Lecturas para septiembre

Septiembre parece un mes confuso que oscila entre el calor que aún queda del agosto y el frío que se avecina en noviembre. La elección de qué ponerse suele volverse a veces arriesgada. Estamos en la época de “entretiempo”, una más que curiosa palabra. Como lectora se podría decir que también estoy entretiempo, por un lado con los libros que aún me quedan pendientes de otros meses y por otra con una mirada golosa hacia las novedades entre las que destaca sin duda la nueva propuesta de Stephen King.

Entre los libros que están en mi lista de lectura para este mes, está El libro de la memoria  de Hilde Østby y publicado por la editorial Ariel. Tiene como portada un caballito de mar, una representación curiosa que la autora usa para hablar del cerebro y la memoria. Es de esas lecturas con las que espero aprender un poco más.

Con respecto a Tyll  de Daniel Kehlman he de confesar que cayó en mis manos por pura casualidad, atraída por una portada que seguramente podría entrar en el concurso de las más feas de este año. Pero ya se sabe que no hay que valorar un libro por su cubierta. Su autor está considerado como uno de los más divertidos de Europa, y sinceramente, esa es la razón lo la cual ha terminado en mis manos, hace tiempo que añoro leer un libro divertido. Desde que acabé la saga de Mundodisco, nada ha sido igual.

Contemporáneo es Geek Girl  de Holly Smale, juvenil con chica de “instituto” que desea ser guay. No habría elegido este libro nunca porque pertenece a un género que no me atrae mucho pero ha sido un regalo así que al menos hay que darle una oportunidad. Pero no me desespero porque cuento con The Inn de James Patterson y Candice Fox, una buena propuesta de intriga que espero me haga olvidar cualquier sentimiento oscuro que me pueda provocar el libro anterior, un más que agradecido préstamo de una amiga, fiel lectora de James Patterson.

Entre mis objetivos está también leer también algunas novelas que hayan sido escritas hace tiempo -o sea: clásicas o viejunas- y por eso he escogido Muerte en la vicaría  de Agatha Christie como una de las clásicas. No tan antiguo es La ciudad de los libros soñadores  de Walter Moers, una novela que me han recomendado tanto que al final es un poco vergonzoso no haberla leído antes. Ambas viene de la biblioteca pública de mi ciudad.

De género fantástico es A brightness long ago  de Guy Gavriel Kay un autor que es completamente desconocido para mí pero al que hay que darle una oportunidad. Las críticas de este libro son estupendas así que creo que valdrá la pena leerlo. No es un desconocido Andrzej Sapkowski y su serie sobre el brujo Geralt de Rivia, hace años que leí alguno de sus libros pero a parte de un buen recuerdo no me acuerdo mucho de las tramas, así que dado que su adaptación televisiva está cerca y que me crucé con Henry Cavill en plena calle -muy guapo en persona- se ve que el destino quiere que retome esta historia. Y lo hago con Estación de tormenta. Espero que la serie me guste tanto como la primera vez que la leí.

 

Y no puedo olvidar el libro que estoy leyendo ahora,  El viento por la cerradura  de Stephen King porque una de mis metas es concluir la serie de la Torre Oscura este año.

También tengo pendiente el tomo noveno de Daytime shooting star publicado este marzo por Planeta Cómic. Confieso que lo dejé un poco de lado porque el tomo anterior no me emocionó mucho -bastante previsible- pero me gusta la historia y creo que puede merecer a pena leerla hasta el final.

Estos son mis planes lectores y ¿los tuyos?

Estas son mis propuestas, espero que le me dejen buenas lecturas.

“El juego de la luz”, Louise Penny. Asesinato en una pequeña ciudad.

Hay escritores que siempre consiguen crear novelas atractivas, Louise Penny  es una de ellas por su buen hacer en la serie del inspector Armand Gamache, jefe del departamento de homicidios de la ciudad de Quebec. Conocía a esta escritora por Enterrad a los muertos,  un estupenda novela con un toque añejo que la hace más que interesante.

ELJUEGODELALUZ

Al igual que ocurre con otros autores no hay muchas opciones de leer la serie completa y por orden ya que no se han publicado todos sus libros así que en estos casos siempre es mejor disfrutar de ellos y considerarlos como casi independientes porque nunca se sabe si seguirán editando sus libros en nuestro idioma. En cualquier caso hasta el momento la serie sobre Gamache tiene quince entregas, la última de las cuales tiene unas críticas y una puntuación estupenda en Goodreads, siendo El juego de luz, la novela ahora reseñada, la séptima.

Clara Morrow es una artista residente en el tranquilo pueblo de Three Pines. Su obra no ha destacado mucho pues se ha visto ensombrecida por las pinturas de su marido, pero cuando el Museo del Arte Contemporáneo decide acoger una exposición con sus pinturas, retratos muy personales de los residentes del pueblo, descubre el poder de la fama y el reconocimiento. Después del gran éxito de la exposición el matrimonio de artistas decide ofrecer una pequeña fiesta en su casa. Sin embargo la felicidad se ve trastocada cuando el cuerpo de Lillian Dyson aparece en el jardín. Alguien la ha Así asesinado. El inspector Armand Gamache, junto con su equipo, Jean-Guy Beauvoir e Isabelle Lacoste,  será el encargado de investigar los hechos. Sigue leyendo

“La chica salvaje”, Delia Owens. Una delicada propuesta sobre la superación

wherethecrawdadsings

Cada año hay una serie de libros que parece que sean imprescindibles leer porque así lo determina la moda, el mercado o las buenas maneras de industria editorial. A veces hay suerte y la propuestas es buena, en otras lo único excelente es la gran campaña de publicidad que rodea al producto. Y en este peculiar mundo está Where the crawdads sing, traducido en español como La chica salvaje, de Delia Owens, un auténtico superventas y con excelentes reseñas.

El libro se inicia con un mapa y con el descubrimiento de un cadáver por unos niños en el año 1969. Pero esto es solo el inicio de la historia porque todo arranca unos años antes con el abandono de la madre de Kya de su familia, incapaz de soportar más los malos tratos de su marido. Atrás deja una niña de cinco años y unos cuantos hijos mayores. El salto entre el asesinato de 1969 y lo que acontece décadas atrás resulta inquietante porque lo primero que piensas es que dicha muerte tienen sus raíces en oscuros secretos del pasado. Y como lector no te equivocarás pero a la vez lo harás. Sigue leyendo