Animación, Televisión, Varios

The Great passage. “Fune o Amu”o el amor por las palabras

Fune_wo_Amu

En España nos gusta la controversia, sinceramente la discusión debe estar imbuida en nuestros genes como evolución lógica a pasar las tardes charlando con los vecinos o amigos. Seguramente nuestros antepasados mantenían diferentes puntos de vista llevados y los llevarían con mucha pasión – y con alguna que otra pedrada- desde que el primer pensamiento racional se les pasó por la cabeza. Nos gusta opinar, discutir y llevar las cosas hacia los extremos de modo que a veces resultamos hasta un poco descerebrados. Una de las últimas discusiones ha sido la referida al término “fácil”, que en el diccionario de la Real Academia de la Lengua puede significar una mujer que se toma muy a la ligera su sexualidad. Poco importa cómo surge la polémica -incluso si hay polémica- o si no es más que otro gancho para ganar adeptos en las redes sociales. Lo que queda claro es que quienes ven la definición de “fácil” como un elemento peyorativo de la mujer y buscan su cambio no entienden en idioma ni las palabras, ni lo que significa un diccionario. Lo que vuelve de demostrar que la educación en este país es mu mala. En fin que Pérez Reverte vuelve a definir con total claridad la estupidez que a veces asola nuestro país.  Sigue leyendo “The Great passage. “Fune o Amu”o el amor por las palabras”

Anuncios
Drama, Serie, Televisión, TV Histórica

“Anne con una E”, la renovación de clásico.

annetejasverdesHay historias que nunca mueren porque son contemporáneas. Algunas hablan de héroes vencedores de guerras, otras de valerosos caballeros que luchan contra molinos de viento o contra grandes imperios. Pero las hay más sencillas, más tiernas y emotivas. Las hay que llegan al corazon y Ana de las Tejas Verdes  es una de estas historias así que no es de extrañar que cada cierto tiempo podamos ver una nueva adaptación. En España pudimos ver a finales de los años ochenta la serie de televisión que la había cosechado un gran éxito en su país de origen, Canadá. Y algunos años antes disfrutamos de la adaptación animada. También ha habido varias adaptaciones para películas de televisión, una de ellas estrenada recientemente. ¿Qué tiene de maravilloso Anna de las Tejas Verdes? Es difícil de explicar pero seguramente es la misma calidez que nos hace enamoranos de Heide, o de la no tan conocida Polyanna.

Anne con una E se basa en una novela de Lucy Maud Montgomery publicada en 1908, que nos cuenta la historia de una joven sobre imaginativa huérfana que por error es enviada a una granja propiedad de los hermanos Cuthbert, que habían solicitado un niño para ayudarles en las labores diarias. Pero Matthew Cuthbert (R. H. Thompson) se encuentra en la estación del tren no con un chico sino con una dicharachera joven, Anne, que está más que emocionada ante su nueva vida. Cuando llegan a la granja, Marilla Cuthbert (Geraldine James) se lleva también una sorpresa pero está dispuesta a arreglar el problema enviando de nuevo a Anne, para desperación de la niña. Pero todo resulta bien y los hermanos Cuthbert decide adoptar a Anne, porque pese a todo ella merece una segunda oportunidad, y tener una familia que de verdad la quiera. Pero no será todo fácil porque para los mayores hermanos Cuthbert tenerla en casa es como tener un huracán de emociones y de imaginación. Nada será aburrido.

anneEsta nueva adaptación revisa el clásico, lo adapta respetándolo al máximo y juega con la historia sin cambiarla mucho a través de las interpretaciones de los actores principales. Tanto R. H. Thompson en su papel de Matthew, como Geraldine James como Marilla hacen una interpretación maravillosa tanto que resulta difícil recordar quién interpretó antes estos papeles. Mucho más difícil lo tiene Amybeth McNulty, quien interpretá a Anne, porque aún tenemos en la memoria a la actriz que la hizo popular en los años ochenta, pero después de verla unos minutos no podemos dejar de pensar que ella es Anne, con una E. Realiza una actuación excelente y llena de emoción que contrasta notablemente con la seriedad y buen hacer de los veteranos actores que la rodean, pero así es el papel principal, así es Anne, dicharachera, imaginativa, egoísta pero generosa, muy insegura, valiente, inteligente, con un vocabulario muy amplio y literario, y con un carácter que la hace ser la heroína de toda la historia. Y que no duda en usar en contra de su acérrimo enemigo, Gilbert Blythe.

Pero hay algo distinto en esta historia ya que requiere adaptarse a los nuevos tiempos, y eso supone ser más realista y dejar que la imaginación solo sea un recurso que usa Anne para huir de su desgraciada vida. En un mundo televisivo donde todo se ha visto- desde el anor más truculento a las escenas más sangrientas- no queda espacio para el sentimentalismo más profundo. Así que esta nueva adaptación, que corre de la mano de Moira Walley-Beckett, busca evitar las emociones más simples y se adentra en las entrañas de la historia para buscar “nuevos territorios” que explorar. Una labor encomiable considerando todas las adaptaciones que ha tenido la novela de Lucy Maud Montgomery. Para conseguir este logro han seguido la trama conocida por todos pero han incluido nuevos diálogos, escenas, y argumentos. Uno de los más interesantes es el que viene de los recuerdos de la abusiva antigua familia de Anne, que nos hace entender por qué le asusta tanto no ser aceptada y por qué se esconde en las historias que lee y que inventa.

No es fácil crear una serie de este tipo de guste por completo porque se requiere el punto justo para crear una historia que arranque emociones pero no de modo excesivo, y que sea realista a nivel histórico, aunque suponga poner en la mesa temas como el abuso infantil, o el trabajo de menores, pero sin oscurecer excesivamente la idílica imagen que tenemos de la hermosa comunidad de Avonlea que viven en la Isla del Príncipe Eduardo.

La primera temporada de Anne con una E la podemos ver en Netflix. Son siete capítulos que pasan en un suspiro. Por suerte habrá segunda temporada, algo que nos alegramos considerando el incierto final del último capítulo.

Drama, Serie, Televisión

“Gerald’s Game” una adaptación de Stephen King de lento discurrir

gerald´sgame película

Stephen King está viviendo una temporada llena de emociones porque muchos de sus libro se están tranformando en películas, bien para la gran pantalla o para la televisión. En el primer caso tenemos la adaptación -fracasada para muchos- de La Torre Oscura y la excelente IT que se ha convertido en todo un éxito comercial y que tendrá segunda parte en el 2019. En cuanto a la televisión no es extraño ver trabajos de King, Mr Mercedes, The Mist, 11.22.63 por ejemplo se encuentran entre las últimas adaptaciones. Una mezcla entre ambos -película y televisión- es Gerald´s Game, adaptación llevada a la pequeña pantalla por Netflix y estrenada hace unas semanas.

Jessie (Carla Gugino) y Gerald (Bruce Greenwood) forman un matrimonio de personas ya maduras y sin hijos que están viviendo una difícil situación como pareja. Para intentar que vuelva a resurgir la pasión entre ellos decide pasar unos días en una casa de campo dando rienda suelta a diversas fantasías sexuales. Gerald desea crear una fantasía en la que Jessie es esposada a la cama en un acto de dominancia y redención. Pero las cosas no salen bien, nada más estar Jessie esposada ambos empiezan a pelear y Gerald (que se ha tomado una pastilla azul antes) sufre un ataque al corazón que lo mata al instante. Ahora Jessie se enfrenta a una situación difícil, esposada a la cama, sin poder escapar ni pedir ayuda, y con su marido muerto a sus pies.

gerald´s game¿Qué podríamos hacer en una situación parecida? Es una pregunta que ha sido respondida en el cine en más de una ocasión, cuando un personaje se encuentra encerrado, atado o perdido en un lugar inhóspito. Es en esos momentos cuando el  afán de lucha, la crudeza de la supervivencia sale a la luz de maneras muy diversas. En el caso de Jessie lo consigue a través de una sesión de psicoterapia brutal, pues nada más fallecer su marido éste surge en forma de fantasma para sacar a relucir todos los problemas matrimoniales que tenían en los últimos años. Pero no sólo parece Gerald, sino también ella misma, y en diversas escenas su pasado cuando era adolescente. Jessi se enfrenta al hecho de que está esposada a la cama y a que los fantasmas de su pasado la acosan impulsándola a veces a actuar y otras a rendirse. A esto le añadimos el temor más inmediato que viene de un perro hambriento que pulula por la casa y de un ser extraño que parece observar sus intentos de huida sin prestarle auxilio.

Gerald´s Game no es una novela de fácil adaptación aunque contenga elementos que mantienen el suspense. Y eso se percibe en esta película. Mike Flanagan, su director,  intenta mantener la trama a raya bajo la etiqueta de un terror más psicológico que físico  con el objetico de que la historia atrape, y lo logra en cierta medida porque las conversaciones que tiene la protagonista, con ella misma, con su marido o con su pasado, si bien no interrumpen la narrativa general no llegan a elevar la tensión lo suficiente para mantenerte mucho tiempo pegado a la pantalla. En mi caso me llegaron a aburrir y eso que me gustó la protagonista, pues es imposible no sentir empatía por ella.

Que no me gustara Gerad´s Game no significa que no sea una buena adaptación. Personalmente creo que la trama es muy buena pero no para sostener una película de casi dos horas. Yo ya estaba aburrida después de la primera conversación entre el difunto Gerald y Jessie.