“La Torre oscura”. Una adaptación cinematográfica que huye de la novela

La torreoscura

Stephen King es sin duda uno de los escritores más prolíficos del momento, no solo a nivel literario sino en cuanto a adaptaciones cinematográficas o televisivas se refiere. Podemos mencionar El resplandor, Carrie, La Cúpula, It, Misterio en Salem Lot, Gerald´s Name…Son muchas pero faltaba la novela o la serie de novelas por la que sin duda es más conocido, ya que se considera su obra cumbre. Hablamos de la serie de novelas dedicadas a la Torre Oscura en las que puso toda su creatividad dando lugar a una mezcla peculiar de salvaje oeste, mundos paralelos, apocalipsis y mitología popular estadounidense. El protagonista era Roland Deschain, un pistolero que sin un pasado al que aferrarse tenía la misión de encontrar la Torre Oscura, aunque él mismo no sabía el por qué. En su camino se encontraba con diversos personajes que llegaban a través de unas puertas que comunicaban su mundo con el nuestro, aunque en distintas épocas. Mucho se ha hablado, escrito, criticado y alabado esta obra que para muchos -y puede que para el propio King- representa su cumbre como escritor. 

Pero todo lo que gira en torno a la Torre Oscura no termina con sus ocho novelas, sino que continúa a través de novelas gráficas y multitud de admiradores que no hacen más que ampliar este mundo. No podemos olvidar que Stephen King a pesar de que va escribiendo novelas que aparentemente son independientes todas parecen guardar una relación en común, como si compartieran el mismo universo. En cualquier caso todo esto nos lleva a una conclusión: recrear este mundo en poco más de una hora y media es una tarea titánica. Y quizá por es comprensible que nadie se atreviera con ella, por todo los problemas que irán surgiendo por el camino. Pero todo cambió hace unos años. Aunque al final no es lo que esperábamos.

La película del director danés Nikolaj Arcel – Los hombres que no amaban a las mujeres- da para realizar una serie de profundas reflexiones. Entre ellas la más destacada es ¿en qué se parece una patata a una castaña? ¿Que ambas palabras tienen sólo vocales “a”? Puede ser. ¿En qué se parece la serie La Torre Oscura con la película del mismo nombre? La respuesta aquí no es tan sencilla o aparente porque salvo que todos los personajes sacan sus nombres de la serie literaria el resto ha sido pura inventiva de los guionistas, que parece que no se dignaron a leer la obra o al menos a ver el resumen de ella en Wikipedia.

Stephen King afirmó no hace mucho que él no tuvo nada que ver con la versión cinematográfica, y que ni siquiera le dejaron realizar alguna que otra sugerencia. Y eso se nota. Como también es patente que estamos ante una película dirigida hacia un público juvenil consumidor de palomitas, que cumple perfectamente con el objetivo final de entretener al espectador gracias a un espectáculo visual vacío de contenido y con poca originalidad. Para los profanos que no han leído nada de la serie, seguramente la película les gustará porque Nikolaj Arcel se ha asegurado de meter todos los elementos necesarios para ello. Tenemos al clásico héroe juvenil incomprendido por su familia,  al maestro arisco que no acepta al joven porque su objetivo es la venganza, y al malo de turno, vestido de negro -naturalmente- y que carece de sentido del humor. El desarrollo de estos personajes resulta claro desde el principio, y no se aparta del objetivo del entretenimiento fácil, por ello se añade drama familiar, alguna que otra muerte, ataques inesperados, un pequeño romance, algo de humor, balas, y más balas.

Lo extraño – y en cierto modo irritante y decepcionante- es que pese a tener una historia muy buena detrás -hablamos de la trama creada por King- los guionistas no se han apropiado de ninguna idea, y si lo han hecho la han transformado de tal manera que resulta irreconocible. Es el caso de las puertas, los portales que conectan los mundos. para King eran puertas fantásticas, independientes de los deseos humanos se abrían solo cuando el destino así lo requería; para los guionistas son puertas modo “intergaláctico” que se abren y se cierra con un simple código de cuatro números que nos recuerdan a uno de los cientos de episodios de Stargate. Y en cuanto al concepto de La Torre es mejor no entrar en él.

Y en todo este extraño entramado están los actores. Idris Elba (La montaña entre nosotros, Thor:Ragnarok,  Star Trek:Más allá, Zootrópolis) interpreta al Pistolero Roland Deschain y lo hace con la profesionalidad que le es propia aunque sin muchas florituras. Su joven compañero es joven actor Tom Taylor, que tienen el papel del héroe juvenil Jake Chambers, y lo hace muy bien. Entre el pistolero y Jake se inicia a una relación que poco a poco se va profundizando y que llega a ser hacia el final más de padre e hijo que de niño perdido y salvador. Es uno de los mejores aspectos de la película, puede que lo único que funcione realmente aunque no llega alcanzar las cuotas de profundidad que ambos personajes mantenían en el libro, primero porque en la novela Roland carga con una gran culpabilidad y porque Jake es mucho más joven y más dependiente del afecto del pistolero. En cuanto a Matthew McConaughey parece que se toma su papel de Hombre Oscuro con cierta indolencia, sabiendo que no está ante una obra maestra pero con la que puede pasar un buen rato a la vez que engrosa una gran cantidad de ceros en su cuenta corriente.

La Torre Oscura  no es una mala película. Presenta con corrección los personajes y la trama, y su evolución, sin ser espectacular, es entretenida. Es un tipo de cine que se emparenta con todas las adaptaciones juveniles de los último años y que va desde Percy Jackson  hasta el Corredor del Laberinto, Divergente o Los Juegos del Hambre. No es nueva, original o impactante pero como he dicho antes, entretiene durante los noventa minutos que dura. Y eso es algo.  Pero –siempre hay un pero- tienes que verla con los ojos de un espectador que no sabe nada de la obra de Stephen King, porque si lo haces, si la vas a ver esperando encontrarte con la adaptación de su obra te llevarás un gran disgusto y colocarás esta película en el saco de las grandes adaptaciones fallidas como fueron en su momento Dragon Ball o El último Airbender. Avatar. Y eso no sería justo porque la película no es tan mala.

En cuanto a los fans de la Torre Oscura solo queda rezar y cruzar los dedos para que la adaptación televisiva sea más respetuosa.

 

 

 

Autor: welzen

Amante de la lectura y del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s