«Corazón de perro», Mijaíl Bulgákov. Una divertida transformación.

corazon-de-perro-mijail-bulgakov

Mijaíl Bulgákov es un escritor ruso nacido en 1891 y fallecido en Moscú en 1940 que no alcanzó la fama hasta casi veinticinco años después de su muerte. Traducido por Galaxia Gutenberg sus novelas se destacan por su particular manera manera narrativa, que oscila entre el humor y la más pura sátira.

Uno de sus libros más famosos es Corazón de perro escrito en 1925 una novela que se puede clasificar como ciencia ficción porque no hay nada más fantástico que la transformación de un animal en una persona, o viceversa. La literatura clásica no es extraña a esta temática, la maravillosa La metamorfosis de Franz Kafta es un buen ejemplo, pero Bulgákov le da un toque tan divertido que hace que su lectura sea un auténtico placer. Sigue leyendo

«El visitante», Stephen King. Nada es lo que parece.

el visitante, Stephen King

El visitante  de Stephen King es una buena opción para estos días. Buena novela de misterio, con un toque de terror. Además es lo suficientemente larga, más de seiscientas páginas, para mantenerte entretenido. Y si se quiere hacer el juego completo, después de su lectura se puede mirar su adaptación televisiva.

Sin duda estamos ante un buen libro de King, de esos que te mantienen entretenido sin darte cuenta pese a la tragedia que rodea toda la historia. Todo empieza con la muerte de un niño de once años, que aparece brutalmente mutilado -no puedo dejar de recordar No digas nada de Patricia Gibney-, en un parque de la ciudad. El culpable parece ser el entrenador de la liga infantil, Terry Maitland, considerado padre ejemplar de dos niñas y un marido ideal. El detective Ralph Anderson ordena su detención pero Maitland tiene una coartada muy clara. ¿Cómo es posible estar en dos sitios a la vez? ¿Quién miente y quién dice la verdad? Sigue leyendo

«La ciudad de los libros soñadores», Walter Moers. Aventuras en una biblioteca subterránea.

Hay novelas que sabes desde el principio que serán muy peculiares. «La ciudad de los libros soñadores» es uno de esos casos primero porque tiene un argumento muy peculiar y segundo porque el protagonista es un dragón. Que además quiere ser escritor.

No es la primera vez que leo un libro en el cual su protagonista es un animal al que se le dan características humanas. The builder de Daniel Polansky, leído este año, es uno de esos libros. Pero la diferencia entre ambos es enorme, si el primero es un alegato hacia los libros, el segundo es una historia del oeste con un ratón que es un pistolero en el salvaje oeste y que busca venganza. Muy al estilo Clint Eastwood en Por un puñado de dólares.

Sigue leyendo