Serie de verano: “Castle Rock”, una ciudad llena de asesinos.

castle rock

Hay buenas razones para ver Castle Rock este verano si no las has visto cuando se estrenó. Quizá la más importante es que lleva la marca de Stephen King, el maestro del terror, si bien no es la adaptación de una de sus obras literarias si está basada en el mundo que él ha creado, más en concreto en la ciudad en la que basa gran parte de su bibliografía, un lugar de Maine que no conviene visitar. Nunca. Otra razón es que detrás está J. J. Abrams, un maestro de la televisión y una de las mentes de Perdidos, lo cual ya nos indica que la serie tendrá calidad y que posiblemente sea excesiva en su desarrollo.

Castle Rock nos cuenta la historia de Henry Deaver (André Holland) un abogado de personas condenadas a cadena perpetua que recibe una misteriosa llamada desde la cárcel de su ciudad natal, Shawshank Prison. Después de la muerte por suicidio del antiguo director de la penitenciaria ha aparecido un joven (Bill Skarsgard, It) encerrado en una jaula. Henry decide por ello visitar a su madre, Ruth Deaver (Sissy Spacek), que ahora vive con su antiguo amor, Alan Pangborn ( Scott Glenn), y ex sheriff de la ciudad. Ahora que el desconocido está libre de su prisión extraños sucesos empiezan a acontecer.

Esta es una serie de terror lento así que hay que ver los diez capítulos para entender por completo lo que ocurre, es más, no es hasta capítulo octavo cuando todo empieza a cobrar cierto sentido, hasta ese momento hay que tener paciencia.  Una de las grandes ventajas es que hay muchas referencias a los libros de King, unas más sutiles que otras. La prisión de Shawshank es donde transcurre Cadena perpetua, Sissy Spaceck fue la “Carrie” original, referencias a El resplandor… Referencias al mundo de King que resultan inquietantes a medida que avanza la serie. Pero Castle Rock sea el centro físico del rey de terror puede llegar a ser una losa muy pesada que puede lastrar la serie de la que se espera grandes cosas.

Castle Rock  es una serie de terror  o misterio con una premisa muy simple, casi demasiado simple pero que no se descubre hasta casi el final de los diez episodios, hasta ese momento la trama va saltando de personaje en personaje, principal o secundario la siempre presenta amenaza de un baño de sangre. La incertidumbre de quién matará, o será asesinado es inquietante porque en ningún momento se juega al despiste, a intentar engañar al espectador o al propio protagonista, Henry, sino que se juega con el desconocimiento de lo que ocurre en la ciudad, con la incapacidad de no ser capaz de parar lo inevitable.

castle rock2

Hay elementos muy buenos en esta serie, el principal ha sido aportar un aire de tristeza a su conjunto que se alcanza por las personalidades de los personajes – André Holland consigue darle al su personaje un aire melancólico y pesimista propio de un hombre acabado-  y por la propia ciudad fotografiada con tonos fríos y carentes de color. El resultado es una atmósfera un tanto opresiva, como a punto de romperse en cualquier momento. Lo negativo es que como en cualquier otra de Abrams se alarga en exceso el suspense, durante los tres o cuatro primeros episodios hay muy poco misterio, salvo el concepto que el ex alcalde o el ex sacerdote tenían del bosque y del joven encerrado, pero estas ideas pueden ser una simple locura no por que exista algo paranormal. Todo discurre con cierta parsimonia tanto que existe un capítulo que se podría considerar -los dueños de la nueva posada del pueblo-  innecesario, así como el dedicado a la madre de Henry que si bien es uno de los mejores de la serie con una narrativa maravillosa no aporta gran cosa a la trama global. Pero al final esta reflexión depende de qué consideramos intriga paranormal y cuál es el punto en que una serie alcanza un equilibrio en su ritmo narrativo. Lo que queda claro es que en este tipo de series lo normal es que todo se alargue un poco, que se opte por diálogos bien construidos y con caracterizaciones de los personajes más profunda.  El equilibro no es fácil y el punto dependerá al final más del espectador que de la propia serie. Como espectadora me sobraban unos dos capítulos y muchas escenas intermedias, la razón es que si bien me gusta las tramas lentas al comienzo si no empiezan a tener un ritmo más rápido a medida que discurren los capítulos me acabo por aburrir. Con Castle Rock vi los primeros cuatro capítulos de un tirón, los seis restantes me costaron más.

Dado el gran éxito de esta serie habrá una segunda temporada con nuevos personajes y nuevas tramas pero habrá que ver si  los guionistas deciden unir ambas más allá de la ciudad donde trascurre la acción.

Castle Rock la puedes ver en Movistar+.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“El exorcista”. La serie que recrea la lucha contra las posesiones demoníacas

theexorcits

El exorcista  solo cuenta con dos temporadas después de que Fox decidiera prescindir de ella. Considerando la primera temporada resulta una decisión extraña salvo si se añade la segunda, mucho más floja.

El exorcista, la serie de televisión, es una adaptación de la película de terror de 1973 El exorcista y por ello cuenta con elementos conocidos y otros nuevos. Todo comienza cuando Angela Rance (Geena Davis) se pone en contacto con el padre Tomas Ortega (Alfonso Herrera) porque están sucediendo extraños hechos en su casa. Con el paso de los capítulos la historia se va dividiendo en subtramas: los demonios poderosos han ido introduciéndose en las altas esferas de la ciudad e incluso entre los poderosos de la Iglesia Católica; el padre Ortega debe luchar a su vez contra el deseo carnal que siente por una de sus feligresas; el ya no sacerdote Marcus Keane (Ben Daniels, Rogue One: Una historia de Star Wars), un exorcista con una amplia experiencia también debe luchar contra su pasado y sus sentimientos…

Sigue leyendo

“El Alienista”, un crime escabroso a finales del siglo XIX.

el-alienista

Se acerca el verano, las vacaciones y la posibilidad de gastar un poco de tiempo libro en actividades que más nos apetecen. Si hace unos días hablábamos de la serie de televisión “Grimm” que e podemos ver de un tirón, ahora toca hablar de algo diferente: una serie histórica ambientada a finales del siglo XIX, en Nueva York y que está basada en un libro de Caleb Carr titulado El alienista. 

A finales del siglo XIX, cuando solo quedan pocos meses para la llegada de un nuevo siglo un crimen horrible sacude la ciudad de Nueva York. El cuerpo de un niño ha sido descubierto en uno de los barrios pobres de la ciudad horriblemente mutilado. La escena del crimen ha sido retratada por el hábil pincel de John Moore quien pronto se pone en contacto con el doctor Laszlo Kreisler, un médico especialista en estudiar la mente criminal y que trabaja ayudando a los niños a superar sus problemas. Kreisler ve en la muerte del niño semejanzas con los asesinatos de dos hermanos que estaban bajo su custodia, muertes de las que se siente profundamente responsable de modo que sin tener en consideración los pensamientos de nadie se embarca en la misión de capturar al asesino  arrastrando a sus amigos en su búsqueda. 

Sigue leyendo