«Aladdín», vuelve la magia de Oriente

aladdin-poster

No leas esta crítica porque voy a decir cosas buenas de la película. Sí, me ha gustado y mucho, así que seguramente estoy entre la minoria que ha decidido decir cosas buena de ella pese a que es mucho más rentable -económicamente y en fama- decir que ha «destrozado mi héroe de la niñez», «que el nuevo genio es una copia azul del Príncipe de Bell Air»… Olvídate de todo, no dejes que las lenguas de Internet te influyan. Aladdin es una buena película para niños y adolescentes, esa es su finalidad y lo ha conseguido así que la nota final es buena.

Desde que Disney decidió que entre sus planes estaba trasladar las grandes películas animadas en imagenes reales, todo el mundo empezó a llevarse las manos a la cabeza ante tan sacrilegio. ¿Cómo se atrevían a hacer eso con los clásicos de MI niñez? Lo pueden hacer porque al final son historias que pertenecen a todos y que conviene actualizar de vez en cuando para que las nuevas generaciones puedan disfrutar también de ellas. Que tú como espectador prefieras la animada a la real es una opción personal que los demás deben respetar, del mismo modo que tú debes respetar que la real sea  considerada mejor que la animada. Para gustos colores. En cualquier caso los anteriores intentos no tuvieron mucho éxito.  Cenicienta  resultó ser una propuesta muy aburrida, pero muy aburrida. «La Bella y la Bestia» supuso un paso hacía la dirección correcta pero la tendencia a convertir a Bella en una heroína feminista le quitaba toda la gracia, al igual que todas las incongruencias historias por culpa de lo políticamente correcto. Aladdín ha demostrado que si se quiere se puede hacer una buena adaptación, respetando lo anterior pero añadiendo nuevos elementos.

La trama de Aladdín (Mena Massoud)  es la de siempre, un joven que vive en las calles con su mono, Abu, robando lo que puede para vivir. Es simpático y bueno con los más desfavorecidos lo que le ha granjeado la simpatía de todos. En su camino se encuentra con una joven que parece un poco perdida en el mercado. Esa joven es la princesa Jasmine (Naomi Scott) que para salir del apuro se hace pasar por una criada del palacio. Entre Aladdín y Jasmine se establece pronto una conexión que él no quiere perder, así que entra en el palacio para verla. Pero es capturado por la guardia. Jafar (Marwan Kenzari) el consejero del sultán decide usarlo para conseguir una poderosa lámpara. Aladdín la consigue pero queda atrapado y ahí aparece el genio azul (Will Smith) para otorgarle tres deseos. Y ahí empieza la magia.

Se puede decir mucho de esta películadirigida por Guy Ritchie (Sherlock Holmes, Revolver) pero no hay que olvidar que al final es una historia de amor, entre una rata callejera y una princesa, y que consiguen estar juntos gracias a tres deseos y a un genio con gran sentido del humor. Es el amor lo que impulsa a nuestro héroe a convertirse en un príncipe falso, y hacer todas las locuras posibles para ganarse a la chica. Por parte de Jasmine también hay amor porque con Aladdin ha encontrado a una persona que la ve más allá de su posición de princesa encerrada en su torre. Forman una bonita pareja pero también trabajan bien por separado. Él lidiando con el genio y con las consecuencias de tener la lámpara que Jafar quiere. Ella, con el deseo de ser más que una princesa florero y que su padre la vea como una mujer que puede ser capaz de hacer cosas importantes. De ahí la canción en la que ella se rebela contra su destino, y que canta dos veces. En es este punto en que se ve una princesa diferentes a la de la versión animada porque es más segura y está más determinada a dejar su huella.

El genio es azul y luego no. Es imposible no pensar en Robin Williams que otorgó al genio una personalidad imposible de repetir.  Will Smith (Escuadrón Suicida, Men in Black 3, Bright) tiene en cuenta eso y sin perder la gracia propia del personaje le da un tono diferente. Se podría decir que Genio está más adulto y no tan loco. Que le otorgen una trama secundaria de amor también refuerza esa visión de adultez.  En este punto hay que considerar que si bien los efectos especiales han avanzado mucho la plasticidad de los dibujos animados -es decir, las locuras del genio con sus cambios de forma…- no tienen mucho sentido en el mundo real que se rige por normas más físicas. Esperar ver al genio de carne y hueso hacer lo mismo que el animado no tiene sentido. Y por eso comparar la versión animada con la real en cierta forma carece de sentido.

Cuando me esté a ver está película sin duda tenía en mente a mi Aladdín pero sabiendo que estaría viendo una versión diferente, con entidad propia. Y por eso aparqué mis dudas y dejé que película hablara por si misma.

En fin, que me ha gustado la película. Los actores me han parecido muy correctos, sobre todo Mena Massoud que está perfecto en el papel de rata callejera. Will Smith también lo hace bien. Hay números musicales que te hacen querer bailar y cantar. Mucho amor rondando. Humor. Deseos de ser mejor. Quizá lo único criticable es que han hecho de Jafar un malo prototípico, le han quitado el toque locura reinona graciosa que tenía. Y sobre todo han eliminado al loro, Yago, que se ha quedado en una mascota más cuando era un personaje que en sí era muy gracioso. La verdad es que siempre me gustó más el loro que el mono.

Como he dicho antes se puede decir mucho de esta película. Te puede gusta el argumento o no pero así es la historia, así que te fastidias. Te puede gustar o no la historia de amor, pero así es la historia, así que te fastidias. Te puede gustar o no la manera en que los personajes reales se mueves, pero así son las cosas de la física, así que te fastidias. Te pueden gustar los números musicales o no, pero como buena película de Disney hay canciones, así que te fastidias. Te puede parecer bien que Jasmine sea una princesa moderna o que cante mucho pero así es como ahora se respresentan estos personajes así que te fastidias y te quejas a las corrientes femininas de turno. Se pueden decir muchas cosas pero la más importante es que Aladdin es una buena película de Disney con la que puedes disfrutar enormente si dejas tu cerrada mente a un lado y te conviertes en un niño.

Como reflexión final mi Aladdin preferido será siempre el animado, más que nada porque la animación me encanta y porque esta versión forma parte de mi niñez así que así se queda como el ganador absoluto. Ahora más vieja dejo entra esta nueva versión que no dudaré en ver otra vez en cuando salfa en alguna plataforma digital.

ALADDIN
Director: Guy Ritchie
Género: Fantasía, Musical, Infantil, Aventuras
Duración: 128 minutos. Fecha de estreno: 24 mayo 2019
Reparto: Will Smith, Mena Massoud, Naomi Scott, Marwan Kenzari...

 

Un comentario sobre “«Aladdín», vuelve la magia de Oriente

  1. Me alegra ver que la has disfrutado. Pienso verla y por lo que cuentas, sé que la voy a disfrutar. Pero mi favorito estoy segura que seguirá siendo el animado. Y no me cogió ya tan niña, pero esa magia es difícil de igualar.
    Besotes!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s