Reseña “La chicha que amó a Tom Gordon”, Shephen King

la chica que amaba

Mientras espero de la nueva novela de Shephen King (Mr. Mercedes, Doctor Sueño) que llegará en septiembre a nuestras librerías de la mano de Plaza y Janes, me decidí leer una de sus antiguos libros, en concreto La chica que amó a Tom Gordon porque además de que no presentaba una longitud excesiva, su argumento parecía interesante por el juego de terror psicológico que parecía exudar la trama. Pero nada más lejos de la realidad.

Trisha McFarland de nueve años que vive con su madre y su hermano mayor desde la separación de sus padres. Ante la ruptura matrimonial la madre de Trisha que sus hijos vivan una niñez feliz y saludable, lo que implica llevarlos a diversos lugares a modo de excursión. La última de las excursiones tiene lugar en los Apalaches, y consiste en andar una ruta de unos cuantos kilómetros por un camino bien definido, pero Trisha cansada de las quejas de su hermano mayor, y de las réplicas airadas de su madre decide quedarse rezagada unos cuantos metros. Cuando le entran ganas de orinar, busca un lugar un poco apartado, con arbustos que la protejan de las miradas indiscretas de otros excursionistas. Deseando no quedarse atrás decide tomar un pequeño atajo que cree que la llevará al camino principal pero termina perdiéndose en el bosque.

El punto de partida es muy interesante, más si consideramos que está en manos de Stephen King, un maestro del terror, pero no pasa mucho tiempo antes de darte cuenta de que la historia no hace nada más que contarnos las aventuras y desventuras de Trisha, que con sus nueve años es capaz de sobrevivir ella sola en el bosque como si fuera un miembro entrenado de los SEALs estadounidense. Creo que ése ha sido el gran reto de este libro que no me he creído en ningún momento la historia de la niña perdida en el bosque, no porque no pueda suceder, sino porque los días que pasa nuestra protagonista sola perdida y merodeando de un lado al otro son muchos. Es prácticamente imposible que una niña de su edad, por muy lista que sea, logre superar pantanos, caminos imposibles, y demás desventuras ella sola. Es que a su lado Gear Grylls es un principiante.

Hubiera sido distinto si el elemento paranormal o de terror influyera para el devenir de Trisha, bien ayudándola o bien intentando acabar con su vida, pero este es un modo que Stephen King no considera y se va más a un terror que tiene su base en las suposiciones, lo que piensa en lector que ocurre con base en unas escenas un tanto ambiguas en su contenido. Tan es la ligereza del elemento fantástico que realmente al principio no sabes si es que hay algo mágico en este inmenso bosque, o es que nuestra pequeña protagonista ha comenzado a alucinar. Cuando aparece Tom Gordon ya te queda claro que todo es fantasía de la niña, o si no lo es, algo falla en la estructura narrativa para que nos de la impresión de que no estamos ante una novela de terror sino de efectos secundarios de perderse en el bosque, y que nos llevan a recodar a Wilson, el amigo de Tom Hanks cuando se quedó solo en la isla. Nunca hubo un amigo mejor que él.

La verdad es que ha sido un poco decepcionante no poder disfrutar de una gran novela de terror. Lo más curioso es que pese a que tiene poco más de doscientas páginas, le sobran unas cuantas porque se repiten muchas escenas: Trisha está caminando, oye la radio -que tiene unas pilas mejores que las que usa el oso de Duracell-, sigue caminando, come algo, se cae, se levanta, ve algo raro, camina, oye la radio, come algo, camina, se cae, ve algo extraño, camina, come un poco de sus provisiones, camina… si no se aprecia un patrón repetitivo algo falla en mi escritura.

La chica que amó a Tom Gordon no es el típico libro de Stephen King, sí se aprecia su manera narrativa, tan sutil, precisa y adictiva pero la historia falla por los cuatro costado, porque siendo sinceros se trata de una niña que se pierde en el bosque de los Apalaches y se pone a caminar y caminar y caminar y caminar…Ni siquiera las consecuencias de la desaparición de la niña en los padres y el hermano, o el dispositivo de búsqueda que se organiza, aportan emoción porque aparecen muy brevemente, ya que lo que prima es el caminar de la niña.

Sin duda no es de los mejores libros de Stephen King, yo personalmente no lo recomendaría como lectura de terror aunque puede que si de viajes.

Un pensamiento en “Reseña “La chicha que amó a Tom Gordon”, Shephen King

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s