Acción, Cine, Detective privado

Crítica “The Equalizer: El protector”

protector

Este viernes se estrena The Equalizer: El protector protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Antonie Fuqua, experto en películas de acción.

Robert McCall es un agente secreto de la CIA retirado que trabaja actualmente en un gran almacén de bricolaje al por mayor. Allí es capaz de relacionarse con todos los empleados a los que considera su amigos, bromea con ellos, e incluso les ayuda siempre que puede, pero su vida privada es muy solitaria, solo se ve interrumpida por Teri (Chloë Grace MortezKiss-Ass 2. Con un par), una joven prostituta que acude al misma cafetería al que va todas las madrugadas para poder tomar un café y leer un poco. Cuando McCall descubre que Teri ha sido brutalmente golpeada por su chulo decide tomar cartas en el asunto. 

Debemos empezar diciendo que El ecualizador es una serie de los años ochenta, contó con cuatro temporadas y tuvo bastante éxito.  Su trama es bastante simplista, un antiguo agente de la inteligencia estadounidense se convierte en detective privado ayudando a los más desfavorecidos, mientras busca a su hijo. Su adaptación cinematográfica supone cambiar algunos conceptos pues el lenguaje de la pequeña pantalla no permite las licencias que encontramos en una película de cine. Comparar ambas propuestas no tiene sentido pues sus puntos de unión son más bien escasos.

Ya de lleno en la crítica de esta película The equalizer: El protector se puede clasificar dentro de este tipo de películas en la que un personaje central -como Harry el Sucio, o cualquiera de las de Charles Bronson- se convierte en un justiciero muy violento en su lucha contra la injusticia. Personajes que generalmente tienen muy buena suerte pues nunca les pegan un tiro. Este no es el caso.

El comienzo de la historia no parece indicar que nos encontremos con un baño de sangre pues Robert McCall lleva una vida muy normal. Trabaja en un gran almacén, juega al béisbol con sus compañeros de trabajo, ayuda a uno de ellos a conseguir un trabajo, vive en un apartamento muy austero, y sin ningún toque femenino. Lo que más nos llama la atención es el contraste entre la vida pública que llega en su trabajo  y el rígido control de sus horarios perfectamente marcados y su incapacidad para dormir una noche de un tirón. Con un prólogo que poco nos cuenta de nuestro protagonista pero que nos sirve verlo como un hombre lleno de secretos, llegamos a un momento de violencia contra una joven prostituta, Teri. Un intento de salvación y un baño de sangre, Con los segundos perfectamente controlados. Este es el punto donde la película da un giro importante porque se desembaraza de todo intento de tratar los problemas de modo diplomático para hacerlo con balas o con cualquier cosa que se encuentre a mano.

La violencia, inexistente en un comienzo, toma protagonismo, gracias sobre todo a Teddy (Marton CsokasAlicia en el País de las Maravillas) mano ejecutora de un mafioso ruso cuya única lengua que conoce es la de la sangre. Se tratan temas como el de la prostitución femenina, los policías corruptos, el dinero sucio que lo mueve todo. Son aspectos que se tratan muy superficialmente al ser meras escusas para las escenas de acción, pero al menos de habla de ellos con lo que el uso de la violencia queda un poco más justificado.

The Equalizer: El protector es una película de acción, de gente mala haciendo cosas malas, de tiros, dientes rotos, palizas, de asesinos y de una persona que intentan detenerlos, todo contado en una historia que se va acelerando a medida que avanza el metraje. Puede parecer que estamos ante una película más de tiros, que lo es, pero también tiene un fondo que si bien se diluye de vez en cuando, está presente en buena parte de la película. Y este fondo seguramente no sería posible si no estuviera Denzel Washington interpretando a Robert McCall. Al principio pensé que el actor estaba un poco mayor para este tipo de personaje pero la verdad es que lo borda porque consigue que las acciones de McCall nos parezcan justas y casi necesarias, a la vez que no deja intuir gran cosa sobre él. Sabemos que es un hombre que tiene claro cual es la línea que separa el bien del mal, pero su vida actual -su trabajo como un simple empleado- es una mentira que esconde un pasado que parece perseguirlo sin cuartel.

Personalmente me ha encantado y eso que este no es un tipo de cine que me llame mucho la atención, pero me ha gustado mucho ver a Denzel dándoles de lo lindo a los malos.

Anuncios

4 thoughts on “Crítica “The Equalizer: El protector””

  1. la vi ayer y empezó gustándome mucho y acabó gustándome menos. En el tema acción creo que se les va de las manos. Una sola persona sin ayuda contra el mundo…tan falso como todas las demás películas. Aún así, el trasfondo esta muy bien.

    p.d. necesito saber que libro es el que dice ” va de un tío que es un caballero andante pero que vive en un mundo donde los caballeros ya no existen” Lo busco sin descanso xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s