Cine, Drama, Histórico cine, Varios

Crítica “El puente de los espías”

El-Puente-de-los-Espias_Poster-Final

No cabe duda de que Steven Spielberg es uno de los grandes directores de cine de las últimas décadas y uno de los pocos en los que se puede confiar a la hora de contar un hecho histórico basado en la realidad porque sabrá combinar a la perfección la maestría de un buen hacer cinematográfico con el respecto a la realidad que se esconde detrás de la historia. Esto no quiere decir que todas sus obras con cierto trasfondo histórico sean obras maestras pero si será películas muy correctas que destaquen por su buen hacer.

El puente de los espías es un buen ejemplo del saber de Spielberg. En esta historia recrea los hechos que se esconden detrás del intercambio de prisioneros que tuvo lugar durante la Guerra Fría. Spielberg se aleja de las visicitudes de los prisioneros, los retrata en su aislamiento en un país extraño pero no llega a ahondar mucho en el sufrimiento al que se ven sometidos. Y es una pena porque cada uno de los integrantes del intercambio viven su reclusión de una manera muy diferente. El soviético Rudolf Abel, atrapado en suelo estadounidense y juzgado por espionaje, tiene un aire de fatalismo estoico que atrapa y que constasta con la situación de Francis Gary Powers, un piloto espía estadounidense atrapado el suelo enemigos y tratado de una manera muy cruel. Debemos notar la no muy sutil diferencia entre el trato que uno y el otro reciben de sus captores. Y nos queda el estudiante estadounidense que se ve atrapado en medio de la construcción del muro de Berlín sin que pueda hacer nada para huir del lugar. En todo este lío de personajes que están destinados a un futuro no muy halagüeño encaja un abogado especializado en seguros James B. Donovan (Tom HanksCapitán Phillips, Toy Story: El tiempo perdido) que es llamado primero para defender al espía ruso y luego para negociar en el intercambio de rehenes. 

No cabe duda que todo lo que rodea a esta película está pensado al detalle. Desde una esceneografía gris, con fotografía también alejada del colorismo de otras propuestas, hasta la elección de unos actores que encajan perfectamente en su papel. Todo unido, junto con el buen hacer de Spielberg (Lincoln, Munich, La Terminal), nos proporciona una película muy bien realizada, que se deja ver con placer y que consigue una nota más que buena en su conjunto pero que falla miserablemente en introducir al espectador dentro del entramado político del momento.

Quizá el mayor problema a la hora de retratar este momento histórico ha sido la elección del protagonista absoluto, el abogado James B. Donovan porque no hay nada oscuro en él. Es el prototipo de abogado con recios ideales, tan “santurrón” en su manera de ver la vida, que no da pie a que se vean sus flaquezas. Personalmente prefiero ver héroes que se vean sacudidos por sus ideales, que se planteen en algún momento si lo que hacen está bien o mal, si no sería mejor seguir un atajo no muy ético en vez de seguir escrupulosamente unas normas inquebrantables. Donovan no es este tipo de personaje. Es inquebrantable, y eso lo hace a  este personaje a la vez interesante e irritante, dos sentimientos que se alternan a lo largo de la trama.

Personalmente me ha gustado la película pero no me ha emocionado. Tom Hanks como siempre hace un gran papel que parece escrito para él, y los demás actores secundarios también cumplen muy bien con su labor. Pero aún así, y más allá de las críticas que se le puedan achacar al hecho de que se enarbole la bandera y los valores de los Estados Unidos en cada fotograma -ninguna sorpresa de este lado-, si es criticable la rigidez de la historia no abierta a explorar los sentimientos de los que están implicados.

Nominada para los Óscar de este año junto con

La gran apuesta, de Adam McKay

Brooklyn, de John Crowley

 Mad Max: Furia en la carretera, de George Miller

Marte, de Ridley Scott

El renacido, de Alejandro González Iñárritu

La habitación, de Lenny Abrahamson

Spotlight, de Thomas McCarthy

no creemos que tenga muchas posibilidades de conseguir el premio en la gran categoría aunque si puede alzarse con alguno de menor calibre. La excepción seria para Mark Rylance cuyas posibilidades son muy altas. Aquí su papel como espía soviético es inmejorable.

 

 

 

 

Anuncios

1 thought on “Crítica “El puente de los espías””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s