Lo que hemos leído este 2018

Ahora que se han acabado las vacaciones, y ya empezamos con la rutina diaria es hora de repasar lo que me ha deparado el 2018 en cuanto a libros leídos.

el muñeco de nieve _ Jo Nesbo

El 2018 ha sido un buen si considero la cantidad de libros leídos, aunque reconozco haber hecho un poco de trampa en mis retos porque en el recuento final he incluido bastante novela gráfica, un género que tenía apartado desde hace tiempo. Pero si miramos la calidad de las obras leídas solo 13 han conseguido cinco estrellas siendo tres de las novelas obras de Jhon Connolly -autor que me apasiona-, una de Jonathan Stroud, otra de Jo Nesbo y otra de Jim Butcher. Sin olvidar a Brandon Sanderson. Como autores nuevos están Fred Vargas y Mick Herron. Esto al final confirma que sigo siendo muy fiel a sus escritores preferidos.

Libos con cuatro estrellas han sido muchos, tanto de autores ya conocidos  como  Arnaldur Indridason, o nuevos como Sebastian de Castell.  Como libros con una estrella han sido cuatro, uno de auto ayuda -género que no me gusta nada-, y otro romántico y dos juveniles. No tenía grandes esperanzas en ellos así que la puntuación no ha sido una decepción. Y hablando de decepción no he encontrado en el 2018 un libro que sobre el que haya puesto grandes expectativas y que haya sido un fracaso, quizá porque he ido sobre seguro.

tormenta_jimbutcher

El 2019 puede ser un buen o un mal año, solo el tiempo lo dirá pero queda claro que me gustaría al menos cumplir algunos objetivos, el principal de todos es poder terminar las series que aún tengo pendientes. Jim Butcher es mi asignatura pendiente, me encantan las aventuras de Harry Dresden pero por uno u otro motivo sus libros están arriconados.  Me ocurre lo mismo con  Jo Nesbo y Harry Hole – ¿sera cosa de Harrys?- porque su nueva novela sale este año y aún me quedan unos cuantos libros para ponerme al día.  Dos de ellos autografiados por el propio autor.  Me gustaría también leer más autores españoles o algunos clásicos. Lo que si me queda claro es que mi prentensión de no comprar nada hasta que baje el nivel de libros pendientes de leer en mi librería no ha durado mucho porque los Reyes Magos me han traído un par de libros de crimen nórdico y uno de fantasía. Además tengo una cuenta en Kobo lo que ha ocasionado que mi librería digital aumente poco a poco, pero ¿cómo puedo no comprar un libro de un buen autor que te venden por menos de un café? Me encanta el café pero entre Kobo y Amazon me están llevando a la locura. Supongo que al final todo se reduce a ser un poco consciente de que no se puede leer todos los libros que te atraigan y que se publican en España por mucho que te atraiga porque es físicamente imposible y monetariamente supondría un descalabro.

Racionalizar puede ser la palabra clave del 2019. En lectura y también en cine. Según algunos artículos tendremos grandes películas este año pero como siempre hay que tener cuidado y no poner el carro delante de los bueyes. El 2018 empezó con grandes esperanzas pero a nivel cinematográfico se puede decir que unas cuantas películas han podido pasar la prueba de la calidad.

En fin el 2018 no ha sido un año que haya traído un gran libro a mi vida pero ha sido un año que me ha permitido reconciliarme con ciertos género y abrir un poco más mis expectativas sobre las historias que me gustaría leer. Ahora toca leer, leer, y portarse bien no dejándose atrapar por las ofertas literarias o por las novedades de la biblioteca de mi pueblo cuya sección siempre está llena de sorpresas muy agradables.

Buen 2019 a todos, que esté lleno de buenas historias.

Que veremos esta semana

Ha sido noticia esta semana que una famosa actriz ha vetado algunas películas de Disney porque no representan los valores que ella desea enseñar a su hija. Una periodista de una revista digital ha recogido esta idea y ha determinado que películas no se deben ver porque representan valores nocivos para las mujeres. Entre ellas están Blancanieves o La Bella y la Bestia. No suelo inminscuirme en las ideas de los demás, cada uno es libre de hacer lo que quiera con su vida pero en algún punto parece que hemos cruzado la barrera de la estupidez supina. Muchas mujeres y hombres han crecido viendo películas de Disney -los grandes clásicos de animación- y no han sucumido a la dominación patrialcal. Entre esas personas me incluyo yo. ¿Qué hay de malo en que Blancanieves se quede en casa y haga las tareas del hogar si es lo que ella quiere? ¿Qué hay de malo es que Ariel, la sirenita, lo deje todo por un príncipe si es lo que ella quiere? ¿Qué hay de malo en que Bella decida sacrificarse por su padre y quedarse con la Bestia si es lo que ella quiere? Es verdad que estas preguntas tienen un planteamiento simplista pero es ese el punto en el que parece que nos hemos estancado. Si empezamos a ser puntillosos con todas las representaciones artísticas  -escultura, pintura, literatura, música- pocas podrían sobrevivir a la censura del feminismo moderno que no encaja con la época en la que fueron creadas. En cualquier caso yo serguiré viendo y recomendado estas películas porque simplemente son maravillosas y porque para mi tienen un buen mensaje, en el caso de Blancanieves que puede que vivir con un familia sea una pesadilla pero que en caso de huir siempre te vas a encontrar con gente que te ayudará y te querrá sin pedirte nada, aunque no sean enanitos. En una sociedad donde los abusos y demás horrores están aún presentes es una idea reconformante.

Más allá de estos pensamientos la pasada semana ha sido muy interesante, pude terminar de disfrutar Mystery Road una magnifica serie australiana. También vi el tercer episodio de Doctor Who, episodio peculiar ya que esta serie siempre ha sido bastante neutra -al menos desde que se revitalizó a principios de este siglo- pero en esta tercera entrega se metió de lleno en el problema racial, un aspecto que no sé si será bueno para la misma serie. Tendré que reflexionar un poco sobre ello.

 

 

En el cine vi La buena esposa, estupendo drama que seguro que tendrá alguna nominación a los diversos premios cinematográficos del próximo años. Más superficial fue Smallfoot, película animada divertida pero con una trama original que de desinfla un poco al final.

SacredGames

Esta semana tengo ganas de ver un buen drama y Sacred Games, serie policial centrada en La India y producida por Netflix que cuenta con muy buenas críticas. He podido disfrutar de los dos primeros episodios y he de confesar que estoy enganchada. Para este fin de semana busco algo corto así que me decantaré por alguna película en Amazon Prime que ha sacado recientemente algunas novedades interesantes.

Las novedades en la pantalla grande no son muy emocionantes. Queda claro que no veré la nueva La noche de Halloween, no he visto las anteriores ya que es un tipo de cine que no me gusta, así que queda completamente descartada. Pesadilla 2: Noche de Halloween es una estupenda opción para ver con los pequeños de la casa.

No es una semana muy intensa visualmente ya que tengo muchas libros pendientes de terminar pero seguro que cae algún cosas más. 

Que veremos esta semana

A medida que pasan los días las horas de luz se van haciendo más cortas, llegan las lluvias y el frío, y los árboles van perdiendo poco a poco las hojas. Es la hora de reconocer que ya es otoño, lo que trae consigo que de pronto te des de bruces con las Navidades. Aunque deseamos ignorar esos días un poco más, las tiendas van sacando sus productos de cara a estas fechas, lo que supone una gran sacudida para nuestro bolsillo. Pero además estas festividades tienen algo particular, que inundan las pantallas de televisión con programas o películas centradas en estas fechas. Así que ahora es una buena oportunidad para ir viendo aquellas series que dejé un poco del lado durante el verano y que me llegarán de energía cara los especiales navideños, muchos de ellos insoportables.

MysteryRoad_Landscape

Serie de la semana

Mystery Road  es una serie australiana que gira en torno a un par de policías que investigan la desaparición de dos jóvenes. Pero este no es el inicio, hay que retroceder hasta el 2013 para conocer al Jay Swan (Aaron Pedersen) en una película que tiene en mismo título. En cuanto a la serie sólo tiene seis episodios y contiene una trama que guarda muchos secretos pero que cuenta con personajes sinceros y sin aristas difíciles de encontrar en otros propuestas. Los espectaculares paísajes australianos también juegan un papel importantísimo. Leer más “Que veremos esta semana”