Novela fantástica, Varios

Beastly bones, William Ritter

Ritter_BeastlyBones_jkt_COMP.indd

Hace unos meses reseñaba el primer libro de la serie sobre Jackaby, un peculiar detective privado que vive en la ciudad de New Fiddleham a finales del siglo XIX. Y lo clasificamos de peculiar porque Jackaby es capaz de ver los seres del más allá, o más bien, de ver y comprender a todas las criaturas mágicas que pueblan la Tierra. Su conocimiento sobre ellas es inmenso y por eso sus casos suelen acabar muy bien aunque la policía -no son los únicos- consideran que es un farsante.

En la primera entrega de la serie titulada como el protagonista, Jackaby, conocemos a otro personaje principal, hablamos de la joven Abigail Rook que llega a las costas de los Estados Unidos buscando una nueva oportunidad, que curiosamente se le presenta cuando queda un puesto libre en la agencia del Jackaby ya que su antiguo ayudante se ha convertido en pato y no tiene muchas ganas de volver a su condición de humano. Comprobamos en esta historia que la joven inglesa poco a poco se va adaptando a las peculiaridades de su jefe, a no indagar mucho en los secretos, a vivir con un fantasma y a aceptar que hay cosas que no se pueden explicar desde el raciocinio. Además conoce a un guapo policía que le gusta mucho, aunque no hay una conclusión feliz a la atracción que surge entre ellos.

Con todo esto conocido nos adentramos en la segunda parte, Beastly Bones. Al igual que la primera novela es un libro fácil de leer porque el estilo narrativo de William Ritter así lo permite -son novelas aptas para un público joven conteniendo cierto toque juvenil- y porque no llegan a superar las trescientas páginas. Pero esto no supone que te pueda atrapar la historia, como ha sucedido con esta segunda entrega.

¿Qué tiene esta novela para que no sea tan buena como la primera? Hay varias causas, la primera reside en el cambio de ubicación, aquí la historia transcurre en el campo y de este modo se pierde la magia de la ciudad, con sus casas antiguas mal ventiladas y llenas de arañas, y con sus callejones oscuros llenos de fantasmas. En el campo, a parte de vacas, ovejas y unos cuantos granjeros escépticos no hay gran cosa, hablando desde un punto de vista paranormal. Otro problema sería la propia historia y cómo se desenvuelven los personajes en ella. Todo comienza con el descubrimiento de un extraño esqueleto en medio de ninguna parte, o sea en Gad´s Valley, una región del campo que está protegida por el policía Charlie Cane, que ha encontrado su hogar en este pequeño valle después del desastre que leímos en la primera novela. La joven Abigail está emocionada por dos motivos, primero por ver otra vez al guapo policía y porque los restos parecen ser de dinosaurios y ella lo que más desea en el mundo es estudiarlos, lo que nos lleva al mayor problema de la novela: el dinosaurio y la investigación que surge por su descubrimiento, porque luego no es un animal de millones de años sino un dragón… Y con esta premisa los personajes se pasan gran parte de la novela, mirando unos huesos, caminando por el campo, volviendo a mirar unos huesos, y volviendo a caminar por el campo. Abigail está emocionada con todo, Charie está ahí pero poco más y Jackaby está ausente gran parte del tiempo, y cuando aparece lo hace porque es necesario un giro en el guión ante el riesgo de que los lectores hayan alcanzado el punto máximo de aburrimiento. Un aburrimiento que no debería de existir porque el libro gira sobre la investigación de un ser mágico, que se complica por la la presencia de un asesino, y por las luchas entre dos académicos. Pues pese a estos tres elementos el libro es aburrido y se hace pesado de leer por el simple hecho de que no pasa nada, es muy predecible y demasiado serio, carece del humor irreverente y chispeante de la primera entrega.

Cuando un libro tiene mucho éxito, o cuando va a acompañado de críticas muy buenas, un escritor novato -o con poco bagaje literario- puede caer en la tentación de dejarse llevar por la emoción y recompensar a sus personajes o a sus lectores con algo que les guste. William Ritter en Beasty Bones parece querer dar un regalo a Abigail ofreciéndole la oportunidad de poder cumplir sus sueños. Ella desea estudiar un dinosaurio, pues se lo damos. Pero la magia de la serie no descansa en ella sino en Jackaby, y en su manera peculiar de entender el mundo y de relacionarse con el más allá. Esa personalidad extraña, caótica, llena de conocimiento y que consigue sacar de quicio a mucha gente es lo que hace que valga la pena leer estos libros. Sí, puede que la joven inglesa sea la que cuenta la historia, la narradora de todo las aventuras, pero ella debería actuar como una mera cronista a la hora de desarrollarse la trama de intriga porque sinceramente, Abigail no tiene nada de interesante como personaje, y lo poco que tiene le viene de su relación con su jefe, con su amiga fantasma y con cambiante Charlie Cane.  Así que un libro centrado en ella y en sus aspiraciones no es emocionante.

Sinceramente hasta el momento el primer libro vale la pena leerlo, el segundo es completamente imprescindible ya que no solo es aburrido sino que no aporta nada a los personajes, ni desvela oscuros secretos. El tercero Ghostly Echoes ha sido publicado este año, y será el que nos diga si realmente vale la pena esta serie o no.  

Beastly bones, William Ritter. Serie Jackaby. Vol II. Editorial Workman Publishing. 320 páginas. 9,71 €

 

Anuncios

1 thought on “Beastly bones, William Ritter”

  1. Pues me voy a esperar a ver que comentas de la tercera novela, que ya veo que ésta mucho no te ha convencido.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s