La leyenda de Ragnarok, un cuento noruego

leyenda-ragnarok

Siguiendo el viaje cinematográfico que comenzamos algunas semanas en China con “Zero point five love” damos un salto gigantesco y nos situamos en pleno fiordo noruego disfrutando no de una hermosa historia de amor, sino de un cuento de terror. Es hora de destripar La leyenda de Ragnarok, y no, no hablaremos de la tercera entrega de Thor.

La leyenda de Ragnarok es una película -estrenada en el 2013 y que pudimos ver en la televisión al año siguiente – que juega con varios elementos interesantes, quizá el mayor es comprobar como los noruegos juegan con su propia mitología, aunque lo hagan siguiendo las reglas del cine más comercial. 

La historia comienza con un investigador, Sigurd, padre de dos hijos que aún no ha superado la muerte de su mujer acontecida hace varios años. Dedicado a sus estudios arqueológicos ha descubierto que detrás de la leyenda de Ragnarok puede existir un deje de verdad. Considerando que su vida profesional está a punto de arruinarse por sus teorías, que algunos consideran una locura, junto con Alan, un amigo investigador y sus dos hijos, deciden irse a los fiordos más lejanos y comprobar la verosimilitud de la leyenda, y por ende, la teoría científica de Sirgurd. Les acompaña en su viaje un viejo con cara de malo y una mujer con aires de Lara Croft.

En este punto -considerando que estamos hablando de que los vikingos les gustaban crear grandes serpientes/dragones en multitud de objetos y que Sigurd cree que hay algo cierto en dichas leyendas- no hace falta sumar dos y dos para entender cómo va a discurrir la película. Mucho menos cuando en los primeros momentos se aprecia una escenas de unos vikingos de la Edad Media ofreciendo un sacrificio a algo terrorífico y que termina con casi  todos ellos asesinados.

Sinceramente la película parte de una historia muy, pero muy simple, pero es normal porque toda ella tiene un toque de aire B que la haría hasta divertida sino fuera porque su previsibilidad y sus aires de seriedad la oscurecen. Y no hay nada peor que tomarse en serio a si mismo cuando no hay mucho presupuesto o imaginación, defectos que se suplen bastante bien con un toque divertido. Sin duda lo mejor hubiera sido que se hubieran añadido un gran toque de humor -como en Paul, por ejemplo, una buena parodia del cine de extraterrestres- y que se hubiera alejado de lo más masticado de este tipo de cine. Y con masticado me refiero a que ya sabemos con exactitud quién va a morir, quién va a meter la pata y quién va a sobrevivir. Incluso podemos imaginarnos la escena de enfrentamiento final. ¿Vale la pena por ello ver esta película? Considerando su previsible historia -muy previsible, pero muy previsible- pues no, pero tiene otros puntos interesantes que son comprobar que los paisajes noruegos son maravillosos, que los investigadores ofuscados con una teoría se pueden encontrar en cualquier sitio, que las excursiones familiares a veces son peligrosas y que bichos  peculiares se pueden encontrar en todos sitios.

Sólo la recomiendo si no hay nada más que ver.

Sinceramente es una decepción porque Noruega suele presentar buenas series televisivas, pero se ve que no hemos dado con una buena película de los países del norte. Aún así lo seguiremos intentando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s