tortuga es más profunda de lo esperado-, y tiene un aire a las novelas que se escribían en estos tiempos. Quienes hayan leído a Charles Dickens, o que conozcan algún argumento de sus novelas entenderán de inmediato la influencia que éstas han tenido en la nueva propuesta de Pratchett. Un claro homenaje al clásico autor inglés que no solo se limita a seguir su estela argumentativa sino que va más allá al convertirlo en uno de los personajes principales. Pero no es el único personaje real que existe en la novela, también contamos con el señor Mayhew, con Benjamin Disraeli, Angela Burdett-Coutts… y algún que otro inventado como Sweeney Todd, el cirujano barbero muy concienzudo con sus afeitados.

Como buena novela estilo Dickens la realidad de la vida cotidiana de mediados del  siglo XIX, con un Londres sucio, lleno de enfermedades, y con una clara y extracta división social queda marcada en la novela. El mundo de Perillán, que se dedica a rebuscar en las cloacas las monedas y objetos valiosos que caen por las alcantarillas, contrasta con la opulencia de la clase medio-alta. Un alcantarillero se consideraba anciano a los treinta años, con una tasa de supervivencia muy reducida. Por suerte nuestro protagonista, si bien pertenece a lo más bajo de Londres, es capaz de destacar entre tanta suciedad y imaginación porque posee una gran inteligencia, y un corazón no tan duro como pueda parecer. Además cuenta con Solomón, un anciano judío muy listo que ha vivido más de una peripecia a lo largo de su vida y que ahora regenta una pequeña tienda en la que arregla todo tipo de objetos mecánicos. Gracias a él Perillán sabe leer y posee más conocimientos de los que se esperarían un de un alcantarillero. No podemos olvidar que al vivir en casa de Solomon tiene siempre un plato en la mesa y un cama cálida en la que acostarse. La relación entre ambos la podríamos definir como la de un abuelo con su nieto, con los consiguientes tiras y aflojas que existen entre la sabiduría de la vejez y el ímpetu de la juventud.

Considerando como es Perillán no es de extrañar que se metiera de lleno en una pelea para salvar a una joven, ni que después se proclamara su salvador, su héroe, el hombre -o más bien muchacho- que debe protegerla de quienes desean su muerte. Nuestro protagonista se convierte en el verdadero guardián de la dama, no solo porque esté enamorado de ella, sino porque su sentido del deber, su honor así se lo dictan. Y para lograr su objetivo además de acicalarse un poco más, deberá enfrentarse a toda una serie de pequeños dramas en los que él saldrá victorioso, bien por suerte o por pericia natural.

Pero no todo es seriedad en esta novela, puesto que estamos hablado de Terry Pratchett, autor que es capaz de poner una sonrisa en la situación más desesperada. Es evidente que el humor no llega a ser tan irreverente como en otras de sus obras, pero éste está presente de una forma más sutil, más cínica en el sentido de que por un lado te hace sonreír y por otro te obliga a pensar en las injusticias que tuvieron lugar hace tantos años.

Perillán es una novela de muchos puntos porque los personajes están muy bien retratados, porque la trama es emocionante, porque la parte seria, la dramática, la de denuncia se combina con un sentido del humor muy agudo y reflexivo, y porque estamos hablando de Terry Pratchett que sabe escribir como nadie, y aquí lo ha demostrado. Su estilo es puro, con los giros que le son propios pero más rico en detalles y matices porque así se lo permite la historia.

No sé si habrá una segunda novela -la salud de su autor nos tiene preocupados a quienes lo adoramos-  o si será una obra única, en cualquier caso le deseamos a Perillán todo lo mejor, pero sobre todo que siga teniendo los pies tan ligeros como los tiene ahora porque no sería bueno que se fiara de los que le persiguen.

Anuncios

1 thought on “Reseña “Perillán” de Terry Pratchett”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s