Acción, Aventuras, Cine, Varios

El doctor Extraño, un héroe con poderes mágicos

doctor-extrano

Considerando el éxito de los súper héroes en taquilla no es de extrañar que el universo Marvel se expanda poco a poco más allá de los grandes  y más conocidos salvadores de la humanidad. Sí, porque el mundo de los hombre y mujeres de mayas y de capas es tan amplio como el océano, y los universos en los que discurren sus aventuras aún más, tanto que es difícil seguir la pista a todo lo que pasa porque cuando ya sabes qué le ocurrirá a un personaje, lo más probable es que surja un universo paralelo que lo destroce todo. Sólo hay que ver cuántas vidas ha tenido –y va a tener- Spiderman, Ironman, o Supermán. En cualquier caso no toca hablar de ellos sino de el Doctor Extraño, y de su recién puesta de largo en la gran pantalla de la mano de Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes, El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos, The imitation game, 12 años de esclavitud)

¿Quién es el doctor Extraño? Para aquellos que se han zampado algún que otro capítulo de Batman en Boing seguro que se habrán encontrado con él  porque aparecía en una de las múltiples series animadas del hombre murciélago. Para los que no tengan ni idea, es un héroe –más o menos- inusual porque su poder no depende o no nace de una gran fuerza, de ser un mutante o un ser de otro planeta. Su poder reside en la magia, y aquí radica su gran encanto y el potencial de un personaje que puede hacer cosas que otros héroes no pueden.

Pero la historia –al menos en esta película, que ya se sabe que siempre hay que ir adaptando cosas- comienza con el doctor Stephen Strange/Extraño (Benedict Cumberbatch) trabajando en un gran hospital en Nueva York. Es uno de los mejores neurocirujanos del mundo –o el mejor- por sus conocimientos médicos y porque sus magos poseen una gran agilidad al alcance de todos. Y él lo sabe mejor que nadie, él conoce su valor como médico lo que le permite mostrar toda su arrogancia y como gana un buen sueldo también puede permitirse vivir como un caballero ricachón. Pero todo se va al traste cuando sufre un accidente de automóvil –deberían hacer un anuncio con la escena, ejemplifica eso de su conduces no hables o mires a la pantalla de tu móvil- y sus manos quedan destrozadas. Todo lo que él era o significaba desaparece pese a los intentos de arreglar los desperfectos con múltiples cirugías reconstructoras. Parece que Strange va camino de la auto destrucción hasta que se encuentra con un hombre que parece haberse recuperado milagrosamente de una lesión incurable. Él le habla de un lugar y ahí va Strange. Y aquí comienza la magia, o el poder, o la energía que mueve los mundos. No importa cómo la llames, es la que le va a permitir a nuestro querido doctor volver –más o menos- a ser lo que era. O algo así.

Como en toda buena película de presentación de un personaje que no es muy conocido más allá de los seguidores del los tebeos –cómics, novela gráfica- no queda otra que hacer una presentación. Al igual que se hizo con Iroman – las similitudes entre Strange y Tony Stark son muchísimas- lo primera es hacer una presentación del personaje que no lo deje en buen lugar. No podemos sentir simpatía por él. Luego toca la desgracia – aquí un accidente, en el caso de Stark un secuestro-, y sus consecuencias. Y luego la recuperación para convertirse el algo más.  Y por último el conflicto.

Scott Derrickson (Sinister, Ultimátum a la Tierra) ha hecho un correcto trabajo con esta película, y una de sus grandes decisiones ha sido darle a la historia un buen balance entre las diferentes partes que componen la cinta. Pero no hubiera logrado que quedara tan redonda si no fuera porque Benedict Cumberbatch se apodera del papel y del personaje. No realiza una de sus mejores interpretaciones pero no es algo que haya que achacarle a él,  es que el papel de héroe siempre va a estar supeditado a las escenas de acción y alguna que otra de humor, no es un papel nacido para proporcionar grandes momentos trágicos propios del Calderón de la Barca.  Estoy segura que sir Lauren Olivier también hubiera dado una buena interpretación aunque no fuera soberbia.

No puedo decir lo mismo de Tilda Swinton (El gran hotel Budapest, ¡Ave, César!), porque interpreta a un personaje que no tiene nada que ver con ella. Más allá del problema de blanquear una historia es que ella es El Anciano Primero, un monje de Himalaya de edad desconocida. Ya sólo por cuestiones de incongruencia histórica, si suponemos que el Anciano Uno tiene muchísimos años, cómo es posible que sea una señora de piel blanquísima y calva -¿algún parentesco con el Hombre de las Nieves?- lo normal sería que fuera un hombre bajito, calvito y con cierto sentido del humor, tipo el maestro del Pequeño Saltamontes. En cualquier caso, el desastre con la elección de Tilda está hecho y poco se puede hacer más que aprender de él.

Con el resto de los personajes, contamos con Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud, Marte, El secreto de una obsesión) como Mordor, compañero del Doctor Extaño. Rachel McAdams, interpreta a Christine Palmer, una médico que tiene una peculiar relación con Strange, papel que se percibe como florero aunque no sé si es porque su personaje es así o porque McAdams no puede deshacerse de su estilo vecinita de al lado de sonrisa pronta que ha usado en casi toda su carrera cinematográfica. Luego está Benedict Wong, como Wong – no se admiten chistes-  que es un monje que ayuda a nuestro héroe es su aprendizaje y durante la batalla final. De todos es el que más me ha gustado. Por último queda Mads Mikkelsen, como Kaecilluis, el malvado que quiere salvar/destrozar la humanidad.

El Doctor Estraño es una película típicamente Marvel y con eso ya podemos saber cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que estamos ante una película de acción, con un héroe atípico con pinta de tipo serio que tiene como ayudante una capa con personalidad propia que resulta ser el personaje más divertido de todos. Sin duda no es una de las mejores películas del año, y seguro que algunos la consideran un poco inferior a otras de héroes, pero cumple perfectamente con su función que es recrear una historia presentando a un hombre sencillo que se convierte en el salvador del mundo cuando adquiere un gran poder. O sea, lo de siempre pero con otro rostro, otro nombre y otro traje. Sinceramente poco importa que no sea original, o que tenga algún que otro problema con un guión que no se sostiene sobre bases muy firmes y que se tambalea en alguna otra ocasión, ha sido divertida verla.

Como dato hay que quedarse una vez acabada la película. Como siempre después de los créditos gordos hay una escena que nos habla de una futura película, pero después de todos los créditos –hay que aguantar unos cuentos minutos, porque se nombran a todos los que han trabajado den la cinta y son miles- hay otra escena que dará pie seguramente a la siguiente entrega del Doctor Extraño.

Por cierto estoy deseando ver cómo Tony Stark se va a llevar con el Doctor Extraño.

Anuncios

1 thought on “El doctor Extraño, un héroe con poderes mágicos”

  1. Me gustó mucho esta peli. Entretenida, como todas las de Marvel… Bueno, como casi todas, que la última de Xmen no hay por donde cogerla. Pero me queda una duda, ¿el doctor Strange apareciendo en los dibus de Batman? Es raro siendo de dos editoriales diferentes.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s