Ciencia Ficción, Cine

Crítica “Marte. The Martian”

marte

El marciano  de Andy Weir se convirtió en todo un éxito literario el año pasado, gracias a un estilo fresco que encajaba perfectamente con una historia de superación que tenía de original su localización, Marte, y su protagonista, un astronauta, Mark Watney, que deberá usar toda su inteligencia para sobrevivir. No resultaba extraño que al poco tiempo se realizara su versión cinematográfica, que llegó de la mano del famoso director británico  Ridley Scott, que a sus casi ochenta años sigue filmando historias interesantes.

Que el elegido para llevar a la gran pantalla esta histórica fuera Ridley Scott, era una buena noticia, porque grandes películas de ciencia ficción han salido de sus manos, como Alien, el octavo pasajero Blade Runner.  Pero esto fue a comienzo de su carrera porque su última incursión dentro del género de ciencia ficción, Prometheus, no es una gran película, aunque vaya a tener una segunda y tercera entrega. Pese a ello, el hecho de que la historia de El marciano estuviera basada en una novela bien escrita y planteada le daba al director británicos pocos quebraderos de cabeza. Sólo tenía que adaptar una historia literaria a un lenguaje cinematográfico respetando el espíritu del libro. Y lo ha logrado. 

No cabe duda de que Marte  es una muy buena película de ciencia ficción aunque más bien podríamos decir que es una película de supervivencia. Al igual que Tom Hanks tuvo que enfrentarse a multitud de problemas en una isla desierta, o Sandra Bullock (Gravity) a un accidente espacial,  Matt Damon, debe hacerlo en el lejano Marte. Y debe hacerlo solo porque sus compañeros, lo han dado por muerto, al igual que la NASA. Pero Martes no es un lugar para sobrevivir y ahí radica en ingenio de nuestro protagonista, que como un MacGiver espacial, se dedica a usar todos lo que está a su alcance para sobrevivir. Y lo consigue con esfuerzo pero sin perder su sentido del humor, porque si bien la situación es muy mala, él no se rinde.

En este contexto el protagonismo de Matt Damon (Interstellar, Monuments Men, Elysium) es absoluto porque excepto unas pocas escenas de unos minutos, él enfrenta al peso de la historia en solitario optando por una interpretación contenida -no hay momentos de histerismo, aunque si de rabia o desesperación- pero emocional. No le podemos poner reproches porque su trabajo siempre suele ser muy bueno, y esta no es una excepción. En cuanto al resto de actores, está la siempre efectiva Jessica Chastain, Kristin Wigg, Jeff Daniels (un estupendo actor), Sean Bean… Hay un buen elenco de actores secundarios que cumplen muy bien con su papel, aunque algunos están más desbibujados que otros, como el cao del papel de Wigg.

En cuanto a la trama, o discurrir de la película, hay momentos para el peligro, otros para la inventiva, hay paseos espaciales que nos permiten ver los espectaculares escenarios marcianos, hay momentos tristes y otros divertidos, momentos desenfadados y otros tensos. En definitiva es una película bastante equilibrada en el sentido de que si en la Tierra, en el centro espacial de la NASA la tensión se masca, el Marte nuestro protagonista está viviendo un momento de cierta tranquilidad, sin perder de vista su precaria situación. En este punto la banda sonora, actúa como un precursor para desprenderse de la tensión y para dar un toque de humor gracias a unas peculiares canciones con algunas décadas a sus espaldas. Una elección musical que nuestro protagonista llega a odiar y a amar a la vez.

Por último comentar que en cuanto a los aspectos científicos parece que no hay grandes desastres, aunque las tormentas en Marte no son tan espectaculares. Pero eso no importa mucho porque el planeta rojo ocupa un lugar muy secundario, en el sentido de que podríamos poner a Mark Watney en otro planeta o en otro lugar y no había habido grandes diferencias. Por una parte está bien porque así te ahorras algunos quebraderos de cabeza pero por otro lado me hubiera gustado que Marte tuviera un poco más de protagonismo más allá de ser un hermoso fondo para poner a los protagonistas. Ya que creas una historia allí dejar sin explorar las posibilidades que podría ofrecer parece no tener mucho sentido.  Y con esto no digo sacarse de la mano marcianos.

Marte  me ha gustado mucho. Es una película que puedo recomendar porque está bien dirigida, bien interpretada y porque tiene unos efectos especiales que no ensombrecen la historia. Y además tienen el toque justo de aventura, de tensión, de dolor y de humor que la hacen entretenida. Sin duda merece la pena verla.

No puedo dejar de

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s