“El caso Telak”, Zygmunt Miloszewski. Una muerte en Varsovia

casotelak

La lectura es uno de los grandes placeres de la vida, aunque para algunos es un tormento.Pero no queremos meternos en un debate lectura – no lectura porque tenemos un asunto más importante entre manos.  Quien adore leer, sobre todo novelas policíacas o las llamadas de género negro, con el tiempo se percata que todas ellas tienen en común un elemento: la muerte. Una conclusión obvia ciertamente al fin y al cabo es lo que determina el género pero esta idea nos lleva a otra. Porque seamos sinceros, los seres humanos podemos repartirnos en cientos de países o ciudades, podemos crear imperios y destruirlos, podemos inventar grandes artilugios u otros no tan maravillosos. Somos creativos en muchos sentidos excepto en uno, porque mucho que imaginemos una muerte horrible o divertida, esta ya ha sido relatada en algún que otro momento o alguien la ha sufrido en sus carnes en algún que otro periodo de la historia. No importa si eres de Tokio, o de Madrid, o de Atenas, la muerte violenta, aquella que llega cargada de maldad es la misma en todos los lugares. No hay nada más que nos una que el final al que todos estamos avocados y esto lo entiende bien Zygmunt Miloszewnski, autor polaco creador de la serie sobre el fiscal Teodor Szacki, quien debe investigar un caso peculiar de asesinato en plena Varsovia. 

El caso Telak – primero de la serie sobre el fiscal Teodor Szacki- nos habla de un asesinato que parece imposible. En un antiguo monasterio de Varsovia se celebra una terapia de grupo. Todo parece ir bien hasta que uno de los participantes aparece asesinato. Es el turno del fiscal Teodor Szacki que deberá hacerse cargo de la investigación y descubrir el asesino.

Este libro no se diferencia mucho de otros que hemos leído, sobre todo aquellos que son del norte de Europa. Su autor, Zygmunt Miloszewnski, muestra muchas referencias al estilo que han bien ha ido a los autores suecos, daneses o noruegos. Algo que no debe causar extrañeza dado que él es polaco. Este estilo es el estilo sobrio, un tanto cortante, con un personaje principal que oscila entre un trabajo absorbente que si bien no es el mejor del mundo, a él le gusta, y una vida familiar que se va rompiendo en pedazos, y esto que cuando conocemos a Teodor, está felizmente casado y tiene una hija a la que adora. En este punto debemos separar las dos líneas argumentales, por un lado el caso de asesinato y por otro la vida personal del protagonista. Con respecto al primero debo confesar que si bien me gustó la trama, no tanto la manera de desarrollarla, principalmente porque no terminaba de creerme todo lo que tenía relación con la terapia de grupo y esa manera especial de hacer psicología, la llamada terapia “de constelaciones” que si bien estará muy bien documentada -carezco de datos para afirmar si es real o no- me parece poco creíble o efectiva a nivel personal por mucho que aparezca en Wikipedia. Esta incapacidad de creerme la base en la que descansa esta trama policial lastra la investigación y la manera de resolver el caso.

Con respecto a Teodor Szacki trabaja como fiscal en Polonia lo que significa que en un caso de asesinato es él el que lleva el peso de la investigación dejando un poco de lado a la policía. Es un personaje bien trabajado pero que no me ha gustado como persona, hay algo en él que me disgusta, quizá es la manera en la que ve el mundo como si éste le debiera algo, por la manera en que trata a los demás, por la visión que tiene de la familia y por cómo la destruye por una simple y egoísta emoción. Es además bastante crítico con todo y con todos, tratando a las mujeres a veces como objetos.

Importante en el papel de Varsonia y de Polonia, visto después de la caída del comunismo. Aquí el autor no duda en relatar ricamente la ciudad aunque lo hace con cierta frialdad, lo cual impide que entres plenamente dentro de la historia.

El caso Telak es una decente novela negra pero no llega a ser excelente, le falta profundidad a los personajes y más desarrollo en los caracteres secundarios, aunque la investigación de asesinato y su conclusión están bien definidas, y eso que el asesino se puede descubrir si uno está un poco atento.

La segunda entrega de la serie de Teodor Szacki, La mitad de la verdad, ha sido publicada este año,  y si bien me convenció del todo la primera novela creo que vale la pena leer esta, sobre todo porque tiene muy buenas críticas, y porque es una oportunidad de descubrir si el autor ha sabido desprenderse de todo aquello que no nos gustó en el Caso Telak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s