«Almas muertas», Ian Rankin. Libro policial al viejo estilo.

Después de unas cuantas semanas sin poder actualizar el blog -esta época del año siempre es caótica para mí- toca volver a retomar la rutina de siempre: disfrutar de las lecturas, escribir lo que pienso de ellas, ver algo de televisión, disfrutar del sol…

Una de las novelas que me mantuvieron entretenida estas semanas, en el poco tiempo libre del que disponía, fue Almas muertas de Ian Rankin. Es la entrega número diez del Inspector Rebus, un policía escocés que vive en Edimburgo y que es una fuerza de la naturaleza en si mismo. Quien haya leído algún libro de esta serie lo entenderá.

Al igual que ocurre con otras series que descubrí con cierto retraso – el primer libro de Rebus es de 1987 y fue publicado en castellano en el 2013 por RBA- no sigo la serie con orden, sino según las novelas llevan a mis manos, así que a veces es un poco confuso saber lo que ha pasado en la vida de Rebus. La última vez que disfruté de sus andanzas estaba para jubilarse, y personalmente parecía que todo se había estabilizado un poco. Y en Almas muertas vuelve a ser un hombre maduro, con una relación amorosa particular, y con una hija que aún sufre las consecuencias de un terrible accidente. Lo que sigue siendo igual es su mal humor, y esta tendencia a desviarse hacia el camino del alcoholismo. Es en cierto sentido lo que hace de Rebus y todo su mundo tenga un aire de novela clásica policial, al estilo de los años dorados del género, en donde los policías inteligentes luchaban contra el crimen a base de relaciones amorosas complicadas y una buena dosis de whisky escondido en una petaca de metal. A Rebus no le hace falta esconder que le gusta beber la bebida espirituosa de su tierra, que para eso está su bar preferido, pero es conscience de que su adicción está a punto de ser un problema si sigue ignorándolo.

Seguir leyendo ««Almas muertas», Ian Rankin. Libro policial al viejo estilo.»

«Traición », Walter Mosely. Novela de misterio que se enreda en la simplicidad.

Buscaba una novela negra, de misterio que pudiera darle algo diferente a lo que había leído antes. Traición  de Walter Mosley  parecía la opción correcta. Publicada por RBA hace unos años, esta novela tiene una serie de ventajas sobre otros títulos, la mayor de ellas es que es un tono único, así que no hay miedo de perderse entre los entresijos de una nueva serie. Se lee, se disfruta y se olvida o recuerda dependiendo de si te ha guastado.

Esta novela bebe la tradición de la más clásica novela negra estadounidense, solo hay que cambiar la fecha de los sucesos, hace obsoleta la tecnología y poner sombreros todo el mundo para tener una estupenda novela negra de los años cuarenta. Sus bases son las de siempre: un detective privado, que en este caso es un ex policía que dejó el cuerpo después de que le tendieran una emboscada que arruinó su vida, se ve envuelto en un caso que puede hacer que su vida cambie por completo.

Seguir leyendo ««Traición », Walter Mosely. Novela de misterio que se enreda en la simplicidad.»

«El tratamiento», Mo Hayder. Perversión llevada al extremo.

Sin duda una novela que lleva la perversión hacia un horroroso extremo.

El tratamiento de Mo Hayder, una autora no desconocida por mí, no es una novela fácil por muchos motivos. Lo primero que debo decir es que esta historia fue escrita hace veinte años y no ha envejecido bien. Según los cánones políticamente correctos de la actualidad podría levantar alguna que otra ampolla ante lo crudo de su trama y lo desmadrados de los protagonistas. Pero no hay que encumbrarla como un gran horror porque al fin y al cabo, si la analizamos con frialdad, es una típica novela británica al uso que se enmarca en una época muy concreta.

Seguir leyendo ««El tratamiento», Mo Hayder. Perversión llevada al extremo.»