“Un amor contra el viento”, Susanna Kearsley. Un romance bastante aburrido

unamorcontraenviento.jpg

Un amor contra el viento de Susanna Kearsley fue una de las novelas nominadas a diversos premios durante el año 2011 y 2012. La mayoría de ellos centrados en el género romántico. Quizá por ello me resulta curioso que me resulte difícil clasificarla de novela romántica porque no entra dentro de las características que este género posee según mi humilde opinión. Al final le he dado tres estrellas sobre la base de que  no me ha terminado de gustar la historia. Todo transcurre con lentitud y está muy edulcorado.

Esta novela tiene como protagonista a Eva Ward, que después de la muerte de su hermana, una famosa estrella de cine, decide volver al lugar de su niñez en la que fue feliz. Será en lugar donde esparcir las cenizas de su hermana.  Regresa a Trelowarth House, una casa solariega de varios cientos de años regentada por dos hermanos, Mark y Susan, que comparten responsabilidad con su madrastra, Claire, una pintora que vive en una cabaña cercana. Eva se encuentra muy cómoda en la casa, de vuelta con sus amigos, esperando encontrar la tranquilidad que tanto ansía, pero de pronto algo sucede y la mansión cambia y ella se encuentra de pronto en 1715, siendo testigo de la rebelión jacobita. En esa época la casa pertenece a los hermanos Butler, dos hombres adultos que con su amigo irlandés Fergal O’Cleary se dedican al comercio, aunque no siempre respetando la ley.

Esta novela navega de un modo un tanto peculiar. Por una parte se supone que es una novela romántica: un hombre encuentra a una mujer, se enamoran, pasan por ciertas dificultades, y consiguen ser felices. La otra parte es la de ciencia ficción, que viene representada por los viajes en el tiempo, porque si hay algo que caracteriza esta historia es que Eva viaja al pasado pero regresa al presente, y luego vuelve a viajar al pasado, y luego al presente. De estos dos elementos creo que el que menos me ha gustado ha sido el segundo, quizá porque ya he leído muchas novelas románticas donde el romance no ha satisfecho mis expectativas, pero no novelas de viajes en el tiempo que no explotaran este hecho de una forma tan sosa y carente de magia y sentimiento como Un amor contra el viento.

Si nos centramos en la peor parte, los viajes en el tiempo, hay que destacar que buscar una explicación a ellos que siga las leyes de la física no es posible, porque rompería una de las leyes que fundamentan las bases del universos. Así que si vamos a jugar esta baza es mejor hacerlo a lo grande, es decir, hacerlo de modo que el resultado no sea dar sentido a ese viaje sino las posibilidades que este hecho abre. No nos podemos secundar en lo que Stephen Hawking ha dicho, y tergiversarlo según nuestros fines, y mucho menos cuando no hay ninguna razón lógica a los saltos temporales de Eva, que parecen completamente aleatorios. Otra razón para que no me haya gustado este elemento de ciencia ficción es que Eva es un personaje completamente inútil, si una mujer del siglo XXI retrocediera a principios del XVIII estoy segura que no se comportaría como lo hace esta protagonista, que se adapta con extrema facilidad al papel que las mujeres tenían en la época: completa sumisión. Agravada por el hecho de que la convierten en muda. En cualquier caso Eva asume sus viajes con la misma naturalidad que asumiría si decidiera ir al pueblo a visitar unos amigos.

Todo este concepto global se agrava por el hecho de que parece que todo es demasiado serio, no hay humor que aligere la trama, ya que cuando Kearsley intenta introducir algún aspecto gracioso, no sale como debería de ser. Además no pasa absolutamente nada en buena parte del libro. Si sabemos que los hermanos Butler eran unos contrabandistas, peligrosos, y demás pero no hay practicamente acción salvo la presencia de un personaje muy malvado, que evidentemente tiene que ser el contraste con la bondad y heroicidad del protagonista.

Y con esto llegamos a la parte romántica.  Daniel Butler es el dueño de Trelowarth House, y vive con su hermano Jack y con su amigo Fergal. Ha enviudado hace algún tiempo y el dolor de la pérdida de su esposa aún pesa sobre él. Se gana la vida siendo comerciante, y rompiendo de vez en cuando las leyes, pero a pesar de ellos es una gran persona: guapo, honesto, valiente… Y que no se sobresalta por cualquier cosa porque después de ver a Eva aparecer y desaparecer ante sus ojos, sigue conservando su estoicismo inglés. La historia de amor entre ambos es lenta, pausada, y no se aprecia mucho erotismo en ella, o ya que estamos algo de pasión, en algunas ocasiones parece que Daniel y Eva son dos pares de ancianos que se juntan para no estar solos. Y eso es raro porque recordar que Eva es del siglo XXI y la revolución sexual femenina, con la quema de sujetadores, ya pasó hace tiempo.

Para añadir más pausa a la trama se incluye toda la historia de los hermanos que viven en la mansión en el presente, que estando en apuros económicos intentan abrir un salón de té. Ellos también tiene sus pequeños romances, que son tan sosos como los de los protagonistas.

Un amor contra el viento no me entusiasmó, es una novela que he tenido que esforzarme por leer porque en ella no había nada que me atrapara. Considero que ningún personaje, ni principal o secundario, tiene vitalidad, es más todos son extremadamente buenas personas, cariñosos, generosos… vamos como los personajes de una película mala de Navidad; la trama de viajes en el tiempo no está bien representada, porque si en realidad Eva puede viajar del pasado al presente ¿quién no intentaría llevar algo de presente al pasado para ayudar a sus amigos sin romper la historia tal y como la conocemos?; la parte de aventuras es previsible y poco emocionante. Estamos ante una novela lenta en discurrir, poco emocionante y puede que después de terminarla consideres que ha sido una pérdida de tiempo.
Un amor contra el viento
Autor: Susanna Kearsley
Editorial: PLAZA & JANÉS
Género: Narrativa romántica, Ciencia Ficción
Fecha publicación: 03/2012. Páginas: 382
Más críticas/ Comprar: Casa del Libro

Autor: welzen

Amante de la lectura y del cine.

3 comentarios en ““Un amor contra el viento”, Susanna Kearsley. Un romance bastante aburrido”

  1. Una pregunta, ¿cómo puedes acabar una novela que mientras lees te aburre? Soy incapaz, la verdad. A las cien páginas si sigue sin despertar mi interés ya sea a nivel narrativo o técnico, cierro el libro y a otra cosa.

    La novela no la conocía y no voy a leerla. No le veo ningún punto de interés.

    1. Tengo la costumbre de terminar los libros aunque no me terminen de gustar mucho, salvo que sean un auténtico horror y no pueda pasar de las primeras páginas. Con Crepúsculo no pude ni siquiera llegar a la tercera página. Con los otros hago una lectura rápida, o sea leo por encima y paso las página a velocidad intensa, o sino me salto el final. Es decir, más o menos lo que haces con una película que ves en tu casa, y en unos minutos te lo has terminado. Lo cierto es que cuando un libro no te gusta lo mejor es dejarlo, hay demasiadas opciones mejore para perder el tiempo en algo que no gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s