«Érase una vez la taberna Swan», Diane Setterfield. Drama histórico excesivamente largo.

la taberna swan diane setterfield

 

Érase una vez la taberna Swan  de  Diane Setterfield es una novela larga, de casi quinientas cincuenta páginas. Da para mucho tiempo de lectura, aunque el tiempo es relativo porque si te gusta la historia la devorarás en pocos días, si te parece tediosa la sufrirás semanas. Yo me he quedado un poco en el medio.

Todo comienza en una noche brumosa en un pequeño pueblo inglés, en una taberna a orillas de Támeses, donde el dueño es famoso por contar historias que atraen a los clientes a gastar ahí su dinero. Pero esa noche la leyenda llega a él porque un hombre herido interrumpe en el lugar con una niña inconsciente en brazos. La niña parece muerta pero milagrosamente despierta. La noticia corre veloz entre los lugareños y eso hace que dos familias vuelvan a tener esperanzas, porque la niña puede ser uno de los suyos. Para la familia Armstrong, es Alicia que ha estado perdida desde el suicidio de su madre. Para la familia Vaughan es Amelia, secuestrada dos años antes. ¿Quién es esa niña? ¿Cómo se resolverá en misterio? Sigue leyendo

Guía para iniciarse en la fantasía oscura.

Es posible que te hayas encontrado con una novela de fantasía oscura y no te hayas dado cuenta, más que nada porque puede que su definición esté en inglés, como si de esta forma le diera más lustre al libro.

¿Qué es la fantasía oscura? su propia definición ya lo dice todo, es una fantasía sucia que se aleja de las tramas donde los personajes son moralmente buenos y los límites entre el bien el mal están perfectamente marcados. Generalmente estas historias están contadas desde muchos puntos de vista, aunque no es raro que domine una sola voz. Los protagonistas tienen una personalidad dudosa, son los llamados anti héroes,que los lleva a, sin quererlo, meterse en problemas y a terminan salvando -más o menos- el mundo. No suelen existir personajes de cuello blanco, es decir, reyes o nobles de la corte, o personajes que no se ensucian las manos, al menos como protagonistas, es más, suelen ser odiados por los personajes principales que los ven como una calaña de intrigantes despiadados. Soldados, ladrones, comerciantes, asesinos a sueldo… son las profesiones más habituales. Pero no hay que confundir la fantasía oscura con la fantasía de tonos oscuros, la primera tiene todos los elementos para ser a veces dura de digerir: sangre, mutilaciones, acciones de dudosas moralidad. La segunda toma los elementos de la primera pero los dulcifica para adaptarse a los gustos de un grupo más amplio de lectores. Ejemplo de la segunda son multitud de novelas de corte casi juvenil que pueblan muestras estanterías.

Sigue leyendo

«Un largo silencio», Harlan Coben. La última aventura de Myron Bolitar.

Es casi imposible ser un lector de novela policíaca o de intriga y no haber leído nada de Harlan Coben. Es casi un crimen no escrito para aquellos que adoran el género porque Coben es una puesta casi segura al que todos acudimos si nos piden alguna recomendación. Es un buen escritor, no cargado de elementos barrocos pues es muy purista en su estilo -sus diálogos casi telegráficos son casi su marca de fábrica- y en su manera de retratar a sus personajes, pero esto no impide que sus tramas tengan más vueltas de las que el lector puede esperar.

Es famoso por su obras unitarias pero también por ser el creador de la serie sobre Myron Bolitar, un ex jugador profesional de baloncesto -aunque fuera solo por unos minutos- que se dedica a meter sus narices en los problemas de los demás. Aunque no es un investigador privado, pues su profesión es más bien ser representante de deportistas de altos vueltos, siempre termina acudiendo al rescate de aquellos que lo necesitan. Y siempre lo hace con su amigo Win, un millonario con un pasado muy peculiar.

Sigue leyendo