“La catadora”, Rosella Postorino

la catadora rosella postorino

No sé cómo catalogar este libro, supongo que lo mejor es definirlo como ficción histórica y ya está, aunque hay que matizar porque está basado en una historial real. O eso se dice. En fin, más allá de definiciones lo que nos dice La Catadora es que en ocasiones la realidad supera a la ficción, y que la realidad es en ocasiones más aburrida que la ficción.

Rosa Sauer es una joven alemana de padres trabajadores que encontró en amor cuando comenzó a trabajar en un despacho de ingenieros. Allí conoció al que se convertiría en su marido, pero antes de que puedan empezar a pensar en tener una familia, estalla la guerra, su marido se une al ejército y ella se traslada al campo a vivir en la casa de sus suegros huyendo de la ciudad. Parece que su suerte ha mejorado pero es escogida para ser una catadora del Hitler, quien teme que alguien le pueda envenenar. Así que cada día, junto a otras mujeres del pueblo, debe subir a un autobús y comer lo que luego comerá su jefe de estado.

Esta es la historia y ahí se ha quedado la autora. Quizá esa era la intención, reflejar sin más la vida de Rosa sin intentar explicar nada, sin ver más allá de su personaje como alemana que come la comida del Hitler. Lo que nos lleva a preguntarnos qué tiene de fascinante esta mujer. Pues la verdad es que nada porque más intrigante es la vida de otra de las catadoras.

Rosa es una mujer joven, y no fea, que se ve atrapada en una guerra que no le interesa, y eso se nota mucho porque se hacen muy pocas referencias  a las ideas políticas o a la ideología de los personajes. Estos simplemente hacen lo que se supone que tienen que hacer. El jefe de las SS de la guarida de Hitler tiene que se despiadado y ya está; las catadoras tienen que ser sumisas; los guardas que las vigilan malvados; los suegros sufridores…

Bajo esta premisa Rosella Postorino intenta recrear la vida de una mujer alemana que se ve forzada a hacer algo que no le gusta -comer, podría haber sido peor-, que se ve arrastrada por vivir en el campo con sus suegros y por haber perdido la vida que tenía antes.

La autora también juega con la ambigüedad, con la doble moral de Rosa y de los alemanes que vivieron este momento histórico porque hay cierta dejadez en sus acciones. Rosa es elegida para comer la comida de Hitler, en cierto modo es humillada y se siente presa pero al final del día su estómago está lleno, no se pregunta qué ocurre en otros lugares de Alemania o Europa. Incluso esa falta de empatía, de ir más allá de sus propios deseos más mundanos, espirituales o viscerales, se ve en la relación que mantiene con su marido y en el poco interés que parece tener en las consecuencias de la guerra. Si se desespera, grita y se deprime pero por deseos egoístas no por empatía hacía los demás.

Hay cierto toque intimista y desesperanzador en el relato y eso convierte  a la novela en una lectura interesante, pero hay algo que no termina de cuajar del todo. Quizá porque he leído bastantes novelas centradas en la II Guerra Mundial, la mayoría relatando la profunda tragedia de estos años, La Catadora me parece una novela fría, desapasionada de sentimientos, muy superficial en su manera de inmiscuirse en este periodo histórico. La vida  de Rosa con su marido ausente, la vida de con sus suegros, su vida sexual, su relación con las otras mujeres se podría trasladar a otra época y no notaríamos grandes diferencias.

Este sentido de superficialidad también se nota en la manera de escribir de Postorino. Su estilo es simplista, no pierde el tiempo en grandes y profusas descripciones, sino que va a lo más sencillo en un intento de centrar toda la atención en los sentimientos y sensaciones de los personajes, o más bien en la protagonista.

Cuando empecé La Catadora esperaba algo diferente, no puedo decir que su lectura me haya entusiasmado -no ha sido así- pero no me ha defraudado tampoco. Puede resultar curioso, y puede que esta no haya sido la intención de la escritora, pero con esta novela he podido entender un poco más por qué millones de alemanes no se enfrentaron con Hitler y sus seguidores, por qué no intentaron cambiar las cosas y se mantuvieron en la zona gris. Si me fío de lo que Rosa me ha mostrado parece que la respuesta es que “no era asunto suyo”.

LA CATADORA

Rosa Postorino

Editorial: Lumen

Páginas: 352

Género: Novela histórica

Comprar/más críticas: Goodreads, Casa del libro

 

 

Autor: welzen

Amante de la lectura y del cine.

Un comentario en ““La catadora”, Rosella Postorino”

  1. No era un libro que me llamara mucho, pero por lo que cuentas, creo que podría gustarme. Pero prefiero no poner altas mis expectativas.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s