Drama, Serie, TV Histórica, Varios

Taboo, una primera temporada tenebrosa.

taboo2

Londes, 1814. Horace Delane, un comerciante londinense ha fallecido, lo que lleva a su hija Zilpha, y a su ambicioso marido Thorne, a suponer que lo heredarán todo. Pero el hijo mayor de Horace, y hermanastro de Zilpha, regresa después de vivir más de diez años alejado del país. Es una sorpresa para todos porque pensaban que él había muerto hace tiempo. Su llegada solo hace levantar sospechas sobre sus ambiciones y sus planes futuros. Entre la herencia de su padre, James Keziah Delane recibe la propiedad de unas tierras en Canadá, en la isla de Vancouver, ahora un lugar estratégico para el Imperio Británico en guerra contra los Estados Unidos. Delane sabe que sus bazas son grandes pero tiene que asegurar a todo el mundo que él es propietario de esas tierras. No permitirá que la poderosa Compañía de las Indias Occidentales o su ambicioso cuñado se las arrebate.

Desde la primera escena se puede comprobar que Taboo no será una serie fácil de digerir porque viene marcada por su tono oscuro, casi sucio y pegajoso, y por un gusto por la violencia desconcertante. Ambos elementos se combinan con perfección en el personaje principal James K. Delane, interpretado magistralmente por Tom Hardy que se encasquilla su sombrero y agarra con pasión su cuchillo cuando es necesario. No estamos ante una serie de principios del siglo XIX marcada por la buena sociedad, los bailes de salón y las intrigas caballerescas Esto no es Jane Austin. Es todo lo contrario.

Taboo es un proyecto personal del propio actor protagonista que durante años ha ido mascando la historia hasta convencer a su padre y a Steven Knight (creador de Peaky Blinders) para realizarla. Un esfuerzo que sin duda vale la pena a juzgar por el buen sabor de boca de aquellos que han podido verla y de la más que buenas críticas que ha recibido. ¿Pero tan buena es Taboo? Sí, y pese a que el crítico de El País la encuentra difícil de seguir según él por la complejidad de su trama, esta serie parte de una serie de elementos muy sencillos, que podríamos resumir en un escaso párrafo. Todo se reduce a que James K.Delaney ha recibido la herencia de su padre y no está dispuesto a que nadie inmiscuya en sus negocios, ni el príncipe regente, ni la Compañía de Indias Occidentales, ni la supuesta esposa de su padre, ni el marido inútil de su hermanastra -de la que está profundamente enamorado-, ni los espías estadounidenses… Nadie se meterá en sus asuntos y si para ello debe eviscerar a más de uno no dudará en hacerlo. Porque si en algo destaca Delaney es en la despiadada voracidad con la que persigue sus intereses. Y eso implica un uso creativo del cuchillo, sin duda, heredado de su padre, una india nativa estadounidense.

Así dicho todo parece fácil pero con Tom Hardy interpretando a Delaney no lo es, porque siendo sinceros el protagonista es un psicópata despiadado enamorado de su hermanastra, capaz de matar a cualquiera que se cruce en su camino. Inocente o no. El simplemente usa a la gente como peones en su juego y por eso son prescindibles. Le debemos añadir que tiene extrañas visiones y una relación un tanto particular con el agua. Y para finalizar, viste de negro y se coloca un peculiar sombrero que oscurece su rostro y que deja en ocasiones traslucir solo una despiadada mirada. En fin, que en otra serie Delaney sería el cabronazo que ha torturado y asesinado a toda la familia del héroe, no después de violar a su esposa con saña. No es un personaje que se deje querer y aún así no puedes apartar los ojos de él.

taboo

Delaney sin duda se convertirá en todo un personaje televisivo recordado durante mucho tiempo, pero no cabe duda de que él es lo que es porque Tom Hardy lo interpreta. Otro actor no hubiera logrado darle vida como él lo ha hecho. Está simplemente perfecto. El resto del elenco también realiza una gran labor. Destacamos al Jonathan Pryce, como Sir Stuart Strange, director de la Compañía de Indias Occidentales y uno de los villanos de la historia. A Tom Hollander como el gran químico, y a Mark Gatiss como el vago y corrupto príncipe Regente.  Jessie Buckley, como supuesta madrastra de James también consigue una gran interpretación. Quizá quién menos nos ha gustado ha sido Oona Chaplin -la hermanastra de Delaney- porque su papel es tan lánguido e insípido que no muestra nada, al igual que Jefferson Hall, que interpreta a su marido.

Taboo no se puede considerar un drama de la época georgina, ni tampoco un romance, ni una serie de intriga… Simplemente tiene un poco de todo. En algunas escenas domina el drama, el otra las intriga, en otras lo extraño. Pero lo que queda claro es que no hay luces en ella, ni en la ambientación -sucia, desesperada y sin redención-, ni en los personajes.

Taboo podría muy bien acabar en su primera temporada. Tiene un comienzo, un desarrollo y un final bien establecido pero habrá  una segunda temporada que supuestamente tendrá como escenario las Azores según su co-creador Steven Knight, quien asegura que desearía que la serie contará con tres temporadas. Así que la Compañía de Indias Occidentales tendrá su oportunidad de resarcirse del desastre provocado por Delaney.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s