Varios

Reseña “Entre cenizas”, Simon Beckett

Unos restos humanos calcinados han aparecido misteriosamente en un caserío abandonado en Runa, uno de los islotes de las Hébridas, en la costa oeste de Escocia. En su intento por resolver el caso, y con los servicios forenses escoceses colapsados a raíz de una colisión ferroviaria en Inverness, la policía de la zona decide solicitar la colaboración del Doctor David Hunter, quien se desplaza hasta allí con objeto de esclarecer las causas de la muerte.
Incapaz de salir de Runa o de recibir refuerzos a causa de un terrible temporal que mantiene bloqueada la región Hunder se dedicará a analizar los escasos restos de que dispone-los cuales apuntan sin ninguna duda a un crimen- y a intentar descifrar el peculiar orden que rige en la isla. Una cerrada comunidad cuyos peculiares miembros: un policía jubilado incapaz de asumir su retiro, una madre soltera de oscuro pasado, una periodista entrometida o un matrimonio de excéntricos filántropos, se obstinan en negar que entre sus miembros pueda esconderse un frío y calculador asesino. La aparición de otro cadáver carbonizado, sin embargo, los obligará a enfrentarse a la cruda realidad, a la vez que sembrará en todos ellos el miedo y la sospecha.

Se me había escapado este libro, conocía su existencia por la revista del Círculo de lectores pero no le había prestado atención hasta que descubrí una crítica entusiasma sobre él en la página de Tinta el vena, de Carmina que lo consideraba uno de los mejores de los que había leído en el 2010.

Después de leer varias novelas policíacas de autores nórdicos tenía ganas de un cambio de aries, así que me atreví con él. Sé que el libro tenía muy buenas críticas pero no supuse que me engancharía tanto de modo que me fuera imposible soltarlo hasta altas horas de la noche.

Entre las cenizas comienza con un descubrimiento de un cuerpo en un estado bastante lamentable en una remota isla escocesa. El patólogo forense David Hunter tiene intención de regresar a Londres después de ayudar en una investigación de asesinato. Se encuentra en un taxi camino del aeropuerto cuando recibe la llamada de un agente de la policía solicitando su ayuda, pues tiene a todos sus efectivos en un descarrilamiento de un tren. David acepta a pesar de que su relación con su actual novia no atraviesa los mejores momentos. Ya en la isla lo que parecía un simple trabajo se complica de un modo que no puede ni imaginar.

Simon Beckett conoce perfectamente como atrapar al lector y no soltarlo. En la serie de este patólogo forense cuenta con varios recursos interesantes. Por un lado está en hecho de que la novela esté narrada en primera persona por David, lo cual nos permite acercarnos más al personaje y conocerlo de un modo más íntimo. Asistimos a sus dudas sobre aceptar el trabajo, a su temor a que su actual novia se canse de él, a no poder cambiar de vida, a no poder olvidar.

Es un personaje muy bien trabajado en todos los sentidos. Al igual que otros protagonistas de series policiales tiene detrás un pasado trágico, su mujer y su hija pequeña están muertas. Él ha conseguido superar en cierta medida su pérdida, tiene ahora una novia a la que ama, pero sigue sin poder olvidar a su antigua familia. Me gusta este rasgo, las tiene en su pensamiento pero no está sumido en un pozo de desesperación sino que ha conseguido volver a vivir.

Es interesante también que no sea un policía, le da una visión distinta a la trama de investigación , no estamos ante un personaje que hace preguntas a los testigos, no está en su labor atrapar “físicamente” al malo sino descubrir pistas para atraparlo. Él pertenece a ese grupo de personas que trabaja con los muertos intentando sonsacarles sus misterios que luego contarán a otros y serán éstos los que deberán unir las piezas para atrapar al malo.  Aunque en este caso le tocará hacer un poco de todo, muchas veces acierta y en otras está despistado.

Pero además de contar con la voz de David Hunter también tenemos pasajes en tercera persona y que corresponde a momentos en los que otros secundarios están lejos de los ojos y oídos de nuestro protagonistas. La historia se hace más completa.

Si un acierto son los personajes, acierto también es la trama en sí. El autor ha decidido encerrar a David en una isla, Runa, de poco más de doscientas personas. Pero ese no sería un gran problema sino fuera porque una de ellas es un asesino cruel.  Para atrapar al culpable contamos con dos policías, uno de apenas veinte años, otro ya en la edad de jubilación, el primero entusiasta y con afán de aprender, el otro vago, violento y con una afición muy fuerte al alcohol. Además contamos con un inspector de policía retirado, y con el doctor Hunter. Cuatro personas para descubrir una verdad.

La atmósfera, la tensión se va acumulando poco a poco, página a página. Al principio todo es tranquilo, David ve el cuerpo y comienza su trabajo con los pocos medios de que dispone. Pero cuando se descubre que la joven ha sido asesinada los acontecimientos comienzan a correr en el tiempo, y el fuego se alza como el gran protagonista pues es el que se lleva la vida de los habitantes de la isla.

Debo valorar muy positivamente las descripciones de la labor de David, son crudas, pero muy ilustrativas. Aquí destacar la actitud de David que sabe que debe distanciarse del cuerpo que estudia y mirarlo por lo que es en ese momento y no por la persona que fue en vida.

Las descripciones del paisaje también ayudan a crear una atmósfera de tensión opresiva con un clima cargado de lluvia y viento que parece que también está en su contra en donde los personajes aparece atrapados sin posibilidad de escapatoria.

Para terminar comentar dos cosas. El final es  increíble y sorprendente. Soy lectora ávida de novelas policíacas lo que ha hecho que suela “intuir” al malo antes de que descubra todo, pero en este caso no ha sido así. Un final completamente inesperado. Pero no solo es bueno el final lo es todo el conjunto porque el autor sabe manejar con soltura los giros argumentales sin que éstos sean forzados de este modo consigue atrapar al lector completamente porque está pendiente en todo momento de qué pasará después, ya que no es capaz de intuir que viene a continuación. Sin duda todo un logro poder sorprender al lector.

La segunda cosa es ¿cómo puede el escritor terminar así? ¿cómo me puede hacer ésto?   Menos mal que sé que el doctor David Hunter tiene dos libros más de esta serie porque si Entre las cenizas fuera el último… no sé qué haría.

Anuncios

1 comentario en “Reseña “Entre cenizas”, Simon Beckett”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s