literatura, Thriller, Varios

Reseña “La trampa”, Melanie Raabe

la trampa

Todos los lectores con los años van adquiriendo pautas a la hora de valorar una novela como posible compra. Unos deciden basándose en las portadas, otros según las sensaciones que le provoca la sinopsis. Y otros, más cautos, deciden abrir el libro y leer algunos párrafos para ver si el estilo de autor les gusta. Generalmente se adopta una un otra técnica según el momento, las necesidades y el tiempo que uno pueda estar deambulando por la tienda solo sin que el librero se acerque parar preguntarte si necesitas ayuda o para cerciorarse de que no has escondido nada en tu bolso.

Pero también hay ciertas reglas de carácter más personal que prometemos cumplir a rajatabla y que acabamos rompiendo de vez en cuando en un acto de absoluta ingenuidad. En mi caso la regla personal que intento seguir es no comprar nunca nada que incluya en la promoción que diversas editoriales internacionales se interesaron por la novela antes de que saliera a la luz. La razón es muy simple. Las editoriales consideran a los libros un negocio cuyo único fin es ganar dinero, y la calidad literaria no siempre va de la mano de las grandes ventas, de modo que cuando aseguran que una novela -generalmente una primera novela de un autor desconocido- ha atraído la atención de editoriales internacionales lo que estás presenciando es el intento de realzar a un escritor en el cual tienen muchas esperanzas cara a conseguir ventas millonarias más allá de sus fronteras. O sea, estás ante una campaña de publicidad de carácter global. Que la historia sea buena es otra cosa.

Toda esta introducción viene porque La trampa de Melanie Raabe en su promoción se indica que dicha novela había despertado el interés de editoriales internacionales antes de que se publicara en su país de origen -¿cómo es posible que un libro que no ha sido publicado circule de editorial en editorial sin tener el cuenta en impacto en los lectores?- y que estaba previsto que se editarse en doce países más. Pues a pesar de conocer este hecho -aquí viene mi gran gesto de ingenuidad- decidí adquirir la novela porque tenía curiosidad en saber cómo podía ser una novela de intriga escrita en Alemania.

La trampa  nos cuenta la historia de Linda, una famosa escritora, que a sus casi cuarenta años vive recluida en su casa de campo después de sufrir un trauma por el asesinato de su hermana, Anna. Han pasado muchos años desde entonces pero ella no ha conseguido recuperarse de su pérdida hasta que un día reconoce al asesino de su hermana en la televisión. En ese momento decide hacer algo, necesita con desesperación que todo el mundo conozca la verdad, y por eso traza un plan para atrapar al asesino. ¿Logrará hacer justicia?

Toda novela descansa en tres pilares: personajes, trama y estilo narrativo. Esta novela falla en los tres. Empecemos por los personajes. La protagonista es Linda, una famosa escritora que vive recluida en su casa desde hace muchos años. Es muy famosa en el país gracias a que sus novelas son grandes éxitos literarios pero nadie sabe mucho de ella puesto que voluntariamente decidió aislarse del mundo. Linda no es un personaje por el que sentir simpatía, a pesar de que conoces su tragedia -la pérdida de su adorada hermana, que luego resulta no ser tan adorada- no logras sentir empatizar con ella porque su descripción psicológica es nefasta. Nada en Linda te lleva a entender realmente por qué está recluida, sí perdió a su hermana, ella descubrió el cadáver y vio al asesino, pero no es suficiente se necesita algo más para poder entender completamente al personaje porque no basta con describir una tragedia, se tiene que ir un paso más allá y desarrollar los efectos psicológicos que ha provocado en los personajes. Y aquí está en gran fallo de Melanie Raabe que se queda en los más simple, no llega a desarrollar un cuadro psicológico complejo de Linda porque prescinde de  las descripciones de los grandes miedos, temores y angustias que asolan al personaje. Al final lo que tenemos es una mujer muy centrado en si misma y en su miseria.

Con respecto a los demás personajes poco hay que decir porque el libro al estar contado en primera persona -no ha sido una decisión muy acertada- por lo que la novela se centra en Linda casi exclusivamente.

El segundo pilar es la trama. Si te has leído la sinopsis ya tienes la trama desde el principio hasta el final. No hay nada más. Bueno en medio hay unas cuantas escenas cuya calidad y originalidad hace que las películas domingueras producidas en Canadá sean candidatas al Óscar a la mejor película. Hace tiempo que una novela no conseguía que quisiese darme cabezazos contra la pared por lo mala y ridícula que es una escena, y eso que he leído algún que otro libro muy malo estos últimos años. Comentar que el hecho de que la autora incluya pequeños momentos de la novela que Linda ha escrito para atraer al periodista a su casa, no ayudan mucho porque es una trama muy predecible, poco original y con el toque romántico que solo hace empeorar la situación. Personalmente me dio la sensación de que esta parte estaba ahí metida porque se la trama principal no daba para mucho y se necesitaba ampliar la novela por algún lado. Además no está bien encajada con la historia principal.

Por último el estilo narrativo. Simple y sin grandes concesiones. Melanie Raabe no escribe con frases cortas y abruptas, sino que su tono es más elaborado, quizá fruto de su labor periodística. Pese a ello no es un estilo que atrape, sino que más bien aburre puesto que carece de la calidad que tienen otros escritores que terminas leyendo de un tirón porque su estilo te atrapa desde el comienzo.

¿Recomendaría este libro? No. Pese a que siempre encuentro algo positivo en todos los libros que leo, en este caso no hay nada que lo salve. No tiene buenos personajes. Su historia es predecible y en algún que otro momento hasta ridícula. No hay emoción ni intriga, sino largos pasajes que no cuentan nada interesante salvo los pensamientos poco edificantes de que protagonista. Y su final es culmen de toda la novela, o sea, un disparate con letras mayúsculas.

Anuncios

3 thoughts on “Reseña “La trampa”, Melanie Raabe”

  1. Gracias! Una que me ahorro. Últimamente todo el mundo se apunta al género negro y, en mi opinión, hay muchísima paja. Para mí es difícil encontrar algo nuevo y bueno porque además las críticas suelen ser muy peloteras y poco objetivas. Agradezco, de vez en cuando, alguien que critique en negativo. Ni que tuviésemos millones de candidatos al Nóbel!
    Nada, que creo que nunca he leído nada de éste género de un autor alemán. Y por lo visto no voy a empezar hoy.
    Un saludo

  2. Pues yo como Mireia también agradezco tu sinceridas. Me habían hablado de este libro pero creo que lo voy a evitar. ¿Podrías recomendarme algún libro reciente de este género (suspense o thriller) que te haya gustado? Gracias.

    1. Carlos es muy difícil recomendar una buena novela policial. Yo soy fan de Jo Nesbo, me encanta John Connolly y soy fiel seguidora de las novelas nórdicas. Tienes autores como Peter James que siempre es una apuesta segura por su buen hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s