“The darkness”, Ragnar Jónasson. Una peculiar novela islandesa.

Ragnar Jónasson, The darkness

Me encantan las novelas policíacas islandesas porque están llenas de gentes muy peculiares. A pesar de haber leído novelas ambientadas en casi todos los lugares del mundo son los islandeses y su manera de investigar un crimen los únicos que entran en el grupo de las rarezas. No es que los asesinatos sean distintos, un crimen siempre tendrá su asesino, su víctima y su cupo de sangre y desesperación; tampoco es que los policías y los malos se comporten de diferente manera, es que simplemente los islandeses tiene una manera de ver la vida desde un prisma un tanto peculiar. Habitan en un isla cubierta de nieve -ahora con el cambio climático no tanto así que aprovechan para reforestar sus bosques- en la que hay pocos habitantes, muchos de ellos emparentados entre sí, de modo que antes de echarte un novio mejor mirar si no es un pariente segundo o tercero para luego no llevarte un disgusto. Se tratan de tú sin conocerte, por eso de que todos son familia. Además tiene afición al alcohol, a ser melancólicos y a perderse de vez en cuando en la llanura desolada llena de rocas puntiagudas. Poseen una buena colección de aguas termales y unos paisajes que son sobrecogedores. Eso sin contar que te ofrece la oportunidad de poner los pies diferentes placas tectónicas a la vez. Sigue leyendo

“El juego de la luz”, Louise Penny. Asesinato en una pequeña ciudad.

Hay escritores que siempre consiguen crear novelas atractivas, Louise Penny  es una de ellas por su buen hacer en la serie del inspector Armand Gamache, jefe del departamento de homicidios de la ciudad de Quebec. Conocía a esta escritora por Enterrad a los muertos,  un estupenda novela con un toque añejo que la hace más que interesante.

ELJUEGODELALUZ

Al igual que ocurre con otros autores no hay muchas opciones de leer la serie completa y por orden ya que no se han publicado todos sus libros así que en estos casos siempre es mejor disfrutar de ellos y considerarlos como casi independientes porque nunca se sabe si seguirán editando sus libros en nuestro idioma. En cualquier caso hasta el momento la serie sobre Gamache tiene quince entregas, la última de las cuales tiene unas críticas y una puntuación estupenda en Goodreads, siendo El juego de luz, la novela ahora reseñada, la séptima.

Clara Morrow es una artista residente en el tranquilo pueblo de Three Pines. Su obra no ha destacado mucho pues se ha visto ensombrecida por las pinturas de su marido, pero cuando el Museo del Arte Contemporáneo decide acoger una exposición con sus pinturas, retratos muy personales de los residentes del pueblo, descubre el poder de la fama y el reconocimiento. Después del gran éxito de la exposición el matrimonio de artistas decide ofrecer una pequeña fiesta en su casa. Sin embargo la felicidad se ve trastocada cuando el cuerpo de Lillian Dyson aparece en el jardín. Alguien la ha Así asesinado. El inspector Armand Gamache, junto con su equipo, Jean-Guy Beauvoir e Isabelle Lacoste,  será el encargado de investigar los hechos. Sigue leyendo

“Annabelle”, Lina Bengtsdotter. Una trama policial nórdica que se derrite.

annabelle

Lina Bengtsdotter creció en el pequeño pueblo de Gullspång que sirvió de inspiración para su primera novela policial, Annabelle, que además inicia la serie sobre la investigadora de homicidios sueca, Charlie Lager. Primer libro, primera entrega de la serie y primera sensación de que no hay nada nuevo bajo la portada de este libro.

Como en todos los géneros que se ponen de moda, hay un momento de olvido, luego un descubrimiento, una explosión de propuestas y luego descenso hasta los limites asumibles por dicho género. Se puedo apreciar en la literatura juvenil fantástica – Crepúsculo y compañía-, en la novela erótica -5o Sombras y compañía-, y también en la novela nórdica policial cuya explosión parece que se debe a un personaje femenino muy peculiar y a un escritor ya fallecido. Pero como el saber popular dice “todo lo que sube, baja”, y puede que estemos a las puertas de la bajada del género nórdico policial. Y esta reflexión se basa en que de las novelas de este género que he leído este año y que han sido publicadas en nuestro país, no puedo destacar ninguna que sobresalga por su gran calidad. Todas, más o menos, siguen los mismos esquemas narrativos y los personajes empiezan a ser prototipos que ser repiten continuamente con ligeras variaciones de nombres y de morfología. Los asesinos han dejado de ser terroríficos, o indignantes. Y el escenario frío y helado de estas tierras ya no resulta tan atractivo. Sigue leyendo