Novela nórdica, Policíaca, Varios

Petirrojo, Jo Nesbo

coverHace unos días tuve la oportunidad de participar en un evento con Jo Nesbo, quien contó, entre muchas otras cosas el respeto que sentía por su padre, un hombre que decidió después de jubilarse escribir un libro con sus memorias. No pudo hacerlo porque falleció antes de lograrlo, dando el impulso necesario a su hijo para no dejar una historia sin contar. Para el padre de Nesbo era importante contar su participación en la II Guerra Mundial en el bando de los alemanes, luchando contra los rusos porque sentía que así se impedía el avance de los rojos. Para su hijo fue una sorpresa descubrir la participación de su padre en estos eventos, pero la entendió porque los seres humanos somos parte de nuestro contexto y las decisiones que tomamos correctas algunas veces con el tiempo se tornan incorrectas.

Había empezado a leer Petirrojo antes de volver a encontrarme con Nesbo así que pude entender mucho mejor la profundidad de la historia y el posible homenaje que le realizaba a su padre. También comprendí su afán por entender la mente humana e indagar en ella a través de sus desviaciones.

Al igual que en otras historias de Harry Hole, Petirrojo está contada en dos tiempos, uno ambientado en la II Guerra Mundial  y el otro en la actualidad. El primero es una magnífica representación de la lucha de los noruegos en el norte de Europa al lado del bando germano. Se narran historias de lucha, de miedo, de balas, de risa, de sangre y de amor. En la narración actual se hablan de lucha, de miedo, de balas, de risa, de sangre y de amor. Sí, nada ha cambiado durante los más de cincuenta años que transcurren entre las dos historias, los personajes pueden ser los mismos pero sus miedos, alegrías, míseras y esperanzas siguen siendo iguales.  En el caso de Harry Hole, nuestro protagonista sus miedos vienen de la mano de que le ha pegado un tiro a un miembro del Servicio Secreto que estaba donde no debería estar. Considerando que él es un policía por vocación y no sabe hacer otra cosa, que sus compañeros no lo tienen en muy alta estima, y que tiene fama de borrachín y poco sociables se espera lo peor, pero para su sorpresa y alegría lo trasladan a una sección diferente y lo convierte en comisario, con subida de sueldo. La miseria para Harry viene de que el puesto no le gusta mucho, es demasiado burocrático y él no se lleva bien con los papeles, y evita en todos lo posible encontrarse con sus nuevos compañeros. Su alegría –por fin Harry tiene una alegría después de lo que sufrió en el Murciélago y en Cucarachas las dos anteriores entregas- llega de la mano de una mujer, Rakel, de la que se enamora casi al instante. Este es nuestro Harry, no deja las cosas que hiervan a fuego lento, ni en el amor ni en el trabajo porque nada más sentars en su nuevo despacho se interesa por el destino y posible uso de uno de los rifles más mortales del mundo que acaba de ser comprado ilegalmente en el país.

Petirrojo es una muy buena novela de intriga y a diferencia de las anteriores, que mostraban ciertas flaquezas, esta posee un estilo narrativo muy bien elaborado y más complejo en cierta medida. Los personajes también cambian, se profundizan, se ahondan más en su caracterización, haciéndolos  más reales y no tan limitados por su papel como personajes literarios. Y esto se aplica tanto a los secundarios como a los principales.  Este enriquecimiento de los personajes se ve aprecia también en la trama principal  que ahonda en detalles –para los que amamos la historia este libro es todo un descubrimiento de algunos sucesos acaecidos en la II  Guerra Mundial y en los años posteriores en Noruega- pero no ahoga al lector con ellos. Esta combinación de detalle y agilidad es magnífica porque a medida que vas leyendo te das cuenta de que entre tus manos descansa un gran libro de intriga policial que además es literariamente muy bueno. Y eso no es fácil de conseguir. Si bien es cierto que hay muchos libros policiales –las sagas policiales como las románticas y las de ciencia ficción son por todos los apasionados lectores bien conocidas- no todos ellos son buenos, o más bien, no todos ellos son realmente buenos. Un ejemplo lo encontramos en los libros de Peter James, bien escritos y con una correcta trama pero nada más.  Esto lo podríamos decir de Jo Nesbo con sus anteriores dos novelas  pero no con Petirrojo con la que demuestra por qué se ha convertido en el mejor escritor de novela policial nórdica del momento.

Por último comentar que esta vez Nesbo no se ha portado muy mal con Harry porque si bien le ha obligado a vivir una tragedia –otra vez- al menos le ha permitido encontrar el amor con una mujer que parece entenderlo.

Petirrojo  es un magnífico libro, que una vez terminado te deja con el pensamiento de que no te importaría volver a leerlo otra vez. Un logro que no muchas novelas consiguen. Por mi parte deseando embarcarme en la siguiente entrega de la serie Harry Hole.

 

Anuncios

1 thought on “Petirrojo, Jo Nesbo”

  1. Sí que lo has disfrutado. Volver a querer leer un libro no es fácil de conseguir, así que muy en cuenta voy a tener este libro.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s