Novela británica, Policíaca

The keeper, Luke Delaney

thekeeper

The Keeper es la segunda novela del Jefe de Investigación criminal de la policía de Londres, Sean Corrigan y escrita por un antiguo detective de la policía londinense.

La novela arranca con el secuestro de una joven en su casa y continúa con nuestro protagonista, Sean Corrigan enfrentándose a la sentencia de Sebastian Gibran, el asesino que atrapó en el primer libro de la serie, entre cuyos crímenes está el intento de asesinar a su subordinada Sally, psíquicamente marcada desde el asalto. Después de conocer la sentencia -que no agrada a ni a Sean ni a Sally- ambos tienen tiempo para meditar sobre ella porque por el momento no hay ningún caso que atender. Hasta que les encargan la desaparición de una joven. Al principio se considera una ausencia inexplicable -puede haber huido de su marido, estar con sus amigas, haber tenido un accidente…- pero cuando Sean, junto con Sally, van a su casa a realizar unas cuantas preguntas Sean siente que algo malo ha pasado. Desde ese momento empieza a correr el tiempo porque todo parece indicar que la joven ha sido secuestrada y que no le queda mucho tiempo de vida.

Los libros de intriga, y más concretamente los policiales, siguen prácticamente un esquema determinado. El más clásico es la doble narrativa, en una somos testigos de los esfuerzos de los policías en descubrir al asesino y por otra la del propio asesino que realiza horrendos crímenes sobre sus víctimas. Generalmente ambas son desiguales prestando más atención a la primera que a la segunda. Luke Delaney rompe un poco este esquema porque desde el principio conocemos muy bien quién es el asesino, Thomas Keller, qué hace con sus víctimas y en cierto modo los motivos que se esconden tras sus acciones. Un conocimiento que se repite durante toda la novela a medida que se van sucediendo víctimas. Si bien es interesante penetrar en la mente del asesino he de confesar que en este caso me he sentido un poco saturada con la parte en la que se cuenta la historia de Keller porque está narrada con excesivo detalle, tanto la vida cotidiana del asesino como lo que hace con sus víctimas. Y lo sabes desde el principio así que la emoción, la intriga de saber qué pasará a continuación deja de existir desde la primera página. Siendo sinceros como lectores sabemos que en este tipo de novelas el final es la resolución del caso con el asesino entre rejas o muerto, lo que no sabes es cómo lo hará el protagonista para conseguirlo, qué caminos recorrerá para hacerlo porque como lector estás tan ciego como él en algunos aspectos. Esto sería lo ideal pero Delaney rompe este esquema y como he dicho antes lo narra todo con excesivo detalle, así que la emoción de ir resolviendo el puzzle, que es la trama, se rompe.

Si hay problemas a la hora de ver la narrativa del asesino también lo hay para la de Sean Corrigan. Nuestro protagonista es el jefe del grupo de investigación criminal encargado de los asesinatos en la ciudad de Londres. Es un buen investigador, concienzudo hasta unos límites insospechados que hacen que ante un caso se olvide de toda su vida personal -su mujer y sus dos hijas- para centrar toda su atención en atrapar al asesino. No podemos quejarnos de esta manera de enfrentarse a su trabajo. El problema surge cuando a Corrigan le añade un toque diferente que no sabes si es un poder paranormal, si es una excesiva imaginación o si es que está loco. Sean Corrigan tiene la capacidad de ir a la escena del crimen y empezar a imaginar qué ha sucedido, hasta tal punto que se olvida de todo lo que está a su alrededor para centrarse en el asesino. Intenta meterse en la piel de ese hombre, entender sus motivaciones, sus acciones, sus sentimientos, sus pasiones más oscuras… Intenta pensar como él. Hasta cierto punto es una bueno  saber qué se esconde detrás de los actos del asesino porque te ayudan a ver sus pautas y esto te puede permitir atraparlo pero el autor le ha dado un punto raro, muy raro, a esta capacidad cuando se la otorga a Corrigan porque parece más un poder extrasensorial que una forma racional de investigación. Es que él se queda como en trance y hablando solo. Lo dicho es algo raro que hace que el carácter del protagonista chirríe mucho.

En cuanto a Sally, la otra investigadora, está traumatizada por el asalto que sufrió en el libro anterior y no lo lleva bien. Pero como es policía no puede decir nada, está prohibido pedir ayuda psicológica. Y para más inri, es mujer. No me ha gustado este personaje, creo que está lleno de tópicos malos policiales. Aunque he de reconocer que mi opinión de ella es mala por la actitud que toma ante sus incapacidades para afrontar la situación y que piense que para ser una buena policía hay que actuar y pensar como un hombre cargado de testosterona. Aquí el machismo que supuestamente rodea al cuerpo policial queda claro. No sé si es algo que ocurre en la realidad o es la visión que tiene el escritor pero en cualquier caso no me gustó.

Otro personaje es el de la psiquiatra que es impuesta al equipo de Corrigan por los mandos supremos. De ella decir que como profesional su capacidad para entender la mente del asesino puede ser muy cuestionada porque se centra en los tópicos del clásico asesino en serie de una mala serie de televisión. Y por otra no sé qué ella tiene que estar en todos los escenarios criminales si no es una investigadora profesional. Sinceramente no sé qué pinta este personaje en la novela sino es para hacer que el lector centre toda su irritación en ella y no en los caracteres principales.

En cuanto a la trama creo que ya he dicho lo más importante. Secuestro. Asesino. Investigación. Resolución. No hay nada más que destacar. Todo muy manido.

The Keeper es un libro que presenta más problemas de los que me esperaba. Me gustó la primera novela de la serie Cold killing pero he de confesar que esta segunda entrega ha sido algo decepcionante, tanto que no me planteo seguir leyendo más de Sean Corrigan porque hay muchos mejores libros que merecen ser leídos. Las razones son que me irritaron los personajes en mayor o menor grado -no me quedo con ninguno porque ninguno me gustó- y la trama es demasiado predecible, a veces simplista, otras ridícula, y muy repetitiva. Sinceramente no es de los libros que recomendaría.

Anuncios

1 thought on “The keeper, Luke Delaney”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s