“Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald” cuando la magia no existe

Existen ciertos elementos que han contribuido a que Harry Potter se convierta en un fenómeno mundial, con millones de seguidores aunque solo unos pocos se han asegurado el rédito económico. Tanto los que disfrutan con la historia como los que han ganado mucho con ella no deseaban ponerle fin, así que cuando Harry se convirtió en un adulto y derrotó al malo se buscó una manera de seguir exprimiendo a la vaca, y ahí surgió toda la historia de Newt Scamander, un joven mago amante de los animales que vivió un par de aventuras en los años veinte del siglo XX.  Lo imporante ha sido  seguir desarrollando el mundo de los magos, de entender un poco más las reglas de la magia  y de los seres que la utilizan, así como los juegos de poder que existen entre los buenos y los malos. Con estas premisas se podría lograr  no solo desarrollar ese fantástico mundo sino también abrir nuevas puertas a nuevas historias. Pero para ello se necesita algo más que imaginación. Sí la imaginación nos permite expandirnos en lo que la magia puede hacer -trasladar personas de unos lugares a otros, permitir que unos seres de piedra se muevan, respirar bajo el agua…-y nos permite hacerlo con grandes dosis de color y expectacularidad, pero no es suficiente. 

La primera entrega de Animales fantásticos y dónde encontrarlos tenía un cierto encanto que iluminaba sus defectos de guión. Eddie Redmayne (La teoría del todo,  El destino de Júpiter)  convertía a un peculiar protagonista, Newt Scamander, en un héroe atípico por su aire de indefensión y una tendencia a no mirar a los ojos; los animales fantásticos invisibles para los simples humanos ganaron muchso corazones a la vez que permitía entender mejor el mundo de los magos y sus relaciones con su propia naturaleza; el tercer aspecto importante era la ambientación de un Nueva York de los años veinte, con una cuidada esceneografía en la que se movían perfectamente los personajes. Había personas buenas y malas, una historia de amor principal y otra sencudaria, un personaje serio y otro gracioso, había momentos tiernos y otros de peligro. Simplemente había un puñado de elementos esterotipados bien presentados que funcionaban a la perfección para los seguidores de la saga Pottter. 

En Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald tenemos también todo eso pero diluido hasta un nivel que resulta en cierto modo insultante. Puede que después de estar dos horas en el cine salgas con la sensación de que no has avanzado nada en la historia entre la lucha de Newt y Grindelwald, y es una sensación muy respetable porque simplemente no pasa nada. O bueno, pasan cosas, al fin y al cabo son dos horas, pero todo se podría resumir en un párrafo muy pequeño, tan pequeño que lo podemos confundir con una frase. Quizá no hay que ser demasiado crítica, y al fin y al cabo se podría considerar que esta película simplemente está destinada a sentar las bases de la futura gran confrontación en el sentido de que ahora cada personaje elige a que bando quiere pertenecer. Pero se necesita algo más que una elección, detrás tiene que haber una explicación y ahí es donde falla misarablemente la película porque  no se desarrollan los personajes más allá de sus características primigéneas. Ni siquiera  las escenas de acción -las pocas que hay-, y  los momentos de magia salvan el conjunto a pesar de su vistosidad y colorido. 

Puede que el problema al final no esté en Animales fantásticos sino en cómo me gustaría que me contara la historia. No soy admiradora de las novelas o las películas vacías de contenido y en caso de encontrarme con uno u  otro lo suelo disfrutar dependiendo de cuanto me haga reir, llorar o soñar, y esta nueva adaptación del mundo de Harry Potter no ha logrando ninguna de las tres cosas. No es una película que recomiende fervientemente pero si eres un gran admirador de Potter puede que disfrutes. En cualquier caso esperaré a la tercera entrega, puede que ahí si haya algo que masticar

FANTÁSTICAS BESTIAS: LOS CRÍMENES DE GRINDELWALD
Director: David Yates
Actores: Eddie Redmayne, Katherine Waterston, Dan Fogler, Alison Sudol, Ezra Miller. 
Género: Aventuras, fantástico
Duración: 2 horas 14 minutos. Todos los públicos. 

Autor: welzen

Amante de la lectura y del cine.

Un comentario en ““Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald” cuando la magia no existe”

  1. Creo que en esta película han dado mayor importancia al espectáculo visual que a darle algo de profundidad a los personajes. Entretiene, pero le falta pulir muchas cositas para ser una peli redonda. A ver la tercera.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s