« Murder at the house on the hill», Victoria Walter. Un misterio campestre digno de olvidar.

Después de un tiempo sin actualizar el blog, por una mezcla vacaciones, vuelta al trabajo y cierta pereza, es hora de volver a retomar una rutina en mis lecturas. Durante este tiempo he leído un poco de todo, aunque no tanto como me gustaría, y he podido encontrado algunos libros que han conseguido atraparme desde el principio. Otros, no han tenido tanta suerte. Y este es el caso de Murder at the house on the hill de Victoria Walters.

Esta es la primera novela de una serie centrada en un librera que se dedica a investigar casos de asesinato en su pequeño pueblo inglés. Generalmente las novelas de detectives no profesionales suelen tener cierto encanto, al fin y al cabo, son gente que se meten en líos porque tienden a considerar los problemas ajenos como algo de su incumbencia. O sea, son unos metiches de cuidado a los que solo soportas porque son de ficción. Su encanto reside prácticamente en que son irreales y sus acciones muchas veces lo demuestran.

Seguir leyendo «« Murder at the house on the hill», Victoria Walter. Un misterio campestre digno de olvidar.»

«Muerte en el Nilo», Agatha Christie. Un asesinato clásico.

Después de unas semanas un tanto caóticas parece que vuelvo a tener un poco de tiempo libre para poder leer todo lo que quiera y volver a contar qué me parecieron dichas lecturas. Entre mis últimas lecturas ha estado una novela de Agatha Christie: Muerte en el Nilo. Más allá de su última adaptación cinematográfica -no he visto la versión de 1978, o ninguna versión televisiva- lo único que tenía claro de este libro era que estaba protagonizada por Hércules Poirot, ese peculiar detective que sabe descubrir la verdad con su gran sagacidad.  

Seguir leyendo ««Muerte en el Nilo», Agatha Christie. Un asesinato clásico.»

«The perfect betrayal», Lauren North. Drama psicológico con un toque de intriga.

The perfect betrayal de Lauren North es una novela dramática, con un toque de intriga y mucho elemento psicológico. Publicada en inglés en el 2019 es la primera novela de la autora, y que sigue la pauta de otras escritoras británicas que escriben novela de intriga psicológica.

Si tuviera que clasificar esta novela elegiría el término, dramática, porque es un drama desde el comienzo hasta el final. Todo empieza una escena que tiene lugar un día después del cumpleaños del hijo de la protagonista, Tess, quien se haya en el hospital debido a una grave herida en el abdomen por un apuñalamiento. ¿Quién la apuñaló? ¿Dónde está Jamie, su hijo?… Muchas preguntas y pocas respuestas. Lo siguiente que tenemos es una entrevista de Tess con un ¿policía? al día siguiente del ataque, pero ella no está en condiciones y poco podemos deducir. Y aquí llega el tercer capítulo, que tiene lugar cincuenta y cinco días antes del cumpleaños de Jamie, el día en que ella fue apuñalada. Y lo que se nos presenta a una Tess absolutamente rota después de la muerte de su marido debido a un accidente de avión, o más bien debido a que el piloto del avión en el que iba decidió suicidarse -¿alguien se acuerda de lo que sucedió en el 2015?- estrellando el avión en su trayecto a una capital europea. Tess sufre una grave depresión que la lleva a dejar su vida a un lado. Encerrada en una casa antigua, la de la madre de su marido a la que se trasladaron hace pocos meses, siente que su mundo se le cae encima, y lo que es peor se siente una completa miserable por no ser capaz de cuidar de su hijo de siete años, Jaime, quien también está sufriendo por dicha pérdida. El paisaje es desolador. Solo se rompe con la presencia de Ian, el hermano mayor de Mark, un abogado que exige la devolución de un dinero que dejó a Mark, y que se arreglen los asuntos aún pendientes de resolver, tan como el seguro de vida, la hipoteca, el testamento… Y Shelley, una consejera que ayuda a la gente que está pasando por una tragedia.

Este es un libro con truco, es decir, quien cuenta la historia es Tess y como narradora sabes que no te puedes creer lo que está viendo, quizá porque sus reacciones ante todo lo que le pasa son exageradas, un tanto desproporcionadas. Sabes que hay un truco por algún lado, lo que te mantiene en la historia aunque emocionalmente te hayas alejado de ella en el cuarto o quinto capítulo. Que sea un libro que de toma su tiempo en despegar no ayuda mucho, porque la realidad de lo que sucede en el cumpleaños de Jaime no se descubre hasta el final. Y para ese final pasan muy pocas cosas interesantes. Sí, Tess ve una persona en el jardín y se vuelve paranoica. Tess se va a la ciudad y ve a un hombre que la está persiguiendo y se vuelve paranoica. Tess se va a recoger a Jamie y un coche la sigue y se vuelve paranoica. Este tipo de escenas se combinan con Tess estando en una fase aguda de su depresión, aunque poco a poco vas viendo como hay mejorías.

En términos generales The perfect Betrayal -también publicado con el título de The perfect son- es una novela de intriga psicológica que se desarrolla a ritmo lento, y que está salpicada de pequeños momentos que aportan algo de intriga. Debo añadir que su trama no es muy original, o sea, hay algunos libros del mismo género que tienen similar desarrollo -o sea, La mujer en la ventana de A. J. Finn- , quizá por eso si eres novato en este género te sorprenderá, pero si ya has leído unos cuantos el final no será una sorpresa.

¿Vale la pena leerlo? No me siento decepcionada con su lectura, salvo si lo valoro como libro de intriga, porque en este punto no está muy bien trabajado, pero como retrato psicológico de un persona que ha caído en una depresión profunda por una pérdida irreparable, si es recomendable. No es excepcional, pero tampoco horroroso. ¿Un bien raspado?, Sí, esa sería su nota.

THE PERFECT BETRAYAL

Lauren North

Intriga psicológica

Edición bolsillo, 362 páginas

Penguin, Junio 2019

Goodreads