Animación, Aventuras, Cine, Varios

Kubo y las dos cuerdas mágicas. Una maravillosa historia animada.

kubo-y-las-dos-cuerdas-magicas

Hay una manera distinta de crear animación más allá de Disney o Pixar que no implica ni los dibujos tradicionales ni los creados por ordenador. Hablamos de las películas que usar los muñecos para crear historias. El máximo representante de este tipo de cine es la empresa Laika, cuyas películas son verdaderas obras de arte. Su última película ha sido Kubo y las dos cuerdas mágicas,  sin duda una de las mejores películas de este 2016.

En el antiguo Japón una joven se embarca en una peligrosa aventura en medio de un turbulento mar para poder salvar a su hijo recién nacido, Kubo. Logran llegar a una pequeña playa que les servirá de refugio. Con el tiempo Kubo se ha convertido en un buen niño que gana algo de dinero en el pueblo cercano con un espectáculo de marionetas de papel que logra mover cuando toda las cuerdas de su guitarra. Su vida no es fácil pero adora a su madre, cuida de ella e intenta seguir sus normas aunque no las entienda. Pero un día lo logran llegar a su casa antes del anochecer y eso supone el inicio de una increíble historia en la que le acompañarán un extraño mono y un antiguo guerrero samurai que ha perdido la memoria.

Las películas de Laika se distinguen del resto por dos motivos, uno porque están realizadas con muñecos que van moviendo poco a poco, fotograma a fotograma, hasta crear una escena animada; y la segunda porque sus historias, si bien están destinadas a entretener,  tienen un contenido muy profundo que logra sonrojar a las siempre buenas intenciones de Disney. Tan solo los estudios Ghibli con su animación tradicional son capaces de crear películas tan cargadas de sentimientos que se escapan de las habituales fórmulas palomiteras.

Kubo y las dos cuerdas mágicas, dirigida por Steven Knight, actual director de la productora Laika (Los mundos de Coraline, El alucinante mundo de Norman, Los Boxtrolls) es una muestra del poder que tiene el uso de la técnica de animación tradicional con muñecos y el sabio uso de las técnicas digitales. El resultado es una película en el los detalles están muy bien cuidados y en donde los personajes fluyen entre decorados hermosos. Pero nada de esto tendría sentido si detrás no hubiera una gran historia. Shannon Tindle, una gran conocedora del mundo de la animación  y Marc Haimes, quien ha trabajado como ejecutivo en películas de aventuras, son los que firman la historia, con la ayuda de Marc Haimes (El alucinante mundo de Norman, La novia cadáver, Los mundos de Coraline)

¿Pero de qué va Kubo? Nuestro protagonista es un niño al que le falta un ojo desde que era un bebé. Sabemos de él que su madre lo ha protegido desde su nacimiento y que en su familia hay cierto poder. Cuando rompe una de las reglas de su madre, dos extrañas y peligrosas brujas lo atacan y logran sacar a la luz lo que su progenitora intentó ocultar. Ahora Kubo, deberá buscar la armadura de su padre, dividida en distintas piezas, para poder salvar su vida. Le acompañará Momo y Escarabajo, un antiguo guerrero samurai que fue convertido en escarabajo por una malvada bruja.

Sin duda hablamos del tradicional cuento del niño héroe que debe recorrer un camino lleno de aventuras y peligros para entender sus orígenes y para lograr llegar al destino que le está marcado. La magia de la historia viene del lugar en donde transcurre la acción, un antiguo Japón hermoso visualmente, y del poder que tiene nuestro joven protagonista, que con el toque de su guitarra puede hacer figuras de papel y dotarlas de vida. Es maravilloso comprobar cómo una película de animación como esta tiene como uno de sus elementos principales el movimiento de personajes de papel, que le sirven a Kubo no solo para salir del peligro sino también para contar su propia historia. Es un muy buen guiño que demuestra que aquí no se deja nada al azar y que cada detalle ha sido pensado con detenimiento.

Si visualmente es preciosa y vibrante en colores, el tratamiento de los personajes también es maravilloso. A diferencia de otras películas animadas aquí el joven protagonista Kubo, no es el típico héroe sino un niño que lo ha perdido todo e intenta hacer algo bueno por amor a su madre. Sí, lo hemos visto en otras películas pero el tratamiento es un poco diferente porque no deja de lado el elemento más dramático de la trama, que es perder a sus padres, sino que usar la tristeza para dar fortaleza y valor a Kubo. Le ayuda a crecer y a convertirse un el muchacho del que sus padres se sentirían orgullosos.

Este toque triste, y desgarrador también se aprecia en los dos seres que lo acompañan, el Mono y el Escarabajo, porque no son simples compañeros destinados a ayudarle en los momentos de peligro y a dar un toque gracioso al conjunto sino que tiene una razón de ser que se deja al descubierto hacia el final.

Sin duda Kubo y las dos cuerdas mágicas se ha convertido en una de mis películas favoritas de este año, una de las mejores, si no la mejor, si consideramos sólo el género animado. Por último comentar que pese a todas sus virtudes es quizá una película no apta para todos los públicos, en concreto no para los más pequeños, que no entenderán en trasfondo de la historia y sólo se quedarán con la pérdida que conlleva la muerte. Podrán verla con placer y disfrutarán de ella, pero no la entenderán del todo hasta que alcancen cierta edad. En cualquier caso, una película totalmente recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s