«Ad Astra». Aburrimiento espacial.

Ad Astra

En los tiempos que corren, con unas campañas publicitarias costosas y críticos profesionales con poco sentido de la realidad, el espectador medio ha descubierto que no se puede fiar de la información que encuentra en la red. Es por esa razón que a la hora de buscar una crítica de cine o de un libro siempre leo primero las críticas menos halagadoras porque al final siempre son las más divertidas y las casi únicas que pueden aportar cierto grado de realidad. Eso sin perder de vista a aquellas que parecen destinadas a destruirlo todo sin un objetivo concreto. El anonimato de la red te permite ser muchas veces cruel sin razón.

Antes del estreno de Ad Astra  se comentaba que era una gran película, con una magnífica interpretación de Brad Pitt. Los galardones parecían que pronto adornarían su cartel publicitario. Lo que no sé comentó es que no todos considerarían esta propuesta como de calidad sino que para algunos la película sería un auténtico cozaño desde el principio hasta el final. Yo me encuentro ente esos espectadores que han sufrido para no dormirse. Y la única razón para no caer en los brazos de Morfeo ha sido por pura incredulidad ante un guión que es tan absurdo que uno se pregunta cómo es posible que alguien pusiera dinero para llevarlo a cabo.

Ad Astra nos cuenta la historia de Roy McBride (Brad Pitt, Guerra Mundial X, 12 años de esclavitud, Malditos Bastardos) un astronauta profesional que vive solo desde que su mujer lo dejó. Es un hombre muy peculiar, no desea mantener contacto con nadie y sus relaciones con los demás son mínimas y profesionales. Él es el hijo de H. Clifford McBride (Tommy Lee Jones, Lincoln, Men in Black 3) un legendario astronauta y científico reverenciado por todos. Cuando Roy era un niño su padre se fue a una importante y secreta misión y no ha vuelto. Pero ahora unas extrañas ondas procedentes de Saturno están golpeando la Tierra y poniendo en peligro su supervivencia. Su origen parece estar en el laboratorio H. Clifford, quien parece que aún está vivo. El gobierno manda en secreto a Roy a Marte para que grabe un pequeño discurso indicando a su padre que está allí y que quiere hablar con él. La idea es atraer a H. Clifford y destruir su laboratorio.

Este es el argumento de la película a grandes rasgos. Estarás dos horas viendo a Brad Pitt –sí, es muy guapo- en primer plano con un rostro reflexivo, pensando en la relación perdida con su padre, con su esposa –la madre no aparece para nada y no tiene hijos-, y con las personas con las que se rodean.  Y ahora vienen las preguntas. Nos ponemos en situación: la Tierra ha avanzado tanto que hemos conquistado Marte –bueno los Estados Unidos porque se ve que son los únicos que pueden-, y hay estaciones espaciales en nuestro Sistema Solar. ¿Por qué es tan peligrosa la onda que envía H. Clifford? ¿Cómo es posible que esa onda afecte a toda la Tierra si la estación científica es pequeña y el mecanismo de envío de dicha onda es enano? ¿Cómo es posible que en la Luna controlada por el gobierno –de la USA, se entiende- haya personas que puedan atacarte con coches lunares? ¿Cómo es posible que si se produce un ataque solo el protagonista y Thomas Pruitt (Donald Sutherland), el anciano que le acompañan sobrevivan? ¿Por qué va Pruitt con él si no aporta nada más que misterio? ¿Cómo ha logrado sobrevivir su padre décadas en la estación sin suministros de comida? ¿Por qué obligan a Roy a ir hasta Marte –no podemos olvidar que la Tierra está en peligro y todo es muy urgente- para realizar unas grabaciones para su padre y luego lo obligan a volver a la Tierra? ¿Cómo es posible abrir un transbordador espacial en pleno despegue? ¿Puedes abrir la escotilla así como así? ¿Por qué…? En fin, que el guión está lleno de agujeros sin sentido. Le debemos añadimos que el protagonista te cuente toda la historia así que ya sabes que él no la va a palmar. Si hacen un audio con esta película será un éxito para aquellos a los que les cuesta dormir.

Ya en plan serio y reflexionando un poco es desconcertante saber que estamos ante un cine que no aporta nada de nada. Hollywood parece que está sufriendo una grave falta de ideas y por ello recurre a resucitar viejas tramas o se basa en novelas, escondiendo la realidad que  es que ha dejado de aportar grandes ideas creativas. Ad Astra  pese a lo aburrida que me ha parecido, creo que tiene una premisa que es acertada pero que su director, James Gray, responsable del guión con Ethan Gross, no ha sabido llevar a cabo. Crear un drama parental ambientado en el espacio es correcto, usar efectos especiales bien construidos para crear la atmósfera necesaria es adecuado, pero siempre necesitas una base fuerte que sostenga el edificio si no quieres que se derrumbe. Personalmente, y creo que aquí radica la gran decepción de esta película, no he llegado a conectar con el protagonista. Su carácter frío y aséptico lo alejan de provocar sentimientos en los demás. Conoces sus traumas del pasado, la pérdida de su padre, pero como espectador su sufrimiento no provoca sensaciones. La ruptura con su esposa -una Liv Tyler completamente desperdiciada- tampoco provoca nada. Cuando intenta entender lo que está pasando o cuando lucha por su vida, su posible muerte no te sobresalta, sino lo contrario, es indiferente.  Bien es cierto que gran parte de la historia descansa en la apertura de Roy hacia el exterior con escenas muy significativas en este sentido, pero los pequeños momentos no son suficientes.

Ad Astra  es un coñazo de primera categoría. Hacía tiempo que no me aburría tanto. No la puedo recomendar a nadie porque no hay nada que valga la pena en ella. Si quieres una película ambientada en el espacio hay mejores propuestas, menos absurdas científicamente que esta, y mucho más entretenidas. Gravity,  Marte. The martial puede ser una de ellas.

Como nota final – deja de leer si quieres -el mayor momento de la película viene de unos macacos caníbales. No, no me lo estoy inventando. Macacos. Dientes largos. Flotando en el espacio. Comiéndose a la gente. Me puedo imaginar la reunión entre James Gray e Ethan Gross para darle un poco de emoción a la película. Te preguntas qué estaban comiendo o bebiendo en ese momento para que les salieran lo de los macacos caníbales.

Durante el visionado de esta película ningún espectador de esta sesión ha caído presa del sueño pese al gran esfuerzo que sus creadores han puesto en ella. Al menos yo no he oído ningún ronquido.
AD ASTRA
Director:  James Gray
Género: Ciencia Ficción. Espacio exterior
Duración: 122 minutos. Fecha de estreno: 20 septiembre 2019
Reparto: Brad Pitt, Tommy Lee Jones, Ruth Negga,Donald Sutherland

Un comentario en “«Ad Astra». Aburrimiento espacial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s