Histórico cine

Crítica ” Slow west”

Slow_West-651118040-large

En la actualidad hay muy pocas películas que se atrevan a contar historias ambientadas en el salvaje oeste estadounidense. Con suerte podemos encontrar una o dos al año. Recordamos a Django Desencadenado  Valor de ley como propuestas destacadas de este género, que constituyen más bien la excepción que la regla de un mercado cinematográfico dominado por las grandes superproducciones palomiteras. La propuesta de este año es Slow west dirigida por John Maclean y con Michael Fassbender como productor y protagonista. El guión es del propio director. 

La historia nos lleva hasta Jay Cavendish (Kodi Smit-McPhee) un joven aristócrata escocés que recorre el salvaje oeste estadounidense en busca de María (Brooke Williams), una joven de la que se enamoró en su tierra natal. Detrás de la huida de Maria y de su padre se esconde una tragedia pero a Jay no le importa, solo quiere verla. En su camino se cruza un despiadado vaquero, Silas Selleck (Michael Fassbender) quien ve en el joven escocés una oportunidad de ganar algo de dinero. En la búsqueda de María ambos se cruzarán y se encontrarán con los personajes que tienen sus propios planes.

La película comienza con un breve encuentro con Jay Cavendish que nos demuestra que la ingenuidad del joven es totalmente genuina y que no tardarán mucho en que le roben o lo asesinen sin piedad. Este era su destino hasta que se cruza con Silas Selleck, hombre que mata sin ningún pudor, porque él entiende mejor que nadie que en lugar en el que estén la regla básica es matas o te matan. Ambos unirán sus esfuerzos por un objetivo común aunque cada uno tenga un plan en mente que mantiene en secreto. En su camino habrá momentos de tensión, de desesperación, algo de humor y muy poca alegría.

La historia de Slow west no es novedosa, es la clásica búsqueda de una persona -puede ser el asesino de tu hermano, padre…; puede ser a un familiar perdido; o el amor de tu vida- que hemos visto en multitud de películas de oeste, está búsqueda simplemente sirve de excusa para crear una trama que se va alimentado poco a poco a medida que avanza los protagonistas, hasta que se llega a un final lleno de balas y muertos. Se dice que lo mejor de un viaje es el camino, y Slow west lo demuestra. Pese a ello no se puede decir que el guión de John Maclean aporte una visión propia, tiene un estilo que un crítico estadounidense clasificó de muy Cohen y con mucha razón porque hay cierta pesadez triste en toda la historia que te lleva a pensar que todo terminará siendo un desastre. La atmósfera de desastre inminente, de violencia a punto de explotar se percibe durante toda la película; en algunas ocasiones se libera pero ésta se va acumulando poco a poco sin que llegue a perturbar las emociones de los espectadores. Sabes que todo explotará al final pero el modo gris de contar la historia, narrada desde un modo algo aséptico implica no profundizar en la psicología de los personajes. Conoces sus principales motivaciones pero poco más. Su muerte o su supervivencia, cuando llega, te dejan un poco indiferente.

Y aquí entran los actores, fantásticos en sus papeles. Michael Fassbender cumple más que bien con su papel de vaquero amable que tiene motivos ocultos para hacer lo que va a hacer. Pese a ello le hace sombra Kodi Smit-McPhee (el próximo Rondador Nocturno en X-Men: Apocalypse) que está perfecto en su papel de lerdo escocés que aún no sabe muy bien cómo moverse en un mundo donde siempre tienes que tener la pistola lista ante todos los desconocidos que se cruzan en su camino. El resto de elenco cumple con sus labores sin tacha.

Quizá sea la elección de la fotografía, fría y desapasionada, gris en sus contornos. Quizá los pequeños toques de humor que llevan a destacar aún más la tragedia que rodea a los personajes. Quizá sea escaso riesgo que adopta el director al intentar descubrir caminos secundarios en la trama. Quizá exista otra razón o puede que sea la unión de todos estos elementos, pero Slow west, no logra superar el nivel de buena para convertirse en excelente.

Considerando todo esto, Slow west, es una historia del oeste que presenta trazos de los grandes clásicos del oeste, no es renovadora, pero está bien dirigida -desapasionadamente dirigida- y cuenta con unos actores excelentes. Y evaluación final es buena. Si miramos un poco la cartelera actual, quizá esa calificación -es una buena película- es la única que puede valer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s