literatura, Novela negra, Varios

Reseña “Seis años”, Harlan Coben

seis_anos_300x459

Harlan Coben es uno de esos escritores de intriga de lectura fácil, cuyos libros se colocan en primeras posiciones en la sección de más vendidos en las librerias y que puedes encontrar con relativa frecuencia en supermercados. O sea no es un escritor cuyas historias te dejan boquiabierta o cuya prosa sea digna de meción. Sus libros son fáciles de diregir porque sus protagonistas suelen aunar a partes iguales dureza, sensibilidad y un gran sentido del humor.

Seis años es uno de los últimos libros publicados en nuestro país y por desgracia no es de los buenos. Toda esta historia comienza cuando un profesor universitario, Jake Fisher, ve como el amor de su vida, Natalie, se casa con otro hombre. El día de la boda ella le hace prometer que se olvidará de ella para siempre. Jake no está de acuerdo con ello pero acepta esa promesa hasta que seis años después descubre que el marido de Natalie ha fallecido. Jake decide ir a dar sus condolencias pero para su sorpresa ese fallecido había estado casado durante años con otra mujer y era padre de dos adolescentes. ¿Qué misterio se esconde tras la desaparición de Natalie?

Esto es uno de esas novelas en las que el protagonista, ajeno al mundo del crimen o al policial, se convierte de pronto en un súper héroe que solo consigue vencer todas las dificultades con tesón, arrojo y una buena cantidad de suerte. O sea, Jake Fisher es el típico héroe estadounidense de andar por casa que de pronto hace algo valeroso por los que aman, lo que implica que los años son muy malos (asesinos en serie, torturadores de nininos, mafiosos…) y los buenos son muyu buenos (amigos leales hasta la muerte, y más allá). Le debemos añadir el toque de que todas estas aventuras las sufre en silencio, es un hombre contra las adversidades porque nadie le cuenta la verdad (lealtad lo primero) que está empecinado en descubrir así que pese a que cuenta con alguna que otra ayudita de alguna amistad, él lo hace solo. Además se enfrenta solo a los que intentan matarlo, no una sino varias veces. Y, para poner la guinda al pastel, la policía brilla por su ausencia, porque evidentemente debe estar llena de ineptos que no saben buscar información en Gooble. Sí la modernización de la policía lleva su tiempo.

Sinceramente no terminan de gustarme este tipo de libros en donde todo el mundo es idiota -o casi idiota- menos el protagonista, donde todo el mundo guarda secetos muy secretos menos el protagonista que siempre va con la verdad por delante, y donde todo el mundo quiere matar al protagonista incluso el propio protagonista porque sabe de primera mano que se está metiendo el asuntos que no le incumben y aún así sigue investigando porque para eso es el protagonista.

Por mis comentarios anteriores se podría decir que no me ha terminado de gustar la novela, cosa cierta porque al final he terminado un poco harta de Jake y de su obsesión con Natalie. Sí, ya sabemos que ella es el amor de tu vida porque si después de cuatro cientas páginas repitiendolo párrafo sí párrafo no que ella es el amor de su vida, no nos hemos enterado quien tiene un problema de diván no será el protagonista sino el lector. También sabemos por repetitivo que Jake es grande y que se deja dominar por su parte reptiliana con cierta frecuencia. Por si no ha quedado claro. Natalie es el amor de su vida, él es muy grande y tiene una parte reptiliana. Me pregunto si repetirlo una tercera vez aún tendría gracia.

Más allá de que el protagonista empieza siendo un personaje bueno que se desinfla poco a poco, la trama tiene demasiados agujeros para resultar creíble. Entiendo que este tipo de historias las puede escribir un escritor novel que aún no sabe manejar muy bien la narrativa pero en un autor tan galardonado como Harlan Coben esperaba algo más mucho más elaborado. Bastante decepcionante.

Seis años ha resultado ser un libro de lectura fácil porque no tiene otro objetivo que entretener. No está dentro de lo que podría llamar gran literatura de intriga, ni siquiera entra dentro de la que está podemos considerar buena, sólo la puedo clasificar de mediocre. En fin, una vez cerrado el libro no he tenido ganas de volver a abrirlo porque no tiene ninguna escena que me haya gustado. Sin duda esta última frase resume mejor que nadie mis sentimientos con respecto a esta novela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s