«La lección de August», R. J. Palacios. Una tierna lección de superación.

La lección de august

La primera vez que has podido escuchar sobre La canción de August puede haber sido gracias a su adaptación cinematográfica que contaba con una famosa actriz como protagonista principal, pero esta historia tiene su origen en un libro de corte juvenil escrito por R. J. Palacio en el 2012.

La canción de August es una historia que te llega al corazón porque tiene todos los ingredientes necesarios para conseguirlo: un protagonista que debe superar un gran reto, amigos leales, pruebas que muestran su fortaleza, alguna que otra aventura épica… la única diferencia con respecto a otras novelas juveniles de corte aventurero es la propia naturaleza del reto al que se enfrenta August. No tiene que luchar contra un dragón, ni convertirse en un poderoso mago o en un avispado detective, su meta es mucho más simple, tiene que superar la deformidad de su rostro debido a un desajuste genético de nacimiento. Debido a esta condición ha pasado muchas temporadas en los hospitales o luchando por su vida o recuperándose de alguna intervención quirúrgica. No ha ido al colegio nunca y está muy protegido por sus padres y su hermana. Pero un día su madre le dice que tiene que ir al colegio y enfrentarse a los problemas que puede tener debido a su condición.  Es una novela que me recuerda al El curioso incidente del perro a media noche de Mark Haddon, que también contaba con un protagonista que se alejaba del modelo ideal de protagonista juvenil. Sigue leyendo

«Un cuento oscuro», Naomi Novik. La reinvención de un cuento.

un cuento oscuro, Naomi NovikUn cuento oscuro de Naomi Novik se convirtió en una lectura casi imprescindible cuando se publicó en nuestro país en el 2016. Todo lector que se preciara de ser un experto en literatura fantástica estaba casi obligado a tenerlo como lectura. No me suelen gustar este tipo de imposiciones, más que nada porque en muchas ocasiones creo que obedecen a una agotadora campaña publicitaria más a que una irresistible calidad literaria; así que lo que suelo hacer es limitarme a esperar un poco hasta que los lectores que no tiene nada que perder -o sea los que no están influenciados por las editoriales- den su sincera opinión.

Como cualquier otro libro se añade a la lista de libros pendientes de Goodreads, y se olvida de él hasta que se vuelve a cruzar en el camino, que en mi caso llegó de la mano de un expositor en la biblioteca pública. Sigue leyendo

«Geek girl», Holly Smale. Un libro para olvidar

geek-girl

Las estadísticas siempre son interesantes así que basándonos en ellas a grosso modo si un lector lee unos cien libros puedo suponer que un cinco por ciento le resultarán un horror. Es decir, cinco libros.

Por el momento mi cuenta de libros horrorosos no está completa. Sí, hay libros que han resultado aburridos, y otros que no he podido acabar porque la historia no consiguió atraerme a pesar del buen hacer del escritor. Y luego están libros como Geek girl de Holly Smale publicado por la editorial Destino hace unos cuantos años. Libro juvenil orientado a las adolescentes. ¿Por qué la lectura de esta novela? Porque detrás tiene algunos premios literarios y algunas nominaciones, lo que nos lleva a cuestionarnos los intereses económicos que hay detrás de semejantes premios porque la calidad literaria parece que no se valora.

Se dice que no merece la pena dar margaritas a los cerdos porque no las valoran, simplemente se las comen. Pues yo debo de ser uno de esos porcinos que no ha sabido ver la grandeza de este libro, que no llegó a terminar porque mis neuronas se revelaron con largarse a otro cerebro.

Harriet es una joven de quince años cuya mejor amiga quiere ser modelo desde niña, todos aseguraban que era muy bonita. Harriet por el contrario no entra en el la categoría de modelo pues a ella lo que le interesa son los datos. Es lo que algunos clasifican como rarita, una apasionada de los datos útiles, una marisabidilla pero a lo tonto, no de esas que siempre están indicando que son más listas que nadie. Para entender a Harriet solo basta con leer la primera escena. Ella asegura que está enferma para no ir de excursión con su clase, y para hacerlo decide usar un lápiz de labio brillante para pintarse puntos de la cara y asegurar que está enferma. Recordemos que estamos hablando de una adolescente de unos quince años, no de una niña de cinco. Siguiendo la trayectoria de este personaje para huir de sus problemas lo mejor es meterse debajo de una mesa, y así asunto resuelto.

Podía seguir explicando más cosas sobre este libro. Sobre su padre, un publicista que ve con muy buenos ojos que su hija sea modelo; sobre su madrastra, una abogada apasionada por los trajes de abogado, autoritaria en un grado extremo y con pocas muestras de afectividad; del guapo modelo; de la amiga frustrada; del acosador del colegio que también es un marisabidillo…

Este es un tipo de libro que no recomendaría a nadie. Primero porque la protagonista es una descerebrada que piensa que es inteligente solo porque sabe unos cuantos datos. La inteligencia es algo más que conocer cuantos huesos tiene el cuerpo humano, o si los gatos realmente caen de pie. Harriet está retratada como una adolescente idiota que de pronto se convierte en una gran modelo. O sea lo que aspiran todas las adolescentes del mundo: que las juzguen por su físico y no por su nivel intelectual. Y a su alrededor solo hay estereotipos: padre medio hippy viudo de su primer matrimonio que se ha casado en segundas nupcias con una abogada con los sentimientos de una mesa;Annabel, la madrastra que lleva su papel de abogada hasta las últimas consecuencias; la amiga de la infancia que tiene que asumir que no es especial; el guapísimo modelo que al final cae por ella… Solo con volver a recordarlo mis neuronas ya están protestando.

No hay un argumento que te atrape, un desarrollo de los personajes, un sentido del humor inteligente… La narración es simplista en su expresión máxima lo que va bien con el nivel del libro.

Geek girl es un libro lleno de estereotipos, lo peor es que se toman todos en serio. Si al menos la escritora intentara establecer una crítica a la sociedad que primer la belleza física y no el cerebro puede que el libro hubiera tenido mejor calidad. Pero no ha sido así. Lo que sí me quedó claro es que Harriet es el tipo de persona al que ninguna niña/mujer debería aspirar a ser, sino todo lo contrario. 

GEEK GIRL (Geek girl, 1)
Holly Smale
Editorial: Destino
Género: Juvenil 
Páginas: 334  
Comprar/Más críticas: Goodreads, Casa del libro