Varios

Corsario, Dawn MacTravish

corsario

Al principio, Lark confiaba en que se tratara de una pesadilla: estaba segura de que si cerraba los ojos se trasladaría de nuevo a su confortable cama de caoba en su espacioso dormitorio de Eddington Hall, y todo saldría bien. Su padre, el conde de Roxburgh, no se habría suicidado y ella no estaría en la prisión para deudores de Marshalsea.
Desgraciadamente esos días ya nunca volverían…Pero antes de que Marshalsea mostrara su peor cara, apareció el conde de Grayshire. Mientras el resto de la alta sociedad londinense miraba hacia otro lado, él pagó su deuda y la sacó de la cárcel. Pero, ¿con qué propósito había comprado su libertad?
Lo primero que hizo el conde fue llevarla a su mansión de Cornualles, una tierra plagada de secretos inconfesables, llena de contrabandistas, corsarios y leyendas legendarias. Pero lo que resultaba todavía más peligroso, el conde de Grayshire le había robado el corazón. Lark temblaba de deseo cada vez que el misterioso marino aristócrata, de rostro adusto y mirada penetrante y dura como la obsidiana, se acercaba a ella. Como Lark descubriría pronto, aquello no era un sueño.

Dawn MacTravish vuelve a sorprendernos con una historia maravillosa tal y como lo hizo con su anterior novela, El lobo de Ravencliff.

Una de mis mayores dudas a la hora de empezar a leer este libro era que tenía un comienzo muy parecido con el anterior. Una joven es sacada de la cárcel con intenciones honestas, al menos al principio. Pero las semejanzas se diluyen a partir del primer párrafo porque si bien ambas historias tienen puntos en común, sus diferencias son tan grandes que sería un error compararlas.  Una es paranormal y otra histórica. Nada en común.

Corsario es una novela histórica ubicada en plena Regencia, allí en los albores del siglo XIX una joven, lady Lark Eddington, hija del difunto conde de Eddington está en prisión por culpa de las deudas de juego de su padre. A pesar de vender todo lo que poseía no fue suficiente y ahora está encerrada en Marshalsea después de que la alta sociedad en la que antes se movía le diera la espalda. Su vida se presenta muy negra, le roban, un hombre intenta propasarse con ella, tiene frío y hambre. Tan solo la amistad de otra reclusa le ayuda a soportar los días.

Su suerte cambia cuando el conde de Grayshire acude a Marshalsea para conseguir una acompañante para su madre, la condesa viuda. Allí conoce a Lark y pronto se queda prendado de ella. Sabe que puede ser un error lleváarsela de la cárcel pero no puede dejarla allí.

Lark es una joven hermosa, criada entre algodones, pero que es bastante capaz de soportar cualquier cosa. Es admirable como reconoce que su situación ya no es como la de antes, pero no deja que eso mancille ni su persona ni su nombre. Me ha gustado su coraje y a pesar de que en ocasiones es un tanto excesiva en sus actitudes es una muy buena protagonistas.

Con respecto King, es un hombre ya curtido, conde, poseedor de una flota de barcos, y capitán perdió un ojo sirviendo a su país. Desde hace unos meses está de vuelta en la sociedad civil pero su suerte cambia cuando lo vuelven a reclamar para el servicio activo. Es un personaje atractivo no solo por su físico sino por su personalidad. En él se puede ver toda la habilidad que tiene la autora en crear personajes con personalidades complejas pero absolutamente creíbles.  Me ha fascinado cómo ha dotado de vulnerabilidad a King pero sin llegar a hacerlo blando. Es un personaje perfecto.

Con respecto a la relación de ambos, comienza con una gran atracción que al principio desean controlar con nulos resultados. La atracción aumenta, los sucesos corren y la aventura se desborda para dar lugar a una trama con varios niveles pero muy bien cohesionada, lo que permite que el lector esté atento a las aventuras y desventuras de los personajes.

Ayuda mucho los secundarios, contamos con Agnes, la mejor amiga de Lark y que conoció en la cárcel y que comienza una relación con Leander, el administrador y amigo de King; está la madre del conde, un personaje que dará mucho juego y que al final no es lo que parece. Contamos también con un par de malos que proporcionan el toque de intriga. Y está Will el hermano bastardo de King, con profesiones diversas que van desde el simple bandolerismo pasando por el contrabando. Un personaje secundario que da muchísimo juego.

Corsario es un libro romántico que merece la pena, cuenta con grandes protagonistas, con un amor que se resiste a rendirse, con rufianes que desean provocar mal, con grandes amigos y una madre de mal carácter. Todos los ingredientes para una gran aventura de amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s