Drama, Serie, Televisión, Varios

Goliath. La batalla de un pequeño abogado.

goliat

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta un espectador no experto en leyes de los Estados Unidos es que en ocasiones seguir una serie televisiva que se ambienta en ese mundo es muy complicado porque cuando te das cuenta en protagonista -abogado, sin duda- se ha sacado de la manga una ley casi desconocida que le da la victoria. En Goliath percibimos un poco este problema aunque se solventa con soltura.

Goliath es un drama judicial que arranca cuando Billy McBride (Billy Bob Thornton, El juezes contratado para defender los derechos Rachel Kennedy (Ever Carradine) que cree que su hermano no se ha suicidado haciendo explotar su barco en medio del océano. Ella cree que la empresa en la que trabaja su hermano, una empresa de armamento, tiene algo que ver en el asunto. Billy no está muy emocionado con el caso pero decide investigar un poco y así reforzar la relación romántica que ha comenzado con Rachel. Su interés por averiguar la verdad aumenta más cuando se entera que la empresa armamentística está siendo representada por Cooperman & McBride, la empresa de abogacía que él fundó hace año y de la que fue despedido de modo fulminante por sus problemas con el alcohol.

Goliath es un drama judicial con todas las letras, y que además cuenta con un título bien escogido porque lo que vemos en los episodios de esta primera temporada es la lucha entre un pequeño abogado y una gran corporación que defiende a sus clientes aunque tenga que torcer la ley para ello. Pero no todo es tan sencillo, aquí se aprecian dos tramas bien separadas, pero que se entrelazan continuamente. Por una parte está la relación entre McBride y Cooperman & McBride, la empresa que él fundó y que todavía está dirigida con mano de hierro por Donald Cooper (William Hurt) y en la que trabaja su antigua esposa Julie (Maria Bello). La relación entre Billy y Cooper no puede ser más tensa, porque ambos entienden en derecho de una manera diferente, el primero se centra en la verdad y el segundo en el dinero. Pero lo curioso es que no hay ningún enfrentamiento directo entre ellos porque Cooper no sale de su oscura oficina manejando con mano de hierro la empresa y cómo se desarrollan los juicios a través de videoconferencia. Que parte de su rostro esté desfigurado puede ser una razón pero hay más motivos para actuar así. El temor que provoca entre los que trabajan para él al ser una figura invisible es uno de ellos.

Por otra parte tenemos el juicio y todo el entramado legal que lo rodea -para los no expertos en ocasiones todo un galimatías- que nos muestra otra vez las diferencias entre McBride y Cooperman & McBride porque Billy recibe ayuda de una gritona y malsonante abogada con el título muy reciente bajo el brazo, de una prostituta, y cuenta con una secretaria experta en papeleo que aparece en muy pocas ocasiones, y la corporación cuenta todo un grupo de abogados vestidos con traje de marca encabezados por una joven abogada, Lucy Kittridge, sólo elegida para este papel por sus problemas mentales por el gran jefe.

Además contamos con la hija adolescente de Billy, un par de marineros que vieron la explosión, un extraño hombre con cara de matón, una abogada que mantiene una relación con Julie y que quiere llegar a lo más alto en el bufete, un juez que quiere empezar una carrera política, un hijo que no cree que su padre se suicidara, y una esposa y madre que empieza a dudar de todo lo que sabe.

En cuanto a la trama, la realidad es que es una serie que se va alimentando a si misma poco a poco. En los primeros capítulos se presentan los personajes hasta que uno de ellos llega a un trágico final, es este el punto de arranque para que la trama se vuelva un poco más compleja y la tensión se vaya agudizando a medida que los personajes se posicionan en el lado de Cooper o en el de McBride. Y aún así no podemos dar nada por sentado porque la traición y el cambio de bando no es algo que deba sorprendernos. El final, por esperado no deja de ser correcto aunque me hubiera gustado que la respuesta a la muerte del hermano de Rachel no fuera tan simple. Aunque creo que es una solución en cierta manera lógica pues su la búsqueda de la verdad para saber la causa de su fallecimiento solo es una excusa para sacar a la luz las verdaderas habilidades legales de Billy McBride, y por qué no decirlo, para derrotar al bufete que él creó y del que fue despedido de modo fulminante, perdiendo no solo su familia, su casa y su nombre, si también el respeto que se tenía así mismo.

Goliath en su primera temporada ha sido una serie muy interesante que gana muchísimos puntos gracias a la magnífica interpretación de Billy Bob Thornton, por él solo ya vela la pena ver la serie. Si le añadimos que los demás actores realizan un gran papel se convierte en una serie bien merece ser vista. Por último decir que la trama no es excesivamente compleja así que no hay oportunidad de perderse entre muchos personajes y giros extraños y es perfectamente apta para todo los públicos, incluso para aquellos que no entienden de leyes.  Creo que en este sentido es una serie muy asequible.  

Se espera una segunda temporada para este año, aunque no hay ninguna noticia por el momento. Si esto sucede será interesante ver qué le ocurre a McBride y como lidia con los efectos que le ocasionó este caso.

Anuncios

1 thought on “Goliath. La batalla de un pequeño abogado.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s