Juvenil, Juvenil paranormal

La mano izquierda de Dios, Paul Hoffman

La mano izquierda de Dios es el primer volumen de una trilogía del escritor Paul Hoffman que contaba con dos novelas publicadas, The wisdom of crocodiles (2000) y The golden age of censorship (2007). Esta es su primera incursión en el mundo de la fantasía juvenil.

“Escuchad: el Santuario de los Redentores en Peña Shotover se llama así por una cochina mentira, pues por allí redención hay poca, y santuario aún menos”

El Santuario de los Redentores es un lugar enorme y desolado, un lugar sin alegría ni esperanza. La mayoría de los muchachos que lo habitan entraron en él siendo sólo unos niños y han crecido sometidos al régimen brutal de los redentores que utilizan su violencia y su crueldad para obligarles a servir a la única fe verdadera.

En uno de los pasillos que se abren en medio de los desolados vericuetos del santuario, hay un niño. Debe de tener unos catorce o quince años. Hace mucho tiempo que olvidó cuál era su verdadero nombre. Ahora todo el mundo le llama Thomas Cale. Es un muchacho extraño y misterioso, encantador pero malicioso y tremendamente violento. Está tan acostumbrado a la crueldad que parece inmune a ella.

Sin embargo, muy pronto abrirá la puerta equivocada en el momento equivocado y, tras ella, descubrirá la belleza más sublime y la verdad más despiadada. Su única opción es huir, pero ¿podrá Cale burlar la vigilancia de los redentores y abandonar el Santuario? ¿Logrará escalar sus muros impenetrables, atravesar las inhóspitas tierras del Malpaís y llegar a la mítica ciudad de Menfis, gobernada por los Materazzi? Más aún, de lograrlo, ¿podrá escapar a los tentáculos de los redentores?

Porque los redentores no quieren dejar escapar a Cale a ningún precio… no por el secreto que ha descubierto, sino por uno mucho más aterrador que posee sin saberlo

La mano izquierda de Dios, solo en un libro juvenil en apariencia, es decir, sus protagonistas son jóvenes que rondan los catorce años. Por lo demás estamos en un mundo muy adulto donde la violencia es la moneda corriente.

Todo empieza con una fría descripción de un lugar, el Santuario,  que podemos asemejar a un monasterios, donde hay dos grupos bien diferenciados, por un lado los monjes y por el otro los muchachos. El clima de violencia es abrumador desde el mismo momento en que los niños pequeños entran en este lugar.  A medida que pasan los años los más débiles se mueren bien por las palizas, la mala alimentación o por el frío. Aquí encontramos a Thomas Cale, un muchacho de catorce años que mantiene una relación muy particular con el Padre Militante quien gobierna con mano dura el Santuario.

Todo se rige por una religión totalmente carente de piedad, con un terror absoluto al pecado que les lleva a condenar todo aquello se pueda considerar como tal. Eso incluye a las mujeres. Su máximo representante el Ahorcado Redentor que está presente en multitud de estatuas.

La vida de los jóvenes está dedicada a aprender a luchar para derrotar a los herejes con los que llevan siglos luchando.

Esta es la triste y violenta vida en la que Cale ha crecido y que comparte con Kleist y Henri el Impreciso, los únicos a los que podría llamar amigos ni no estuvieran prohibidos. Un día descubren un túnel que les lleva a un misterioso lugar en donde por primera vez ven cómo son las mujeres. Pero lo peor es que Calen ayuda a una joven, Riba que está a punto de ser asesinada por el Padre Disciplinario, quien muere a manos del joven. Ahora la única salida es huir del Santuario, alejarse del Malpaís y llegar a Menfis, la capital de un gran imperio. Desde allí podrán dirigirse a un lugar seguro.Pero nada sale como parece.

La mano izquierda de Dios como vemos parte de un mundo donde hay diferentes reinos, uno de ellos está dominado por una religión brutal que no duda en matar a niños, mujeres… y en realizar actos de fe (quema de personas) grandiosos. Es un lugar oscuro, triste, con un toque de desesperación y de fanatismos.

Por otro lado está un gran imperio, gobernado por un grupo de aristócratas demasiado orgullosos de sus logros y que no ven el peligro que les acecha.

En medio está Cale quien se nos va presentado como un joven que poco a poco va descubriendo las cosas maravillosas que hay fuera del Santuario pero que es incapaz de alejarse de la violencia o del asesinato. La muerte va pegada a su persona.

Al igual que ocurre con otros libros, al ser el primero de una trilogía se nos presentan los personajes. Está Thomas Cale, sus amigos que tiene un papel destacado, los hombres que los persiguen y aquellos que les ayudan. Y también hay dos jóvenes, una es Riba criada en el Santuario en la sección de mujeres por unas hermanas, y destinada a ser una “novia”, es una joven alegre, de curvas sinuosas y criada para dar placer a un hombre; la otra es Arbel Cuello de Cisne, que será el amor de Cale.

A pesar de que se nos presentan muchos hechos los más importantes quedan a oscuras, y solo se entienden un poco en las últimas páginas, lo que hace que nos entre curiosidad por saber qué pasará después.

Si los personajes son solventes ( a veces un tanto caracterizados) la trama es igual de atractiva, aunque confusa en ocasiones, es decir, el autor no sitúa este mundo en ningún lugar concreto. De vez en cuando lo podemos asimilar a Europa, por culpa de algunas referencias, pero otras como el dinero que se miran en dólares o diversos accidentes geográficos nos sitúan en América o Africa. No sé si es que el autor deseaba utiliza referencias reales para darle mayor veracidad  la novela, o simplemente lo hizo para no romperse la cabeza creando nombre. En mi caso me desconcertó esta referencias geográficas más cuando el libro no incluye ningún mapa para orientarse.

Por último destacar el modo narrativo. Ágil, fresco, atrapa por su sencillez, sin giros rebuscados. De vez en cuando el ritmo se ve interrumpido cuando el narrador nos habla directamente como si fuera un amigo buscando nuestra atención con algún comentario lleno de gracia.

La mano izquierda de Dios, es un buen libro lleno de aventuras que atrapa desde el principio por este toque desesperado que rezuman los protagonistas y por la esperanza de lograr una vida mejor.

La única salvedad que le pondría vendría de la propia edad del protagonistas. Cierto que es diferente, peculiar, criado en la violencia… pero su actitud es tan fría, tan distante… tan adulta que muchas veces no pega lo que hace con lo que es. No actúa como si tuviera catorce años sino como si fuera un guerrero curtido a base de golpes. Por eso digo que es juvenil en apariencia, el protagonista lo es pero lo que hace no.

Quizá la elección de la edad tenga más que ver con una cuestión de publicidad. Ahora la literatura juvenil vende bastante. Hacer adulto a Cole y a sus amigos sería restringir la novela al circuito de fantasía, mucho más escaso de ventas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s