Novela británica, Varios

Reseña “Mercado de invierno”, Philip Kerr

mercado de invierno

“En el fútbol no se puede jugar bajo los focos sin que haya sombras”. Scott Manson es el segundo entrenador del London City, un equipo de la liga inglesa. Carismático y amado por sus jugadores tanto como por la prensa y la directiva, conoce todos los entresijos del juego, dentro y fuera del campo. Como si no bastara con la alta competición, el director técnico del equipo aparece asesinado en el estadio del London City. Un crimen que parece conectado con mareantes cifras de dinero, la exigencia deportiva y las miserias humanas. Scott Manson deberá encargarse de descubrir al asesino.

Este es el argumento de la nueva serie de Philip Kerr, en autor escocés conocido por su trilogía Berlín Noir, y por ser el creador de Bernie Gunther, un ex oficial alemán metido a detective privado después de la II Guerra Mundial. Kerr es su nueva serie ha decidido cambiar completamente de registro y dejar de lado a ambientación de la II Guerra Mundial y centrarse en escenario nuevo, que además es bastante llamativo: el mundo del fútbol inglés.

El autor escocés no es el primero en atreverse con una historia de asesinatos en la que el protagonista mete sus narices en los asuntos de la policía sin ser parte del cuerpo de las fuerzas de seguridad o sin ser investigador privado. El protagonista simplemente se ve envuelto en un crimen y sin que nadie se lo pida –a veces se mete de lleno en el lío porque es un fisgón o porque en caso contrario le meterán a él el mochuelo­ –lo investigará hasta el final. En ocasiones el resultado es muy bueno, nace un héroe de la calle que te deja con ganas de más, pero en otras es un desastre. No creo que Philip Kerr quisiera conseguir eso último con esta serie, no teniendo al carismático Scott Manson como eje principal pero para los lectores a los que el fútbol les da un poco igual o lo ven en contadas ocasiones, esta novela supondrá un auténtico tostón. Muchos seguramente terminarán abandonándola antes de llegar al final y no se les puede avergonzar por ello porque Mercado de invierno  es una novela muy aburrida.

Debemos partir de la idea de que entre mis aficiones personales, el fútbol no tiene un puesto privilegiado pues hay otros que ocupan posiciones muy privilegiadas en mi lista de favoritos. El baloncesto está el primero. Así que cuando decidí enfrentarme a la nueva serie de Kerr no consideré que mis gustos deportivos tuvieran mucha relevancia, más que nada porque me encanta las novelas de Bernie Gunther, y esperaba algo similar. Soñar es gratis.

Mercado de invierno está contado desde la perspectiva de su protagonista,  sí que estamos entonces ante una novela en primera persona. Y Scott Manson no es Gunther. No pueden ser más diferentes –algo comprensible por parte de un escritor que quiere distanciarse de su personaje estrella- ya que Scott es un hombre bastante joven que ha alcanzado el puesto de segundo entrenador en un carismático equipo de fútbol inglés.  Entre sus características personajes, está su atractivo, que es mulato, que su familia es rica, que fue jugador del fútbol profesional, que estuvo en la cárcel acusado de falsa violación, que no le gusta la policía, que tiene una novia psicóloga que parece una modelo, que gana muchísimo dinero en su actual puesto de trabajo, que habla varios idiomas, y que tiene una actitud un tanto chulesca. Es decir, un protagonista con el que no te puedes identificar en ningún nivel, y al que puedes llegar a detestar si te descuidas un poco.

La primera parte del libro no ocurre nada interesante, ya que Scott se limita a contarnos el día a día del equipo de fútbol,  y a añadir más datos de este deporte. ¿Ya he dicho que no me importa el fútbol? Pues si no tengo interés en la liga más famosa del mundo – o sea la española- menos me va a interesar los tejes y manejes de la inglesa. Tampoco me interesa la visión desfavorable de los futbolistas, de los ricos empresarios rusos, de los entrenadores melómanos, o de las antiguas estrellas caídas en desgracias. Así que mientras esperas a que alguien muera de una vez –sinceramente un pensamiento horrible incluso aunque sea un personaje de ficción-  y que la trama auténtica arranque definitivamente, se suceden páginas y más páginas de… sí, lo has adivinado: de fútbol.

Y entonces llegan una serie de sucesos: un suicidio, una confesión, un hoyo, un muerto.  Y dices ¡por fin han matado a alguien! Vana esperanza porque el libro no mejora sino que se hunde aún más en los problemas que ya venía arrastrando desde el principio. Además es demasiado previsible. La novia psicóloga que luego deja de serlo, la policía que le hace tilín, y todo unido a una sucesión de acontecimientos que llevan a un final que estás esperando con desesperación.

Tal y como comentábamos en la reseña de Carla Montero, El invierno en tu rostro, hay libros y hay lectores, quizá el problema es que este libro habla demasiado del fútbol y del mundo que le rodea, algo que tiene un valor nulo en mis expectativas lúdicas. No salva a esta novela ni los personajes –no me gustó la actitud del protagonista ni la de los secundarios- ni la trama que rodea la investigación- muy poco desarrollada y demasiado previsible-, ni siquiera la manera narrativa es atractiva.

En fin, Mercado de invierno no me gustó, no creo que me atreva con la segunda entrega, La mano de Dios; y mucho menos con la tercera. Simplemente quedaré con Gunther, y dejaré a Manson  para aquellos que disfrutan con este tipo de literatura. Sinceramente no es para mí.

Adquiérelo aquí

 

Anuncios

1 thought on “Reseña “Mercado de invierno”, Philip Kerr”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s