“El chef cabreado”, Anthony Warner

el chef cabreado

Por alguna extraña razón parece que todo el mundo a mi alrededor se ha puesto a dieta, lo que da lugar a curiosos casos de desinformación. Solo hay que echar un vistazo a las revistas para darse cuenta de que las dietas que proponen son bastante peculiares, pero aún lo son más las que adoptan algunos famosos o creadores de contenidos en la red. Sí, todos saben las claves para perder peso, que va desde zamparse un montón de plátanos a primera hora de la mañana a solo comer una vez al día. No hay nada más ecléctico que la información que recibes a la hora de intentar reducir la anchura corporal, lo cual es curioso y preocupante porque al final la verdad es que todo se reduce a una cuestión matemática. Sólo engordas cuando consumes más energía/calorías de las que necesita tu cuerpo. Es así de simple, o así lo era hasta que entramos de lleno en lo que es el metabolismo, que si va rápido que si va despacio, que si tu sangre te hace esto, que si los azúcares son malos, que lo peor son los carbohidratos, que lo mejor es que desintoxicarse…

El chef cabreado de Anthony Warner intenta romper con todas las ideas equivocadas que tenemos sobre alimentación y lo hace atacando sin escrúpulos a lo que él llama pseudociencia, o todas aquellas ideas que pueden llegar a ser peligrosas si nos las tomamos en serio. El libro se divide en varias partes, una está dedicada a entender qué es una pseudociencia y cómo las podemos reconocer. Warner no duda en poner las cosas claras y atacar a todos los blogueros que descubren de buenas a primera la receta de la buena salud, que implica seguir casi siempre un régimen un tanto absurdo pero momentariamente rentable para el que lo inventa. La siguiente parte es sobre la ciencia, e indica que en ocasiones la ciencia puede ser tener una doble cara, no solo porque lo que antaño era bueno se convierte en malo ante nuevos estudios, sino porque muchas investigaciones son tergiversadas por intereses económicos que adoptan lo que les viene bien y rechazan lo que les perjudica. El tercer bloque está en cómo hemos llegado al punto en que estamos, en cómo los mitos alimenticios se han ido formando y transformando con los nuevos tiempos. El cuarto bloque es el corazón oscuro y traba de qué entendemos por comida limpia, los diferentes desórdenes alimenticios o el cáncer y su relación con la alimentación. Por último está en contraataque que se centra en poner un poco de luz a cuestiones como la comida precocinada, o lo que hay de verdad sobre la ciencia. 

Lo que tiene que quedar claro es que Anthony Warner es un estudioso de la ciencia desde una doble perspectiva, como científico y como cocinero profesional. Con años de experiencia ha visto como la alimentación y la información que la rodea se ha ido adaptando a unos nuevos tiempos -oportunistas y confusos- sin que se dejara de primar lo económico. Y eso se puede apreciar muy bien en sus ataques a los blogueros profesionales que santifican su modo de comer y de ver la vida sobre la razón y la cordura. La diana preferida por Warner es Gwyneth Paltrow pero no es la única. Ha sido muy interesante leer lo que le sucedió a una joven australiana en su lucha contra el cáncer, que en base a unas ideas peculiares decidió renunciar a la medicina tradicional y optar por otros métodos, que en este caso implicaban un cambio en su dieta y ciertos productos “maravillosos”. El final no es bueno. Y no es un final que no hayamos visto en nuestro país.

El chef cabreado es un muy buen libro para entender la información y desinformación sobre alimentos y dietas pero también es limitado en sus discursos porque no se atreve a hablar de algunas dietas famosas o de los grandes grupos empresariales que venden productos de adelgazamiento. Y hacia el final de libro empieza a ser un poco repetitivo.  Pero en términos generales es un libro bastante informativo que está escrito de manera muy amena por lo que se lee muy bien, incluso en aquellas partes en las que la ciencia entra de lleno en explicaciones un poco complicadas.

La verdad es que al final todo se reduce a ser un poco coherentes con lo que comes, aprender qué es lo que te sienta bien y qué te sienta mal, y a reivindicar el placer que supone disfrutar de una comida con los  que quiere, aunque esta comida sean unas patatas fritas con huevo de puntilla.

EL CHEF CABREADO
Anthony Warner
Género: Cocina, divulgación 
Editorial: Ariel
Páginas: 360
Comprar/más críticas: Amazon, Casa del libro, Goodreads

Autor: welzen

Amante de la lectura y del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s