Alcatraz y los bibliotecarios malvados, Brandon Sanderson

alcatrazEscribir críticas literarias no es tarea fácil porque aunque siempre habrá algún lector que aprecie tu esfuerzo -aunque no coincida con tus opiniones- otros estarán muy en desacuerdo y lo mostrarán de una manera clara y rotunda. Incluso ofensiva. ¿Serán malvados bibliotecarios que luchan por controlar la información? ¿Será posible que todos estos comentaristas que cargan con malos pensamientos pertenezcan a un grupo bien organizado que cuyo plan maestro es llegar a dominar el mundo proporcionándonos información falsa? ¿Son todos ellos bibliotecarios malvados?

Es posible que estemos inmersos en una gran conspiración y no seamos conscientes de ello. Hasta este momento porque el legendario Alcatraz Smedry ha logrado escribir un libro de sus aventuras -todas reales- y así ayudar a desenmascarar a los bibliotecarios malvados.

Alcatraz Smedry es un joven huérfano de trece años que ha pasado toda su vida de familia en familia adoptiva por su tendencia a romper cosas -ha roto casi todo lo que se puede romper, incluido un pollo, pero eso es otra historia-. En su cumpleaños recibe dos sorpresas, una caja que contiene una bolsita con arena, y la visita de un excéntrico personaje que presenta como su abuelo Smedry, quien ha venido a buscarlo y así emprender el camino que ha seguido la familia desde generaciones. O sea, luchar contra los bibliotecarios malvados. Alcatraz considera que todo lo que dice este extraño hombre no es más que una locura, además tiene que lidiar con otros problemas, el más grave es explicar cómo ha conseguido incendiar la cocina, y el menos preocupante es qué poner en la maleta para cuando sus actuales padres decidan deshacerse de él. Todo cambia cuando un desconocido entra en la casa y lo amenaza con una pistola. En ese momento el instinto de supervivencia lo arroja a seguir al anciano, y adentrarse así en un mundo que creía imposible pero que es muy real.

Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados es una serie de libros de corte infantil y juvenil que presente el clásico héroe.Alcatraz es un joven huérfano que no sabe nada de su familia, que descubre en su decimotercero cumpleaños que si tiene parientes, un abuelo, y que fue abandonado en un lugar dominado por el enemigos por su propia seguridad. Lo que él consideraba una maldición -romper cosas con solo tocarlas- es un don que tienen los Smedry que cuentan como poderes especiales. Su abuelo tiene el poder de llegar tarde a todos los sitios. Su personalidad está cargada de inseguridades pero hay cierto fatalismo en él, al menos al comienzo, incapaz de entender cómo es posible que rompa casi todo lo que toca. Es algo chulesco, atrevido, y con un toque de valentía que lo hacen ser un líder pese a que él no desea verse envuelto en el problema. Este es Alcatraz Smedry, un clásico héroe juvenil. ¿Qué hace Brandon Sanderson para que su historia sea diferente? No puede jugar con las clásicas reglas no escritas de este género así que su única solución es tergiversa la estructura misma. O sea, desde el comienzo sabemos que el protagonista nos está contando su historia. Ya es adulto y este libro se puede considerar unas memorias, así que cuando nos dice que está atado a un altar de sacrificio rodeado de libros y de bibliotecarios malvados no nos preocupamos mucho porque sabemos que saldrá del lío. ¿O no? porque Alcatraz también nos dice que él no es un héroe, ni siquiera una buena persona por lo que lo que tendremos que considerar si es verdad lo que nos cuenta.

Esta manera de entender la historia, mezclando un relato puramente juvenil con Alcatraz, su abuelo y sus nuevos amigos en su lucha por recuperar la herencia que le dejó su padre, con una reflexión literaria del propio protagonista es muy interesante pero en ocasiones excesiva. Está bien que Alcatraz nos diga al principio que él no es una buena persona, a pesar de que es considerado por muchos como un héroe, pero ¿es necesario que lo repita cada vez que se establece una interrupción en la trama original? La repetición de algunos elementos narrativos es útil para retomar ideas principales o para despistar al lector en algún punto pero no debería ser un estribillo que aparezca cada cierto tiempo. Ocurre lo mismo con las interrupciones en las que Alcatraz reflexiona sobre el arte de escribir, están bien planteadas pero no aportan nada a la trama, ni siquiera de un modo muy sesgado, de tal modo que si las obvias, la historia sigue su curso si mayores problemas. Personalmente me hubiera gustado que dichas interrupciones sirvieran para dar más detalle al mundo “real” que protegen los Smedry, o de ciertos personajes.

Pero Alcatraz y los Bibliotecarios Malvados va más allá de una pura reflexión literaria, es una novela infantil o juvenil que cuenta una gran aventura. Hay héroes, caballeros, poderes peculiares -estos poderes son los que realmente dan vida a la historia-, unas gafas mágicas, dinosaurios -sí estos también andan por medio-, bibliotecas, coches que se conducen solos, una gasolinera, arenas mágicas, cárceles de cristal, bibliotecarios que controlan el mundo… Con todo esto y la imaginación de Brandon Sanderson queda claro que estamos ante una buena novela para los más jóvenes de la casa. No podemos olvidar las ilustraciones, muy acordes con el libro.

Personalmente he disfrutando leyendo este libro pero no podría ponerle la mejor nota porque he encontrado frustrante -sobre todo al final- las interrupciones de Alcatraz en la narrativa que se suceden en lo mejor de la aventura. Pese a ello no perdemos de vista esta serie, y estoy deseando leer el siguiente libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s