United States of Tara

Hace unos días leí en el periódico una noticia muy curiosa. Alice Jamienson, la autora de “Today, I´m Alice” estaba promocionando su libro en un programa de televisión cuando de pronto Alice se convierte en JJ. (Joseph, un niño de nueve años) una de las nueve personalidades que habitan en su cuerpo. La entrevista dio entonces un giro sorprendente pues es muy complicado entrevista a alguien cuando asume otra personalidad y cambia de registro de voz.
El caso es que esta noticia coincidió con la entrevista que le realizaron a Toni Collette, quien en la actualidad interpreta en una comedia las vicisitudes por las que tiene que pasar una simple ama de casa cuando comienza a tener personalidad múltiple.
Toni Collete, ya conocida internacionalmente por ser la protagonista de “La boda de Muriel” y por participar en “El sexto sentido” no ha mostrado pudor en pasar a la pequeña pantalla, ya que según ella ” el guión era brillante, con un argumento original. Me da igual el tamaño de la pantalla. Como actriz, sólo busco un trabajo atractivo” Al menos en ese sentido no lo podemos negar, como tampoco negarle que como ella misma afirma “en la televisión hay mejores papeles para las mujeres”.

La segunda temporada de United States of Tara está siendo emtida en los Estados Unidos, es indiscutible que con el apoyo de Steven Spielberg  y con Diablo Cody (ganador de un Óscar por Juno) diriguiendo los tres primeros capítulos, está comedia se sitúa ya por encima de la media.  Otra cosa es que el resultado sera bueno.

La serie gira en torno a Tara, madre de dos adolescentes que sufre trastornos de la personalidad, así que con sufrida paciencia verán que unos días su madre es su madre, una perfecta ama de casa, o Buck “un camionero machista y deslenguado”, o T una adolecente que ama la vida y que le encanta mostrarse en tanga.

Acompaña a Toni Collete,  están John Corbett (el sufrido marido), Rosemarie DeWitt ( su insegura hermana) y los jóvenes Brie Larson y Keir Gilchrist (pacientes hijos).

En la actualidad está siendo emitida por en canal Paramount Comedy los lunes a las 22:00 horas. Yo este lunes no me la pierdo. Ya os contaré qué me pareció.

Life on mars

Life on mars es una serie emitida por uno de los canales de tdt de Antena 3 que pasó sin pena ni gloria (por culpa de un cambio de horario, poca publicidad, ect) pese a ser una de las mejores series de los últimos tiempos. Está producida por la BBC en unión con HBO y tiene en su haber varios premios importantes, y cuenta con dos temporadas (2006-2007)

La mención de esta serie es que Antena 3 compró los derechos de su emisión pero también de su adaptación, y eso lo que estamos sufriendo ahora con “La chica de ayer” emitida los domingos por la noche. Las comparaciones son odiosas y más cuando el producto español sale tan mal parado. Así que yo recomiendo ver la original y disfrutar de una estupenda serie.

Quien no haya leído nada de ella, comentar que es una serie que combina el drama con toques de humor, todo dentro de un género que aúna, ficción, pero que es a la vez histórico, policíaco, que cuenta con elementos de ciencia ficción y con un toque de thriller psicológico. Es decir, tenemos a Sam Tyler (John Simm) un brillante policía que es jefe de la policía de Mancherter que es atropellado accidentalmente, pero en vez de despertarse en un hospital lo hace en medio de un campo, vestido de forma antigua y rodeado de elementos desconocidos, el nombre de la serie viene de el título de la canción que Sam estaba escuchando en el momento de su accidente y que canta David Bowie. Pronto se da cuenta que ahora está en 1973, ha retrocedido en el tiempo, pero es imposible. Este elemento de cienca ficción se entremezcla con lo histórico porque ahora Sam deberá adaptarse a un tiempo desconocido para él, en donde descubrimos como era la policía de los años 7o. Aquí mencionar que ahora Sam está bajo al mando del Inspector Detective en Jefe Gene Hunt (Phillip Glenister) que tiene unos métodos muy particulares, es decir, no duda en dar un mamporro a un detenido si hace falta, además es misógino, infiel, borracho, mal hablado y con un carácter muy agresivo. Su compañeros son algo descafeinados comparados con el jefe, pero no son mucho mejores. Solo se salva una mujer policía, Annie Cartwright, que termina siendo la única que conoce lo que le pasa a Sam, y que es la primera mujer que se integra como detective de homicidios.

Su trabajo es investigar los crímenes de la ciudad, sin todo los avances de la tecnología moderna, para él supone un choque, ya que deberá por vez primera tener un contacto directo con la gente para poder saber la verdad. Eso no le impide intentar mejorar la comisaría y le lleva a tener violentos choques un Hunt.

La trama se complica porque Sam va teniendo “contactos” con su mundo. Él piensa que está en coma en un hospital y a través de la radio, de televisor, etc, escucha lo que sucede en su verdadero tiempo y también ve a una niña muy peculiar que nos hace dudar de su cordura. Su actual presente se entremezcla con su pasado, y personas que conoce como su madre, sospechosos, etc. que le ayudan en la resolución de los crímenes que investiga en 1973.

La serie dividida en dos temporadas de 8 capítulos cada uno mantiene la tensión hasta el final, no sabiendo entonces qué es realmente Sam, es un viajero del tiempo, está realmente en coma, o solo es un policía loco del 1973.

Como ya he dicho la serie se cierra con tan solo 16 episodios, no hay más, y es una verdadera pena por un lado porque desearías más capítulos pero por otro su corta duración, hace que la trama se cierre de un modo casi perfecto ( se deja muchas cosa en el aire) en poco tiempo lo que impide que los guionistas ávidos de crear más capítulos sin ton ni son (véase algunas series que con su duración van perdiendo lo que un día fueron) estropeen tan magnífica serie. Su final es buenísimo, y plantea muchas dudas además de reflexiones muy interesantes.

Pero no son todo malas noticias, tenemos una secuela, “Ashes to ashes” donde cambia el protagonista, pasa a ser una mujer viajera, se descubren algunas soluciones que quedaron pendientes en el último episodio, cambiamos también de año pues nos trasladamos a principios de los 80, pero está nuestro estupendo jefe Gene Hunt, que seguro seguirá soltando frases lapidarias a todo el mundo.

Por desgracia la adaptación española es un desastre, primero por una mala elección de los actores y por una producción un tanto chapucera. Yo me quedo con la serie de la BBC, más bien me quedo con casi todas la series inglesas, ya que reúnen actores sólidos y creíbles, guiones solventes, imaginación, y un dominio de la trama y de la imagen espectacular. Por último comentar que también se realizó una adaptación más allá del charco, en los Estados Unidos, llamada “Out here in the fields” y que por ahora consta de una temporada única de 17 episodios, y que cuenta con rostros conocidos.

La hora 11

La hora 11 es la nueva serie de la Sexta, emitida los primeros episodios el domingo y ahora trasladada a los martes, en un horario que choca frontalmente con el insuperable House.

El caso es que antes de hacer una crítica de una serie suelo verla, después reflexiono y dejo que las emociones, buenas o malas se asienten. Dado que la cadena en Semana Santa no emitió más episodios, habían pasado casi dos semanas sin que pudiera ver un nuevo episodio. Mas la sensación no ha variado: es una serie que resulta ser una copia, y no muy buena de otras, y no tanto por sus personajes (demasiado típicos y en los que nos centraremos más tarde) sino por la concepción misma de los misterios, que pese a que puedan encerrar algo sobrenatural su resolución está en mano de un  brillante asesor científico que es capaz de ver donde nadie más puede (¿acaso no resulta ya conocido este planteamiento?)

Ya se sabe que no hay nada nuevo bajo el sol, pero cuando una serie viene abalada de el éxito de esta no deja de ser paradógico que sea tan floja tanto en la concepción de los personajes como en la resolución del misterio en sí.

Tenemos al doctor Hood (Rufus Seweel) considerado brillante biofísico y asesor científico especial del FBI que investiga crisis y delitos relacionados con la ciencia. Este es su presentación, no voy decir si Rufus lo hace bien o mal, el caso es que no me termina de gustar, quizá su pedantería es lo peor que tiene, puede que el sea muy listo, o que tenga los conocimientos necesario aprendidos por sus estudios que le permitan entender ciertas cosas, pero eso no implica que los demás sea idiotas.

Despúes está Rachel Young (Marley Shelton) una rubia flaca que no debe pesar más de 40 kilos y que actúa como si fuera Rambo. ¿Resulta creible que ella le pegue a un tipo de 80 kilos y le gane? yo creo que no, pero ella es una superagente del FBI que todo lo puede (¿tendrá poderes especiales?)  Si sumamos a este misterio su personalidad, aparece otro personaje que no despierta simpatía: es fría, apática, sin sentido del humor, nada fememina, adaptada en el rol de que para ser agente del orden, hay que dejar atrás las características definitorias de ser mujer. Ella debe ser más hombre que nadie. Una pena de personaje.

Pues estos dos son los encargados de resolver casos que nadie más puede porque a primeras luces son inexplicables. El caso es que resulta poco creíble, o a mí me lo parece, que un científico que debe llevar escolta porque alguien lo quiere muerto, sea el encargado absoluto de ir de un lado al otro del país, investigando casos que cualquier persona con dos dedos de frente vería a la primera.

En fin, una serie que aún no tengo muy claro porque es un éxito, ya que no tiene ni personajes carismáticos, ni los casos en los que trabajan son los sufientemente  atrayentes, más bien simples.

Debemos todavía mirar cómo evoluciona en los siguientes episodios, quizá la serie vaya evolucionando, son 17 episodios la primera temporada, quizá  consiga limar las imperfecciones de la que consta.

Por último, el título no lo tengo tan claro, aún no sé a lo que se refiere, mencionar que esta serie se basa en  una miniserie británica. Seguramente mucho mejor planteada que la estadounidense.