Detective privado, Novela estadounidense, Thriller, Varios

Quien pierde paga, Stephen King

cover

No me gustó mucho Mr Mercedes la primera entrega de esta trilogía. Leyendo la reseña que hice de ella en su momento me he dado cuenta de que casi todo los peros que como lectora le encontré los puedo reproducir en esta segunda entrega. Como copiar la reseña y cambiar el título del libro no sería muy ético -aunque sí divertido- vamos a explicar por qué Quien pierde paga no entrará entre mis lecturas preferidas de este año, ni siquiera de este mes.

Quien pierde paga tiene una estructura muy marcada a través de dos elementos, el tiempo y los personajes. El primer tramo corresponde a la historia del asesinato del escritor de culto John Rothstein por parte de Morris Bellamy, un fanático que no sabe separar la fantasía de la ficción en cierto modo. Él es consciente de que el personaje de Jimmy Gold no es real pero a la vez lo carga de tanto significado que asesinar a su creador resulta casi un deber. Por desgracia Morris es atrapado por la justicia por asaltar a una joven -no se de da bien el alcohol- y le caen treinta años de cárcel. No está mal porque podría haber sido peor si la policía hubiera descubierto que él es el responsable de la muerte del escritor y de los dos compinches que lo ayudaron en el asalto. Para Morris su única preocupación son los cuadernos escritor de Rothstein porque ahí puede haber más novelas de su héroe literario. Casi treinta años después el joven Peter Saubers encuentra un baúl enterrado debajo de las raíces de un viejo árbol. Allí está escondido una gran cantidad de dinero y muchos cuadernos escritos con una precisa caligrafía. Peter decide quedarse con el dinero y así salvar a su familia -su padre fue uno de los heridos graves del ataque al centro cívico del primer libro- y leer los cuadernos. Al igual que Morris, Peter se queda embelesado por la prosa de Rothstein y por las aventuras de Jimmy Gold. El primer tramo de la novela narra precisamente el amor por la literatura de Morris y de Peter, y como en ambos su obsesión cambiará su vida. Para el primero es una obsesión enfermiza que le impide ver la maldad de sus actos, para el segundo supone encontrar una respuesta a sus inquietudes intelectuales y a su futuro profesional. En ningún momento se cruzan ambos caminos, eso llegará en la segunda parte.

La segunda parte se corresponde al presente cuando todos los personajes se cruzan. Morris sale de la cárcel y busca su botín. Peter ya no tiene más dinero del botín pero decide vender los cuadernos porque su familia aún no está bien económicamente. Bill Hodges sigue con su agencia de detectives, con Holly Gibney como ayudante y amiga, mientras Jerome Robinson está en la universidad. El camino de Bill y el de Peter se cruzan porque la hermana de Jerome es la mejor amiga de la hermana de Peter, y ésta le pide ayuda cuando empieza a sospechar que algo va mal con su hermano mayor. Al igual que en la primera parte los personajes tardan en tomar posiciones, aquí la novela es más coral pero se aprecia, o más bien se percibe la sensación de que cada uno va su ritmo. Sólo cuando llegamos a la parte final, la culminación de todo es cuando todos los caminos se cruzan en un enfrentamiento sangriento. Más o menos.

Mi mayor problema con este libro ya no es el estilo seco que adopta King en su narrativa. Estoy demasiado acostumbrada a este estilo dentro del género de la intriga para considerarlo un elemento negativo. El problema radica en la historia y en cómo se desenvuelven los personajes. Me gusta las historias con buenos caracteres, que sean profundos, que se relacionen con su medio y con los demás personajes para crear una trama compleja y absorbente. Pero en Quien pierde paga no he encontrado nada de esto porque cada personaje es como un mundo independiente que va a su ritmo sin aportar nada interesante o novedoso. Por otra parte no considero la historia como policial o de intriga porque Bill Hodges investiga más bien poco, lo que hace es ayudar cuando las cosas se ponen feas y poco más. El peso de la acción, de la trama y del libro en su conjunto descansa en el Morris y Peter, dos caracteres muy desiguales.

Por último debo confesar mi decepción y frustración con esta novela. Desde el principio esperaba encontrar algún elemento paranormal o que diese miedo, estamos hablando de Stephen King, pero no ha sido así. Lo poco que hay ni siquiera tiene que ver con la historia principal sino que es un preámbulo para la tercera novela.

Quien pierde paga no me ha parecido una grandiosa novela, lo único que rescataría de ella es la trama que le da consistencia al conjunto, el amor que un lector puede tener sobre un personaje ficticio, que puede llegar a ser tan grande que en ocasiones puede llegar a cambiarte la vida. Ese el poder de la literatura. En fin, una novela recomendable si te ha gustado la anterior. Simplemente se deja leer.

Anuncios

1 comentario en “Quien pierde paga, Stephen King”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s