“Mascotas” una locura desmedida

mascotas¿Qué hacen nuestras mascotas mientras estamos fuera? Es una pregunta muy interesante que hace unos años la BBC decidió responder usando cámaras en las casas de diversos dueños. La respuesta no fue muy emocionante, pero servía como base para intentar corregir ciertos hábitos perniciosos de los animales, como comerse las patas de la sillas. Es evidente que a Chris Renaud (Gru, mi villano favotito 2, Lorax en busca de la trúfula perdida) y  a Yarrow Cheney, directores de Mascotas, no le interesaba una película de corte documental sino que buscaban desenmascarar las locuras de nuestros animales de compañía. Dio muy buen resultado con Toy Story, con los juguetes cobrando vida cuando dejabas de verlos,   así que era una apuesta casi segura segura.

Max es un perro que adora a su dueña, Kate, que lo compró cuando era un cachorro. Desde que están juntos el amor incondicional de Max por su dueña es absoluto. Además es un buen perro que no destroza nada cuando ella se va a trabajar. Tiene como amigos a Chloe, una gata muy perezosa y a un conejito de Indias que se ha perdido entre los tubos de ventilación del edificio. Todo cambia cuando Kate trae un nuevo perro a casa, Duke, un mestizo que le triplica en tamaño. Lo que más le molesta a Max es que deba compartir el amor de Kate, pero Duke no está dispuesto a abandonar su nuevo hogar. Por desgracia un enfrentamiento entre ambos en plena calle los termina conduciendo hacia la perrera, pero por suerte son salvados por un grupo de antiguas mascotas, lideradas por un loco conejo blanco llamado Pompón.  Sigue leyendo

Reseña “El mentalista de Hitler”, Gervasio Posadas

elmentalistadehitler

Siempre me han interesando las historias que se ambientan en la II Guerra Mundial, y si son de carácter autobiográfico mucho mejor porque permiten clarificar ideas y profundizar en aspectos desconocidos. Y sobre todo permiten desentrañar misterios en los que la realidad y la ficción se entremezcla de un modo confuso.

Una de las ideas más curiosas de Hitler y de la cúpula del partido nazi era la profunda creencia en las fuerzas ocultas. Podemos pensar en los intentos de Indiana Jones para salvar el Arca de la Alianza descansan en esta peculiar creencia, pero ¿hasta qué punto esta ficción cinematográfica es real? Evidentemente los grandes misterios del mundo, los elementos paranormales más espectaculares quedan descartados pero ¿qué puede ocurrir con los más cotidianos, aquellos que proceden de magos, espiritistas, mentalistas, ilusionistas. ¿Hay certeza de su existencia? Sigue leyendo

Reseña “La leyenda del hechicero. El aprendiz”, Taran Matharu

laleyendaelhechieroelaprendiz

Si en la literatura fantástica El señor de los anillos marcó el devenir del género, no cabe duda en que en género juvenil fantástico ha sido toda la saga de Harry Potter pues desde entonces es raro no encontrarse con una novela de este género en la que el protagonista  no se vea obligado a asistir a algún tipo de escuela. El clamoroso éxito de El nombre del viento de Patrick Rothfuss sólo hizo agudizar esta tendencia.

El caso es que el lector se enfrenta a una historia en donde el personaje principal asiste a una escuela/academia. Puede ser una escuela para ser buen vampiro, puede ser una escuela normal, una destinada a brujos, a muertos vivientes… o puede que el protagonista se enfrente a un curso acelerado de supervivencia. En cualquier caso el elemento de aprendizaje, el maestro que se convierte en uno sin quererlo, las avenencias y desavenencias con los compañeros de clase… todo lo que implica asistir a un colegio o institución educativa se ha convertido en un clásico al que acuden muchos de los escritores de literatura juvenil, incluidos los que se orientan al género fantástico. En cierto modo es algo normal, ya que el público al que se dirige este tipo de novelas -mayores de doce años – suelen asistir a clase de modo regular. Un entorno familiar, personajes con los que te puedes identificar y mucha acción y aventura son los elementos que sirven para crear un éxito literario que atraiga miles de lectores. Pero también existe una parte negativa y es que leído uno -lo siento pero es cierto- leído casi todos. Quien sea aficionado a la literatura juvenil romántica lo sabrá mejor que nadie.  La leyenda del hechicero. El aprendiz de Taran Matharu entra de lleno en este género.

Sigue leyendo