Fantástica

Crítica “El corredor del laberinto: Las pruebas”

corredor

El corredor del laberintopelícula estrenada en año pasado, pertenece a un género muy de moda en la actualidad. Hablamos de las adaptaciones cinematrográficas de novelas de corte juvenil que han vendido millones de libros a base de relatar historias postapocalípticas en las que diversos adolescentes deben luchar por su vida. Está Los juegos del hambre, y Divergente. Si en estas dos historias los protagonistas son dos jóvenes chicas, en la trilogía de El corredor de laberinto el protagonista es un Thomas (Dylan O´Brien), un chico de quince años que se enfrenta a un destino incierto tras perder la memoria y encontrarse de repente en un lugar lleno de peligros. La segunda película sobre su lucha por sobrevivir, El corredor del laberinto: Las pruebas, se estrena estos días en España. 

Si la primera entrega la película funcionaba bien por la buena actitud de su protagonista y de aquellos que le acompañaban, esta segunda entrega funciona aún mejor porque se amplia el escenario donde transcurre la acción. No todo sucede en un laberinto lleno de peligros sino que la cinta navega entre elementos más dispares como organizaciones secretas con médicos que hacen extraños experimentos, ciudades destruidas llenas de zombis, desiertos terribles en la que la naturaleza se convierte en otro enemigos, lugares tipo Mad Max… Hay un poco de todo lo que da pie a que la cinta no llegue a ser aburrida, siempre considerando claro que dejamos a un lado la historia en sí, porque si nos fijamos en la trama, en su discurrir, o en la evolución de los personajes tipificados hasta unos extremos irritantes, la valoración sería un poco distinta. Pero este tipo de cine se basa en un tipo de libros cuya base es la falta de originalidad a la hora plantear historias innovadoras con personajes sobresalientes, así que no es de sorprender que su adaptación cinematográfica tenga los mismos problemas de bases. Por eso El corredor del laberinto: Las pruebas  debe considerarse como una película bien realizada protagonizada por unos jóvenes que se deben luchar por su vida en un mundo completamente destruido. Si la vamos a ver con este ánimo, el de pasarlo simplemente bien mientras comemos unas palomitas disfrutaremos de ellas, y obviaremos algunos de sus fallos.

En cualquier caso esta segunda entrega es más entretenida que la primera porque se descubren algunos de los secretos del mundo en que habitan Thomas y sus amigos. Conocemos un poco más cómo se ha llegado a esta situación y por qué los jóvenes son importantes para la salvación de la humanidad. Mientras tanto hay mucha aventura, casi toda la película es una sucesión continua de aventuras, lo que hace que no te aburras en ningún momento, y pese a que hay momentos de clama solo sirven como elemento introductorio de más elementos de acción.

Siendo sinceros si no fuera por la acción continua la cinta no valdría nada porque la historia es bastante mediocre puesto que no se profundiza en nada, ni en los personajes ni en la realidad en la que viven. Esta falta de profundidad se puede ver en que Thomas y sus amigos, después de encontrarse por primera vez con los zombis -o cómo quieran llamarlos- no llegan a reflexionar sobre ellos, simplemente los asumen como una realidad más de su vida. Es cierto que todo está muy masticado y que la trama ha quedado reducida al mínimo -segurante el libro no daba para más- para centrarse en correr, huir, correr, pelear, huir, correr, huir, pelear… pero aún así no hubiera quedado de más incluir una escena de reflexión que aportar más profundidad a la trama sino a los personajes.

En cuanto a los actores cumplen muy bien su papel. Me ha gustado mucho el protagonista, Dylan O´Brien, aunque resulte muy difícil verlo como un adolescente de quince años. Lo mismo le pasa al resto de compañeros de aventuras de Thomas, Teresa (Kaya Scodelario), Newt (Thomas Brodie-Sangster) o Minho (Ki Hong Lee) que están en la mitad de la veintena. Pese a ello todos lo hacen bastante bien aunque como único elemento negativo me quedaría con la interpretación de Kay Scodelario, una joven que me recuerda excesivamente a la protagonista de Crepúsculo, y que es bastante sosa en su modo de actuar. Es muy plana y cuando le toca estar con O´Brien se notan mucho sus limitaciones interpretativas.

El corredor del laberinto: Las pruebas es la segunda entrega de esta trilogía y sirve muy bien como puente para entender lo que pasó en la primera película y lo que ha de pasar en la última, la conclusión de toda la historia. Es entretenimiento puro carente de originalidad y de elementos innovadores, pero es algo normal en este tipo de cine así que más que un defecto es una característica del género. Sinceramente me ha gustado bastante, más de lo que pensé cuando me senté en la bucata, tanto que estoy deseando ver la siguiente entrega, Maze Runner 3: The death Cure. Teniendo en cuenta lo poco que me gusta este tipo de cine -al que considero de encefalograma plano- decir esto es la mejor crítica que le puedo otorgar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s