Juvenil

Reseña “La nube de la muerte. El joven Sherlock Holmes”, Andrew Lane

Sherlock Holmes es una de las figuras más emblemáticas de la literatura, que ha sabido dar el paso a la gran pantalla con destreza (Sherlock Holmes) y que ahora brilla en la pequeña pantalla de dos maneras, una al puro estilo estadounidense (Elementary) y otra al modo inglés más sobrio y retorcido. A la espera de la nueva entrega del Sherlock inglés moderno que es llevado al siglo que le corresponde gracia la magia de lo especiales navideños, nos toca recrearnos en la literatura para saber más de este personaje. Y aquí es donde entra Andrew Lane quien consiguió los derechos para recrear la vida de Sherlock antes de que se convirtiera en un gran detective, lo que implica indagar en la vida de este personaje cuando todavía era un niño.

El joven Sherlock Holmes. La nube de la muerte es un libro juvenil, creo que eso debe quedar muy claro porque por esta circunstacia el tono que impera en la historia no supera ciertos niveles que lo haría más apetecible a los ojos de los lectores más adultos. O sea, estamos ante un libro que se define como de ficción infantil o juvenil así que todo en él tendrá un toque blando muy alejando del tono al que nos tiene acostumbrados este personaje. Es importante considerar y recodar esto con frecuencia porque el Sherlock Holmes que nos presenta Andrew Lane es un joven que no se distingue de los demás jóvenes del internado donde vive, salvo porque tiene, quizá una familia de lo más peculiar, con hermano mayor que trabaja para el Servicio Secreto de su Majestad. La primera vez que lo vemos está esperando a su familia para que vengan a recogerlo a la puerta del internado para pasar con ellos las vacaciones de verano, pero aparece su hermano mayor y al final es enviado a la casa de un tío lejano al que no ha visto en la vida. En este punto empieza  la aventura. 

Resulta curioso pero la imagen que tengo de Holmes de niño o de adolescente es la de un ser un tanto pedante y repelente porque ser consiente de sus gran inteligencia, con un gran afán de superar a su hermano mayor, y que no duda en despreciar con ferocidad y sin rubor aquello que no le interesa. Lo percibo como un niño al que te asombraría por su inteligencia pero al que tendrías ganas de estrangular por su pedantería. Andrew Lane no lo considera así, para él Holmes es un niño que no tiene nada que lo haga destacar salvo quizá una familia un tanto peculiar. Un padre militar sirve en la India, una madre ausente, una hermana enferma, un hermano mayor muy inteligente. Nada novedoso. Creo que en ese sentido Lane no se ha arriesgado  con el personaje principal porque no se ha atrevido a inculcarle alguna de las características que lo hacían tan peculiar. Ni siquiera es capaz de darle una inteligencia más que sobresaliente sino que lo normaliza  hasta tal punto que introduce una pequeña historia de amor a su alrededor.

En caso es que Sherlock se ve encerrado en la casa de unos tíos -el hermano de su padre y su mujer- durante las vacaciones de verano. Allí conoce a un niño que vive en una barcaza y que sobrevive como puede. Él le cuenta que ha presenciado un hecho extraordinario, una nube negra que se mueve como si estuviera viva, y a partir de ahí comienza la investigación en la que interviene un tutor estadounidense mandado por su hermano Mycroft. La trama de investigación es muy juvenil lo cual quiere decir que no tiene mucha profundidad y si mucha aventura, además de ciertos toques fantásticos que hacen que la historia en sí chirría un poco, o mucho. Lo siento pero lo del malo con alma de marioneta es algo que no me ha gustado.

El joven Sherlock Holmes. La nube de la muerte no creo que sea un buen libro de Sherlock porque como ya he dicho no he identificado al Holmes de Adrew Lane con el Holmes que yo me imaginaba que sería de niño. Este es sin duda el gran tropiezo de esta novela, pero si consideramos que el protagonista no es Sherlock -usaremos la imaginación- sino un joven de la época victoriana que se ve metido en un lío si quererlo, la visión que tenemos del libro sería un poco más positiva, aunque no dejaría de ser una agradable lectura para los más pequeños que no aspira a nada más que a entretener.

En fin, una agradable lectura, correctamente escrita, y con un toque excesivo de imaginación que la resta credibilidad a la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s