Cine, Fantástico

Crítica “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos”

hobbit

Con un poco de retraso comentamos qué nos pareció la última entrega cinematográfica “El Hobbit”. Lo que queda claro ahora que hemos visto toda la trilogía es que de una novela de unas cientos de páginas se pueden extraer horas y horas si uno sabe alargar tramas o si cuenta con gran imaginación. El resultado es una serie de películas que como conjunto nos dan para pasar una tarde -muy larga- de disfrute visual y que mezclan a partes iguales una buena historia fantástica y una factura visual muy buena.

Esta tercera entrega, El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos,  es la historia de los reyes y también un final. Está el rey enano, Thorin Oakenshield (Richard Armitage), un futuro rey humano Bard (Luke Evans) y contamos un rey de los elfos, Thranduil, padre de Légolas. Si añadimos  a un mago, y a un enano ya tenemos los “cinco” ejércitos que luchan por el bien en contra del Señor Oscuro y sus hordas de orcos.

Que sea una historia de reyes hace que la trama sea un poco más compleja que la anterior entrega porque da pie a que los personajes se vean envueltos en problemas más personas, en los que entran dilemas a veces difíciles de solucionar. ¿Es mejor servir incondicionalmente a un rey aunque esté algo loco? ¿qué poder tenemos con siervos de un rey? ¿se puede traicionar a un amigo por su bien?

En la construcción de este relato se ha optado por una historia bien estructurada donde todos las tramas vistan en las entregas anteriores confluyen en un mismo punto, cobrando sentido una historia que va creciendo en intensidad visual (lamentablemente no narrativamente) a medida que nos acercamos a la gran batalla.  Y aquí entra Peter Jackson que ha sabido manejar perfectamente cada aspecto del argumento, sabiendo desde el principio qué ritmo quería aportar a cada escena. Unas cuentan con un desarrollo relajado, otras son más reflexivas,  pero lo que domina es la sensación de que algo está a punto de quebrarse en cualquier momento. Los orcos con sus feas caras no son precisamente un enemigos al que despreciar, no cuando las facciones aliadas (hombres, elfos y enanos) están viviendo su propia guerra particular por culpa de un puñado de oro.

Peter Jackson vuelva al mismo estilo visual que hemos visto en la anteriores entregas, hay como una clara tendencia de continuidad que no se sabe si clasificar de genialidad o de falta de originalidad. Quizá no sea ni lo uno ni lo otro sino que la respuesta está en un punto intermedio. Que primero se rodara el Señor de los anillos y años más tarde El Hobbit, la historia que la antecede, planeaba ya desde el principio la necesidad de dotar a las dos sagas de un elemento visual común más allá de los nexos existentes en su argumento, de modo que no se percibiera rupturas traumáticas entre ambas historias. Y por eso el estilo no ha variado mucho lo largo del camino que ha supuesto la adaptación de las novelas de Tolkien quizá porque no hace falta.  Las nuevas técnicas cinematográficas, con grandes avances en los efectos especiales, hacen que la imaginación desbordante del director encuentre un campo de cultivo excelente. De ese modo la continuidad se una a lo original, aunque esta última sea un elemento sin gran contenido.

Independientemente de todo esto El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos es una gran película porque pese a estar unas tres horas sentado no tienes la sensación de que el tiempo se eterniza – algo que sí te puede pasar si Interstellar– y eso es todo un logro. Pero ahora ¿qué? porque ahora que ya se acabó la trilogía qué podemos espera para este año que nos haga impacientarnos como lo hacia la saga de Tolkien. Sí, este año hay muy buenas películas, muchas de corte fantástico, de superhéroes,  y de ciencia ficción pero no será lo mismo.

En fin, solo esperamos que Peter Jackson nos decida sorprender pronto con una nueva propuesta cinematográfica, ya que es uno de los pocos directores en los que se puede confiar, aunque siempre puede haber algún tropiezo.

Curiosamente esta película no está nominada a los mejores efectos especiales pero si a los de mejor edición de sonido.

Anuncios

3 thoughts on “Crítica “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos””

  1. No tenía mucha confianza en esta trilogía, pero la verdad es que la he disfrutado mucho. No se hacen nada largas estas pelis.
    Besotes!!!

    1. Según se rumorea por la red va a ser complicado tener más película de la serie de Tolkien porque sus herederos no quieren vender los derechos cinematográficos por el momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s