«Zoey´s Extraordinary Playlist». Una más que irregular tragicomedia musical.

zoey

Zoey´s Extraordinary Playlist parece que tiene todos los elementos para ser una gran serie: un argumento interesante y ciertamente novedoso, un grupo de actores jóvenes y maduritos que representan todos los colores y tendencias – políticamente muy correcta- y cuenta con una buena banda sonora. ¿Qué podía ir mal? Todo y  a la vez nada.

Zoey (Jane Levy, Castle Rock) es una joven programadora muy seria -su ropa así lo indica- que aspira convertirse en jefe de su departamento de ingenieros informáticos, tan solo tiene que asegurar más su posición y no tan blanda en sus actitudes. Por diversas circunstancias termina realizándose una prueba en un escáner médico cuando se produce un terremoto. Durante la prueba médica estaba oyendo música que parece que se ha metido toda en su cabeza. Sigue leyendo

«Locke and Key». El poder de las llaves y la imaginación.

locke and key

Basada en una novela gráfica Locke and Key ha sido llevada la pequeña pantalla gracias a Netflix, después de varios intentos fallidos por parte de otras productoras televisivas que no se atrevieron con una historia sobre una casa encantada, un trío de hermanos y un demonio femenino con aires de modelo.

Podría parecer que La cerradura y la llave – Locke and Key–  tiene todos los elementos para  ser una buena historia cuyo origen se encuentra en una larga serie de novelas gráficas creadas por el escritor Joe Hill y dibujadas por el artista Gabriel Rodríguez. Netflix como buena buscadora de historias -a veces historias repudidas por otras cadenas o plataformas- decidió darla una oportunidad a esta novela en la que podemos encontrar una casa encantada -casa que nos resulta conocida porque la hemos visto en otras series de terror- a la que se muda una familia compuesta por una madre y sus tres hijos, dos de ellos ya adolescentes. Sigue leyendo

«Drácula», la banalidad de un clásico en Netflix.

drácula

Se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y desde que existe la televisión hemos visto como este dicho cobra una importancia desmedida.

Cada cierto tiempo los clásico necesitan reinventarse, adaptarse a los nuevos tiempos. Parece que el cambio de generación no se produce sino no se ha reinventado de nuevo Mujercitas, alguna película de las hermanas Austin o algo más sangriento como Drácula. Siempre es interesante ver cómo se adaptan estas historias aunque al final, nunca llegan a superar ciertas versiones. En el caso de Drácula, hace unos años Luke Evans se metía en su piel contándonos la historia de sus orígenes en Drácula: la leyenda jamás contada. No era una maravilla pero al menos sus guionistas intentaron explicar por qué un guerrero, un defensor de su tierra y sus gente decide aliarse con el mal. Aún pesaba mucho la versión de Francis Ford Coppola con Drácula de Bram Stoker,  una película que decidió contar la historia basándose más en la novela original y no en versiones adulteradas. La interpretación de Gary Oldman fue sublime, y consiguió dotar al personaje de una profundidad que aún no se a podido superar. Otro Drácula era el delHotel Transilvania, que tenía que lidiar con una hija que se enamoraba de un humano. Podemos seguir estableciendo referencias ya que hay más de trescientas adaptaciones del este personaje entre películas, series y documentales… Con todo esto quiero decir que conseguir algo nuevo de Drácula es imposible, porque es un personaje tan explotado que ya no le queda sangre. Pero al parecer a Mark Gattis y Steven Moffat ésto no les importa mucho. Sigue leyendo