Varios

Reseña “El chef”, Simon Wroe

chef

No hay nada más difícil que escribir una novela de humor porque lo que a un lector le parece divertido a otro le parece vergonzoso, o simplemente ridículo. Así que ante novelas que vienen etiquetada como divertidas, o cargadas de humor hay que ser muy prudentes. Este puede ser el caso de El chef de  Simon Wroe, un libro que si bien tiene su toque de humor negro no llega a la carcajada en ningún momento. Más bien debería decir que no consigue arrancarme ninguna carcajada a lo largo de sus más trescientas páginas.

Nuestro protagonista, que cuenta la historia en primera persona, ha terminado su carrera universitaria en letras y ahora le toca centrarse en apasionante mundo laboral. Y nada mejor que hacerlo en Londres donde el bullicio y la disponibilidad de puestos de trabajo en enorme. O seo parece porque nuestro sufridor protagonista se encuentra viviendo en una reducida habitación en una pensión regentada por una anciana portuguesa de muy mal carácter en el barrio de Camden Town. El único trabajo que logra encontrar es el de “chico para todo”  en un restaurante de cierto prestigio en su barrio. Pronto descubre que detrás de las puertas de la cocina se esconde un mundo lleno de gente muy peculiar. 

El chef es una novela de lo más entretenida porque lo que le pasa a nuestro protagonista entre los fogones lo es, ya no sólo porque los que trabajan ahí estén todos locos sino porque el mundo culinario está lleno de sabores, buenos platos y presentaciones apetecibles y eso solo se consigue con práctica y él no la tiene. Lo que empezó como un trabajo de necesidad,  o sea necesitaba trabajar o su casera lo echaba de la habitación por no pagar la renta, se convierte poco a poco en algo más. Es interesante ver como su trabajo en el Swan termina sacando lo mejor de él, y eso que está rodeado de gente muy extraña.

El hecho de que el autor de esta novela, Simon Wroe, haya trabajado en varias cocinas de Londres no debe darnos pie a pensar que lo que ocurre en el Swan es de lo más habitual, aunque algún que otro programa de Gordon Ramsey nos puede hacer pensar lo contrario. Al igual que otros escritores noveles, Simon Wroe opta por la exageración de sus personajes como un modo de alcanzar un sentido del humor que roza el cinismo y la extravagancia a partes iguales. Esto da a la novela un punto muy interesante pero también le quita cierta credibilidad que sinceramente no necesita porque esta novela no pretende ser un relato concienzudo de lo que pasa entre fogones, ni siquiera desea ser una crítica feroz aunque a veces lo consigue.

Los gritos, lo malos modos, las trampas entre compañeros, las dificultades de poner un plato en la mesa puede ser normales en cualquier cocina -basta ver alguno que otro programa de televisión para corroborar este hecho aunque no llegan al asesinato como en Un cadáver entre plato y plato de Tom HIllendrand, pero Simon Wroe lo lleva a un extremo lo suficientemente tirante para que no chirríe. Lo consigue también alejando de vez en cuando el foco de atención de lo que ocurre en el Swan introduciendo otra trama principal que se centra en la vida de nuestro protagonista que no duda en retroceder en el tiempo y explicar el origen de la ruptura familiar que marcó su familia y que determinó su futuro de un modo predecible. Quién le iba a decir que trabajar sin descanso en un restaurante lleno de locos le iba a servir como la mejor de las terapias.

Después de leer El chef  se es un poco más consciente de que detrás de un plato presentado en un restaurante hay una gran labor que puede ser el resultado de una inmensa batalla en la que ha habido gritos, algún que otro insulto, sudor y mucha sangre (ambas se esperan que hayan caído lejos del plato del comensal). Si nos fiamos de lo que nos cuenta esta novela iremos a cualquier restaurante con una pizca de emoción -los platos son deliciosos – pero también con ansiedad -¿quién habrá caído en el proceso de creación?-. En cualquier caso, y más allá de su aparente realidad esta novela se lee con facilidad, en parte gracias a la prosa del autor, nada elaborada y simplista, y en parte a una trama que se desarrolla sobre si misma y que alcanza su cénit en una serie excéntricas. Los pequeños toques de humor y de violencia animan todo el puchero así que la novela sin que llegue a ser realmente deliciosa es apetecible. Con eso supongo que nos basta.

Anuncios

1 thought on “Reseña “El chef”, Simon Wroe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s