The Monuments Men

The-Monuments-Men-UK-Quad-Poster

No suelo leer críticas de cine hasta después de haber visto una película o leído el libro. Hace unos años me servían de referencia a la hora de escoger la entrada de cine o de decidir qué novela me llevaba para casa. Ahora mis elecciones se basan más en elementos objetivos que se mezclan con los subjetivos de un modo caóatico. Así que razón e impulsos se unen para decidir qué veo o leo., pero o en algunos casos es imposible no dejarse llevar por las opiniones de los demás. Sobretodo en referentes a los asuntos de cine, en el que casi todo el mundo parece ser un experto.

Con The Monuments Men no ha habido grandes frases que la ensalcen en demasía. Quizá la más memorable es aquella que la clasifica como la unión de un grupo de antihéroes que cuentan un cuento heróico. No sé quién la escribió pero ha debido de ver una película distinta a la que he visto yo.  Sigue leyendo

Los Miserables

los miserables

Nada más estrenarse Los Miserables leí una crítica en la que alababa la labor de los actores, la grandiosa escenografía y la puesta en escena,  pero destacaba la falta de pasión que mostraba la película, más atenta a dejar en la gran pantalla un musical bien hecho que una tragedia de más de tres actos. Ese cronista afirmaba que resultaba más barato comprarse la banda sonora que la entrada de cine pues además ésta ofrecía la oportunidad de escuchar las canciones en cualquier momento, tomando pausas si uno se aburría entre tanta nota.

Generalmente una no está de acuerdo con los críticos, sobre todo con aquellos que han hecho de este arte su profesión, pues parece que tienden ser excesivamente puntillosos con su labor. Pero siempre hay excepciones. Sigue leyendo

La conspiración

La conspiración (ver ficha) es una cinta que llega con mucho retraso a nuestras pantallas, en concreto llega casi un año después de su estreno en los cines estadounidenses. Si no fuera una película de Robert Redford quizá no se hubiera llegado a estrenar. ¿Quién sabe?

La trama gira en torno a Mary Surrat (Robin Wright, ‘La vida privada de Pippa Lee’), propietaria de la pensión en la que se reunían los conspiradores que planeaban el asesinato del presidente Abraham Lincoln, lugar en el que además se acudía el autor del crimen, John Wilkes Booth. Frederick Aiken (James McAvoy, ‘Expiación’), un antiguo soldado que ahora ejerce como abogado, tendrá que defender a Mary Surrat aunque no le guste, ante un tribunal militar. Pero durante el proceso judicial comenzará a sospechar que su cliente es inocente y que se la está usando como cebo para atrapar a su hijo, que escapó de la policía y que se encuentra en paradero desconocido. Será entonces cuando empezará su verdadera carrera para defenderla y sacar a relucir la verdad.

Sigue leyendo