«Battle Born», Amie Kaufman. Un cuento políticamente correcto.

El fin de la serie Elementales. Dragones, lobos y humanos.

Hace unas semanas, un poco antes de la entrega de ciertos premios cinematográficos, un presentador de un programa de noche de Estados Unidos, hacía una reflexión sobre el cine actual, sobre cómo ahora parece que debe regirse por ciertas reglas que hacen que los espectadores salgan de las salas sintiéndose unos miserables privilegiados. También justificaba porque una de las películas más vistas era la de un mono contra un lagarto gigante.

El caso es que en la literatura también se sucede este fenómeno al menos en la literatura de Estados Unidos. Hay que ser políticamente correcto y abarcar todos los aspectos posibles para tener a todo el mundo contento. Menos al lector. Considerando que una de las últimas polémicas ha sido porque el Principe Azul besaba a la pobre Blancanieves sin su consentimiento, entenderán el panorama que se vive en los Estados Unidos, tanto en el cine como en la literatura.

Y en este ambiente se encuentra la serie Elementals de Amie Kaufman, una reputada autora infantil. Su primer libro Los lobos de hielo fue una de mis mejores lecturas infantiles del 2019. Su continuación, Scorch Dragons supuso un bajón importante en calidad, a pesar de introducir el mundo de los dragones y de sus peculiares costumbres, no sucedía gran cosa. Pero al ser la segunda entrega de una trilogía, siempre es posible que el libro mediano sea el más flojo, ya que se deja toda la emoción para el final. Pero no ha sido el caso, Amie Kaufman ha escrito un libro, el último de la serie, que además de no ser muy largo, en él no pasa nada. Bueno, algo pasa, al fin y al cabo es el final de la serie y tiene que ser el final del conflicto entre dragones, lobos y humanos, pero no es el final que yo esperaba o deseaba leer.

Esta novela empieza con el protagonista, Anders, y sus amigos escondidos en un lugar construido hace cientos de años por los dragones y que se encuentra en una montaña cubierta por nubes. Allí están los dragones y los lobos. Unos niños casi adolescentes que se han visto inmersos en la destrucción de la ciudad cuando intentaban parar a la malvada jefa de los lobos. En la primera parte del libro lo único que hacen es estar ahí, con Anders y su hermana intentado conocer los secretos del lugar, o viajando a las ruinas de la ciudad para saber cómo van las cosas. El único adulto es el tío de los gemelos y el jefe de los humanos.

Cruzamos el puente de la mitad del libro sin que haya ocurrido nada interesante. Luego viene la búsqueda de una solución para el conflicto, que tiene que venir de manos de los niños no de los adultos, que aquí se representan como un poco descerebrados. Para poder salvar a todos necesitamos más objetos mágicos así que hay que buscarlos. ¡Otra vez!. Y la búsqueda implica una frase misteriosa, un viaje en lomos de un dragón -generalmente Anders sobre su hermana- rebuscar un poco y listo. Luego llega el gran final, que creo que es uno de los más sosos que he leído en mucho tiempo. Y además absurdo. A ver, estoy leyendo una historia donde la gente se transforma en lobos y dragones y gracias a un medallón no se quedan desnudos sino que la ropa de transforma también, hay espejos mágicos, artilugios con diversos poderes…, o sea, me puedo creer un montón de cosas porque al fin y al cabo es un libro de fantasía juvenil, pero también se pide un poco de sustancia en el contenido. Da la sensación de que Kaufman escribió el final con lo primero que se le pasó por la cabeza y así lo reflejó. Sí, el final es muy correcto y todos los lectores bien pensantes estarán contentos de que todos -blancos, negros, dragones, lobos, morenos, rubios, humanos, pelirrojos…- vivan ahora en un lugar de cuentos de hadas pero eso no quita de que el libro no tenga ninguna sustancia. A parte claro de la consabida moraleja. Pero claro, yo leo libros de fantasía para entretenerme y alejarme de la vida cotidiana no para que me den lecciones morales.

Lo que queda claro es que si bien me entretuvo en libro me decepcionó mucho. Creo que es una pena que su autora no pusiera un poco más de entusiasmo en su desarrollo porque si consideramos el primer libro, ahí había una gran historia que contar.

BATTLE BORN (Elementals, 3)

Amie Kaufman

Fantasía, Juvenil

320 páginas, Publicado Junio 2020 por Haper Collins

Un comentario sobre “«Battle Born», Amie Kaufman. Un cuento políticamente correcto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s