Novela histórica, Novela romántica

Noche de luna, Samantha James

Cuando James St. Bride, Conde de Ravenwood, se entera de que su amante gitana se ha quedado embarazada decide abandonarla. Ésta, despechada, le lanza una maldición: el único hijo que el Conde engendrará en toda su vida será el que ella lleva en su vientre. Y, efectivamente, la maldición se cumple. Años más tarde, con el fallecimiento del antiguo Conde, Dominic, el hijo medio gitano de James y su único heredero, llega a Ravenwood dispuesto a ocupar el puesto que, por derecho, le pertenece. Dominic es un hombre torturado del que se rumorea que es un granuja y un mujeriego empedernido. Pero la verdad es que el protagonista de esta historia está acostumbrado a sentir la hostilidad de la gente y no sabe realmente cuál es su lugar: si con la aristocracia o con el pueblo de su madre. Olivia Sherwood, la hija del vicario del pueblo, está desesperada. Hace un tiempo su padre fue asesinado por un gitano y su hermana quedó ciega en el incidente. Ahora, ella es la responsable de la familia y, aunque está empleada en Ravenwood como criada, necesita más dinero para poder mantener a su familia. Dominic y Olivia se encontrarán por primera vez cuando el carruaje del Conde está a punto de atropellar a una mujer. En ese primer encuentro las chispas saltan, y cuando Dominic se entera de la precaria situación de Olivia, le ofrece un nuevo puesto en Ravenwood: el de su secretaria. A partir de este momento ambos se sumergirán en una fiera pasión que amenaza con destruirlos… o hacerles felices para siempre. Pero para que esta historia tenga un final feliz es necesario que ambos luchen contra sus demonios personales ya que Dominic cree que no puede casarse con Olivia porque esta odia a los de su clase, y Olivia que una simple criada no está a altura de un Conde. Y, por si esto no es suficiente, Samantha James nos deleitará con otra historia de amor secundaria: la de la hermana de Olivia con un joven gitano.

Noche de luna es una novela de  Samatha James conocida en España por sus libros ambientados en la antigua regencia y en la edad media. En este caso la autora nos traslada al siglo XIX para contarnos la historia de un amor que parecía imposible.

La historia arranca de una aventura entre un noble, un conde inglés y una hermosa gitana que estaba locamente enamorada de él. Cuando le dice que espera un hijo, el noble le demuestra su verdadera cara y la desprecia por lo que es. Ella en su furia le lanza una maldición por la cual el hijo que ella lleva en el vientre será su único hijo.

Pasados los años, el conde después de enterrar a tres esposas sin tener descendencia decide buscar al hijo que tuvo con la gitana, llevarse y criarlo como un verdadero inglés. Aquí es cuando entra nuestro protagonista, Dominic, el hijo reconocido de ese amor y ahora, después de la muerte de su padre, heredero de todo. Por eso acude a la casa familiar para decidir que hacer con ella.

Por otro lado está la joven Olivia, hija de un vicario fallecido tras el ataque de un gitano que dejó a su hermana Emily ciega, se ve obligada a trabajar como criada en la casa del conde. A pesar de que desprecia a todos los gitanos por lo que le ocurrió a su padre, no le queda más remedio que trabajar para él, pues sus recursos son muy escaso y no tiene otro lugar donde conseguir dinero para sobrevivir.

En esta coyuntura es cuando comienza la trama que va a centrar toda la novela, con un eje determinante, el odio, o más bien el rencor de las hermanas hacia los gitanos. Odio que como se verá no se podrá sostener durante mucho tiempo pero que tendrá un papel fundamental para entender la relaciòn amorosa de ambas, ya que si bien la historia gira sobre Dominic y Olivia también Emily tendrá su propia historia de amor.

Noche de luna no es un libro muy singular, ni novedoso, sino que está lleno de tópicos que se repiten a lo largo del libro. Elementos que ya se esperan de antemano cuando se lee el argumento. Es indudable que el papel de Dominic como medio gitano dará lugar a que él tenga un enfrentamiento interno entre la herencia de su padre y la de su madre. También suponemos que es precisamente esa última parte la que determinará que la gente del pueblo lo desprecie, sin intentar ver más allá su ascendencia materna, o de su bastardìa.

Tìpico también es que se presenten en el pueblo un grupo de gitanos a los que se odie de frente y que se vean obligados a huir por culpa de los perjucios.

Muchos tópicos que se agudizan por la muerte del padre de las jóvenes hermanas, que llega en ocasiones a lastrar de un modo muy acusado la trama de amor. Sobre todo porque no hay una gran sinceridad entre ellos que permita poner las cartas sobre la mesa desde el principio. El amor está claro, al menos por parte de Dominic, pero se ve imposibilidado para florecer por el temor de Olivia. Algo que se soporta bien durante cierto tiempo pero que llega a resultar cansino cuando dicho temor se prolonga demasiado, más cuando queda claro que ella le ama con locura.

Pero si quitamos todo estos elementos  ¿qué nos queda? pues una bonita historia de amor que no ha sido correctamente aprovechada porque se ve lastrada por toda la esceneografía que rodea a los personajes.

Podemos entender que la autora haya querido darle emoción, un toque diferente a la historia aportando el elemento de la ascendencia gitano (que no es ninguna novedad en la literarura romántica) pero no ha sabido aprovechar esta pecularidad porque ha caído en casi todos  los tópicos.

Todo esto no quiere decir que sea un mal libro. No, es un libro más que correcto, que se lee muy bien, con rapidez, que cuenta con unos personajes bien caracterizados a los que se les coge carino, con escenas bien planteadas y que tiene un toque  de intriga que le da más emoción… pero no es un libro arriesgado, novedoso, que llegue apasionar. No sorprende y quizá este sea su mayor problema. En romántica casi todo está inventado, las tramas, los bailes, los personajes, los buenos, los malos… suelen presentar siempre el mismo patrón. Las autoras para escribir historias atrapen al lector deben romper con los esquemas predispuestos sin llegar a resquebrajarlos. Repetir lo mismo significa no innovar, no aportar nada, lo que supone que al final leída la última palabra,  tan solo podemos decir que la historia resulta buena de leer pero no es memorable. Como ocurre con Noche de luna.

Es un libro que me ha gustado pero que consideraría menor dentro de la bibliografía de la autora. Me quedo sin duda con su saga Sterling, al menos hasta no haber leído su nueva serie.

Anuncios

2 thoughts on “Noche de luna, Samantha James”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s